Cumplo 14: ¿tengo sitio en la biblioteca pública?

Jóvenes y bibliotecas: ¿un binomio fantástico de Rodari? Y es que el falso y demasiado extendido mito de la animadversión de los adolescentes y jóvenes hacia la lectura ha promovido un histórico olvido de este colectivo por parte de las bibliotecas públicas. ¿Para qué vamos a gastar medios, esfuerzo y espacio físico en quien no se siente atraído precisamente por lectura? Pero, demos la vuelta a este planteamiento: ¿no será que, al no encontrar un lugar atractivo, unos fondos adecuados y unas actividades motivadoras, nuestros chicos recién salidos de la infancia y aún no entrados en la edad adulta, no consideran suyo el espacio bibliotecario y por eso no lo visitan? Participantes en el programa Los viernes nos vemos en la biblio de la BPE Zamora

La normativa está ahí, tanto las Directrices IFLA/Unesco para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas (2001) como las Pautas de Servicios Bibliotecarios para Jóvenes de la IFLA  (2008) y, en España, las Pautas sobre los servicios de las bibliotecas públicas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (2002), hacen numerosas referencias a la obligación de satisfacer, desde la biblioteca pública, las necesidades de todos los grupos de la comunidad, especialmente en lo tocante a niños y jóvenes, debiendo crear un espacio que sientan como propio y unos servicios capaces de atraer su interés.

Con los niños está muy claro. ¿Qué biblioteca pública no cuenta con una atractiva sección infantil, repleta de materiales, cuentos, juegos, películas y actividades dedicadas exclusivamente a ellos?

Pero en cuanto crecen y cumplen, por lo general, los 14 años, los abandonamos a su suerte y les obligamos a pasar a las secciones de adultos, donde se encuentran perdidos, fuera de lugar y sin ningún aliciente que no sea conseguir las lecturas escolares obligatorias.

Por fortuna, las cosas están cambiando en las bibliotecas de todo el mundo y no sólo se están creando espacios, colecciones y actividades en muchas bibliotecas públicas, sino que además se están construyendo bibliotecas exclusivamente para jóvenes en países como Alemania, Polonia y España.

Ejemplos destacables son, en USA, Teen’Scape (Los Ángeles, USA) y Phoenix Public Library’s Teen Central (Phoenix, USA). En Europa, Kirjasto10 (Helsinki, Finlandia), Mediateka (Breslau, Polonia), Planteta11 (Olsztyn, Polonia) y Medien@age (Dresde, Alemania).

Biblioteca para jóvenes CUBITEn España, la Biblioteca para Jóvenes CUBIT (Zaragoza) es el paradigma de biblioteca pensada, creada y dedicada exclusivamente al público juvenil, aunque es utilizada por personas de todas las edades. Su página en Facebook muestra su dinamismo y buen hacer.

Otras bibliotecas de reciente creación (o no tan reciente, pero con gran interés por parte de sus responsables) cuentan con espacios juveniles: Iván de Vargas (Madrid), José Hierro (Madrid), María Zambrano (Madrid), Pablo Neruda (Madrid), Mediateka Alhóndiga Bilbao (Bilbao) y la tristemente desaparecida Fundación Germán Sánchez Ruipérez – Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil (Salamanca).

cartel-viernes-biblio.jpgIncluso bibliotecas de pequeñas ciudades, como la Biblioteca Pública de Zamora, también están desarrollando un importante esfuerzo desde hace más de un año por atraer al público adolescente y joven. Para ello, se puso en marcha el año pasado el programa Los viernes nos vemos en la biblio, en el que un grupo de chicos y chicas de entre 15 y 20 años asistieron a una serie de sesiones en las que se les invitaba a diseñar, a través de actividades dinámicas y participativas similares a las de un curso de monitores de tiempo libre, su espacio juvenil ideal, con los fondos más adecuados y las actividades más atractivas.

Este programa ha dado lugar al actual club de lectura  que lleva el mismo nombre del programa (en su página de Facebook se puede conocer los libros que han sido leídos) y a la reciente creación de la 13mediateka16, un espacio dentro de la sección infantil y juvenil que recoge todo tipo de materiales interesantes para jóvenes de esas edades: narrativa, cómic, revistas, música, películas… En la misma línea de actividades, la BPE de Zamora  programa un taller de lectura y escritura creativa y un programa de actividades de poesía urbana y graffiti con participantes en los programas de Educación de Calle del Ayuntamiento de Zamora.

La conclusión es clara, si queremos ganarnos a los adolescentes y a los jóvenes, hay que hacer un esfuerzo. La recompensa será escuchar cómo se citan: ¡Nos vemos en la biblio!.

 

Lucía Domínguez

Bibliotecaria en la Sección Infantil y Juvenil de la BPE de Zamora. Diplomada en Biblioteconomía y Documentación (Universidad de Salamanca), Graduada en Información y Documentación (Universidad de Extremadura), Master en Literatura Infantil y Promoción de la Lectura (CEPLI, Universidad de Castilla-La Mancha).

5 Comentarios a “Cumplo 14: ¿tengo sitio en la biblioteca pública?

  1. Qué razón tienes Lucía. Yo lo veo en mi propia clase y a veces me da pena la gente que se rie de los libros y qué prefieren la tele porque no tienen qué imaginar, lástima que no comprendan lo qué se pierden. Gracias a bibliotecas cómo la de aquí los qué leemos podemos conocer gente con la misma afición. Es una pena qué haya padres que no inciten a leer a sus hijos o que les de igual.

    1. Bueno, María, siempre hay honrosas excepciones de padres y abuelos que incitan a sus hijos a leer desde bien pequeños y siguen acompañándoles en la adolescencia y juventud. Desde la biblioteca hacemos todo lo posible por acoger a los que leen y atraer a los que no leen. Un abrazo.

    1. ¡Hala, no me lo creo! Muchas gracias a todos los compañeros y a todos los seguidores. Intantaré mantener el nivel. Besos muy muy agradecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *