Impacto y retorno de la inversión de 50 años de bibliobuses en León

Los Bibliobuses de León, en este 2024, cumplen 50 años.

Este tipo de celebraciones son proclives para rememorar los orígenes, para la recapitulación, para la mirada atrás, incluso para la nostalgia, para el recuerdo de aquellos que contribuyeron con su esfuerzo y habilidades, o para el análisis del contexto social y político propio del nacimiento del servicio.

Sin embargo, no hemos de olvidar que el tiempo es una riqueza en sí misma, y cincuenta años constituyen ya un intervalo suficiente para que le saquemos un buen partido. En este sentido, medio siglo de servicio es un oportunidad estupenda para valorar el impacto conseguido puesto que son muchas las personas que se han visto beneficiadas, y que, además, han sabido trasmitir a sus descendientes las bondades de las prestaciones recibidas, pudiendo presumir hoy de haber servido a varias generaciones en tamaño espacio de tiempo.

La lealtad de la sociedad rural a los agentes y servicios que miran por ella, que trabajan para facilitar su vida y procurarle esperanza en un futuro prometedor allana esta transición generacional. Pero también ayuda a la hora de contar con testimonios que nos acerquen al impacto global que tantos años de servicio han tenido sobre las comunidades a las que sirven.

La absoluta dependencia de los presupuestos por parte de los servicios bibliotecarios, y el exacerbado valor de lo económico en nuestra sociedad actual han impulsado loables esfuerzos para calcular el retorno de la inversión en bibliotecas, como un instrumento más en pro de la justificación de la razón de ser de nuestro trabajo. De sobra son conocidos los ejemplos del Consejo de Cooperación Biblioteca y las Bibliotecas de Navarra o el del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, mas el resultado siempre es una cifra, nunca tiene nombre ni apellidos, ni una vida detrás que lo respalde. Acabamos confiando en el lenguaje de la macroeconomía, cuando es ésta precisamente la que no nos otorga ningún valor que justifique nuestra existencia.

La macroeconomía no entiende de personas, ni de necesidades ni del sufrimiento que infringe su falta de satisfacción, contrariamente a la biblioteca, al bibliobús para los que las personas, sus necesidades y el afán por satisfacerlas son la razón de su existir y su actuar.

Cincuenta años nos procuran el gran privilegio de poder demostrar con pruebas de viva, con relatos de carne y hueso, cómo nuestros servicios han ayudado a mejorar la trayectoria vital de muchas personas, de sus familias y de los que, una vez adultos, se benefician de su desempeño profesional.

Esto es lo que hemos aprovechado en los Bibliobuses de León, hemos recogido testimonios de vida como prueba de valía, como ejemplos de impacto, como verdadero retorno de la inversión en la economía del día a día, del año a año, como el punto de partida en el afán por construir un proyecto vital.

En la sociedad leonesa, con un alto porcentaje de ruralidad, son muchas las personas que fueron «niños del bibliobús», y que recuerdan con emoción aquella biblioteca móvil que les traía lo que de otra manera no hubieran podido disfrutar. Hemos elegido a sólo cinco como representación de todas ellas, agentes relevantes de nuestra comunidad que hoy le devuelven a la sociedad lo que de ella recibieron, para que nos cuenten en primera persona su experiencia como usuarios, y el impacto del bibliobús en sus vidas.

Enma Rosa Posada, popular periodista del Canal 8 León, cuenta entusiasmada cómo el bibliobús fue «un recurso maravilloso para los chavales de nuestra edad… una ventana al mundo… un aire fresco… cuando no teníamos más opciones…, y que no se debería perder»

Abel Aparicio, escritor y poeta, nos trasmite cómo el bibliobús era una oportunidad de conocer «un mundo nuevo… un montón de posibilidades que configura la elección que marcará tu vida… algo básico para los pueblos… y que pertenece a todas las personas»

José Manuel Martínez Fernández es Oficial Mayor en la Diputación de León, es uno de los muchos funcionarios de esta Casa que empezaron leyendo en su pueblo gracias al bibliobús, el cual «abría las puertas al mundo» a los chavales de los pueblos, que apenas podíamos viajar, y les posibilitaba «conocer y valorar las diferencias, las distintas culturas», conocimiento y tolerancia, todo en uno.

Henar García Casado pone gran énfasis en describirnos cómo disfrutaba de su experiencia en el Bibliobús («era una fiesta»), y cómo le ha servido para aprovecharlo como un instrumento para la reinserción y el crecimiento personal de los internos del Centro Penitenciario de León, que dirige.

Ángel Zotes Ramos, bailarín profesional, rememora… «mi primer recuerdo era sonoro… el cuerpo se activaba… veía el bibliobús como un dragón con muchas cosas dentro y que expelía música»

Han pasado ya cincuenta años de bibliobuses en León, medio siglo de siembra que hace tiempo empezó a dar sus frutos; ello es motivo más que suficiente para celebrarlo y mirar al futuro con la satisfacción de que todo apunta a pensar que vamos por buen camino.

Roberto Soto

Colaborador en Biblogtecarios. Jefe de Bibliotecas en la Diputación de León y Presidente de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles de España (ACLEBIM). Convencido de la Biblioteca Pública e incondicional de los Bibliobuses.

2 respuestas a «Impacto y retorno de la inversión de 50 años de bibliobuses en León»

  1. Me ha encantado la «puesta en valor» resaltar la labor de este servicio.

    Yo conozco el servicio de Soria en los años 1993/ 98 y el trabajo desempeñado por Milagros. ( Periodo en el que trabajé en la BP de Soria) y puedo constatar como se realizaba una gran labor en hacer llegar muchas novedades, para que el vivir en el entorno rural no mermara el acceso a la cultura.

    1. Muchas gracias, Marta, por tus palabras y tu testimonio. Es necesario su divulgación dado el valor de nuestros servicios y del de sus resultados para los usuarios que de ellos se benefician y para la sociedad en general. Me alegra asismismo tu referencia al gran trabajo que se viene realizando desde hace años desde los Bibliobuses de Soria, como un ejemplo más de lo mismo, bajo la dirección de Milagros Tarancón.

      Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *