Lucía Domínguez, Autor en BiblogTecarios

Author Archive

Mírame y te cuento: narración de historias con nuestro cuerpo

Cinco lobitos tiene la loba, cinco lobitos, detrás de su escoba. Cinco parió, cinco crió, y a todos ellos tetita les dio. Cuando un bebé sigue con la mirada las manos del adulto que le canta esta canción, está ejercitando su desarrollo visual y auditivo y, al mismo tiempo, escuchando uno de los primeros cuentos

Cómo mostramos la biblioteca y su utilización: difusión y formación

Cuando aparecen estudios y estadísticas sobre el conocimiento que la sociedad tiene de las bibliotecas nos preguntamos si los responsables realizamos la difusión de la manera más efectiva y adecuada. Y si, una vez mostrada su existencia, somos capaces de enseñar su manejo de forma didáctica para que los lectores saquen de ellas el máximo partido

Magia en la biblioteca

Que en la biblioteca ocurren cosas inexplicables es algo que todos sabemos: libros que cambian de sitio, objetos que aparecen y desaparecen, extraños sonidos que no se sabe de dónde vienen… Y es que en toda biblioteca hay magia, mucha magia. Por el simple hecho de estar habitada por libros y por personas que los

Manías de bibliotecarios viajeros

Si hablamos de manías, los bibliotecarios tenemos fama de atesorar un buen catálogo de ellas: el silencio, el orden, la puntualidad, la pulcritud… Pero hay una que casi todos tenemos y que muy poca gente conoce: la necesidad de visitar las bibliotecas de cada lugar al que viajamos. Porque, aunque mucha gente cree que no

¿Hay talleres infantiles en la biblioteca este verano? La pregunta del millón.

¿Hay talleres infantiles en la biblioteca este verano? Seguro que muchos bibliotecarios infantiles se han enfrentado casi a diario a esta pregunta en los últimos dos o tres meses. Se acercan las vacaciones escolares y muchas bibliotecas programan actividades para difundir y dinamizar su colección infantil y juvenil, a la vez que ayudan a las familias

Proyecto Fahrenheit 451 (las personas libro)

451 °F (232.78 °C) es la temperatura a la que arde el papel. Una temperatura muy fácil de alcanzar si, como en la novela Fahrenheit 451, los bomberos no se dedican a apagar fuegos, sino a provocarlos para acabar con todos los libros existentes. Pero, ¿por qué prohibir y destruir los libros? Pues porque en

Cumplo 14: ¿tengo sitio en la biblioteca pública?

Jóvenes y bibliotecas: ¿un binomio fantástico de Rodari? Y es que el falso y demasiado extendido mito de la animadversión de los adolescentes y jóvenes hacia la lectura ha promovido un histórico olvido de este colectivo por parte de las bibliotecas públicas. ¿Para qué vamos a gastar medios, esfuerzo y espacio físico en quien no

Bubisher, lluvia de letras en el desierto

¿Alguien se imagina como habría sido su infancia sin libros, sin bibliotecas, sin imágenes impresas, sin palabras escritas? ¿Y si, además, tampoco hubiéramos tenido suficiente agua, comida, juguetes, ropa…? ¿Y si nuestros mayores nos hubieran contado que el lugar en el que vivimos no es nuestro, sino que estamos de prestado porque alguien los expulsó