Monasterio de Santa Catalina:una biblioteca en el Sinaí

Monasterio de Santa Catalina: una biblioteca en el Sinaí

Monasterio Santa Catalina

 

Todavía hay rincones donde la historia se conserva y pervive, a través del tiempo, entre muros y estanterías. Uno de esos rincones mágicos, donde el tiempo parece detenerse, es el Monasterio de Santa Catalina,situado a los pies del monte Horeb, zona sagrada y venerada por judíos, musulmanes y cristianos y donde, según la creencia, Dios habló a Moisés.

La península del Sinaí está conformada, en la zona norte, por grandes desiertos arenosos, mientras que la zona sur está compuesta por áridas montañas de granito y estrechos valles que  conforman un marco idóneo para el monasterio fundado en el siglo IV por el emperador Justiniano I.

Las diferentes modificaciones del monasterio siempre han sido cuidadosamente estudiadas para respetar y conservar su autenticidad. Con este fin, en las obras llevadas a cabo se utilizaron materiales autóctonos de la zona para seguir los cánones de origen. Estamos ante una joya monástica cuya actividad, interrumpida, dura más de diecisiete siglos. Ha logrado sobrevivir a los avatares de la historia, guerras, profanaciones, pillaje…Su arquitectura bizantina alberga una biblioteca cuyo fondo  es de incalculable valor, ya que su destacada colección de códices y manuscritos, así como de documentos oficiales es la segunda más extensa del mundo, superando esta cifra a la Biblioteca del Vaticano.

Contiene unos 5000 libros sagrados,  entre los cuales se incluyen 3000 manuscritos griegos, 700 árabes,226 sirios,86 georgianos y 80 textos eslávicos, así como muchos otros armenios, latinos, persas, polacos, etíopes y coptos.

Algunos de los manuscritos son incluso más antiguos que el propio monasterio y varios de los manuscritos griegos se remontan al  período bizantino temprano. Inicialmente se encontraba entre ellos el Codex Siniatícus, uno de los más antiguos e importantes manuscritos bíblicos -en griego-datado posiblemente de la mitad del siglo XV, y que hoy en día se halla en el Museo Británico de Londres

Biblioteca Sinaí

 

Otra de las joyas emblemáticas que definen al monasterio es su iconografía. Más de 2000 iconos adornan paredes y techos, mosaicos, manuscritos iluminados, grabados sobre metal, tallado en madera o bordados con hilos de seda. Sus diecisiete siglos de tradición espiritual y cultural, sus tesoros arquitectónicos, religiosos y su gran biblioteca lo han hecho merecedor de ser patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2003.

El camino hacia la cima es, como el viaje a uno mismo, una ruta en solitario (Alessandro Gogna)

En todas las culturas, las montañas han sido un símbolo de unidad, fortaleza, una alegoría espiritual de la ascensión del hombre hacia lo divino… Tal vez esta sería una buena metáfora aplicable a las bibliotecas, como encauzadoras de esa cima, como camino, como hacedoras de humanidad y proyectos atemporales, como fortalezas que resisten toda clase de adversidades y que, al final, siempre logran abrir la mirada interna y despejar la ruta hacia la cima.

Enlaces de interés:

 

The following two tabs change content below.

Manuela Gil

Bibliotecaria en ciernes en la Biblioteca de mi pueblo natal, Algorfa (Alicante), sigo aquel camino que mi inquietud y curiosidad me marca. Diplomada en Biblioteconomía y Documentación y Grado en Documentación por la Universidad de Murcia, Máster en Bibliotecas y Patrimonio Documental por la Carlos III de Madrid. En este espacio de BiblogTecarios y dentro del marco que nos ocupa me gustaría dar cabida a todos los temas relacionados con nuestra especialidad y aplicarlos a cualquier campo del conocimiento… Un espacio abierto a la información…la reflexión…y un medio de intercambio entre los miembros de una comunidad que a través de la diversidad de temas… opiniones… críticas…pueda mantener el impulso vital en el ámbito del aprendizaje constante…de un constante aprehender…, esto es, mantener despierta la inquietud por el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Latest posts by Manuela Gil (see all)

Comments

  1. By Rafael Repiso

    Responder

    • By Manuela Gil

      Responder

  2. By María

    Responder

    • By Manuela Gil

      Responder

  3. By Patricia Cota

    Responder

    • By Manuela Gil

      Responder

  4. By JORGE RÍOS

    Responder

    • By Manuela Gil

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *