Cómo crear una zona para jóvenes en la biblioteca

¿Qué es una zona jóven? ¿Quiénes son los jóvenes? ¿Los tenemos en cuenta? ¿Los queremos tener en cuenta? Así empezaba Anna Cabré la presentación de las conclusiones del taller de prototipado colaborativo «9B-joven – La Zona Joven de las bibliotecas de Nou Barris como un espacio de creación, experimentación y aprendizaje en comunidad«.

El taller, enmarcado en el proyecto Laboratorios Bibliotecarios, se ha celebrado en Medialab-Prado la semana del 18 de noviembre y ha sido una maravilla poder participar como colaboradora junto con personas entusiastas e implicadas que creen en la colaboración y el aprendizaje compartido como: Anna Cabré Serra, Magnolia Fuentes y Laura Sánchez de Nou Barris, Alicia Rey, Esti Albizu, Néstor Mir, M Carmen Soto y João Sousa.

El proyecto Laboratorios Bibliotecarios es una herramienta que el Ministerio de Cultura y Deporte pone a disposición de los profesionales de biblioteca para reflexionar, debatir y compartir recursos en torno a la participación ciudadana en bibliotecas.

9B-joven – La Zona Joven de las bibliotecas de Nou Barris

¿Y cómo fue el proceso de creación del prototipo?

  1. Sufrimos muchas crisis con las visitas de mediadoras, mentoras, arquitectas, filósofos y personas que pasaron por nuestra mesa: nos generaron crisis que nos sacudieron ¿Qué es la participación? ¿Es necesaria para el proceso de diseño? ¿Los jóvenes quieren aislarse? ¿Ser joven es una edad o una actitud? ¿Estamos dando demasiadas vueltas a cosas que ya han pensado otros?
  2. Vivimos momentos álgidos: cuando vimos claro los pasos imprescindibles para empezar y para seguir, cuando asumimos que el equipo de la biblioteca no tiene que hacerlo todo, y que tampoco tiene que hacerlo si no se ve capaz de ello; cuando descubrimos que lo que realmente queríamos ser es #BibliotecasQueEscuchan; cuando descubrimos las experiencias que nos ayudaron a avanzar; cuando conversábamos con los participantes de los otros grupos y se creaban sinergias.

El resultado ha sido un prototipo de creación de una zona con y para jóvenes.

Finalmente, siendo conscientes de que cada comunidad y entorno son diferentes, llegamos a definir los pasos que tiene que dar un equipo bibliotecario cuando decide que quiere crear una zona joven:
1. Análisis y reflexión:
  • ¿Estás preparada para hacer cosas increíbles?
  • ¿Dispones de los recursos necesarios?
  • ¿Tienes los apoyos necesarios para iniciar el proceso?
2. Planificación:
  • Formación de personal: Saber de cultura y psicología juvenil, sobre procesos participativos y gestión del cambio.
  • Bibliotecas que escuchan: Hay que mapear perfiles e intereses, observar, escuchar y generar diálogo, utiliza las antenas informativas, conecta con centros educativos, conoce sus lugares de ocio y tiempo libre, diáloga con mediadores juveniles.
  • Plan de acción: Incorporar los intereses de los jóvenes en el plan de acción, implementar una cultura participativa en el plan de acción siendo coherentes.

Se dejó fuera de la participación el plan estratégico y se establecieron unos límites dentro del plan de acción en base a cuatro aspectos que se explican a continuación.

3. Aspectos en los que la cultura participativa puede actuar y algunos ejemplos que podrían resultar de ese proceso:

  • Formar la colección: selección de recursos para la biblioteca llevándolos a librerías locales, gestión de centros de interés.
  • Actividades y servicios: diseño y/o programación de actividades, jóvenes que enseñan, diseño conjunto de una normativa del servicio, gestión de actividades.
  • Espacios: diseño y fabricación de mobiliario, diseño participativo de espacios.

Conclusiones

  • Transformar no es actuar.
  • No hay transformación sin: voluntad de cambio, equipo motivado, actitud de escucha activa, recursos económicos, apoyo de diferentes profesionales en cultura juvenil, en el mapeo de intereses y perfiles, y en el diseño de espacios.
  • Sinergias de confianza con los jóvenes.
  • Propiciar canales de participación juvenil.
  • Sin un plan de comunicación.

 

Os recomiendo que no dejéis de seguir a Laia Sánchez, responsable del Colaboratorio del Citilab, que fue una de las personas que se pasó por nuestro grupo y nos dejó grandes consejos que quiero recoger en otro post, como por ejemplo trabajar más la función de la biblioteca como apoyo a la investigación, o grabar las sesiones/asambleas con jóvenes, y a Cecilia Güemes, coordinadora del programa Madrid Escucha, que también nos ayudó a entender que en la fase de mapeo de perfiles e intereses necesitamos el apoyo de profesionales en ese ámbito. Es más, en los proyectos participativos en bibliotecas que conocemos ha habido organizaciones externas que han sido las que han realizado esa fase. También nos dejó claro que hacer que los jóvenes voten entre varias opciones que proponga la biblioteca no es participar, hay que llegar a acuerdos. En cualquier caso, afirmó que los jóvenes tienen ya muy incorporada la cultura participativa.

Ahora habrá que esperar a que las coordinadoras reflexionen cómo ha evolucionado el proyecto después del taller y saquen sus propias conclusiones que seguro comparten. También estaré atenta a la evolución de la Zona Gaming que tienen en la biblioteca Zona Nord de Nou Barris.

Si te ha interesado esta entrada sobre Laboratorios Bibliotecarios no puedes dejar de leer esta entrada de mi compañera Irene Blanco sobre otro de los talleres “Personas que cuentan”, un prototipo que va más allá de la lectura y de la inclusión, va de personas con historias que nos importan.

Laboratorios Bibliotecarios con Personas que Cuentan

Para acabar os dejo la información sobre  una Jornada de Fundación Telefónica para estar al día sobre «Jóvenes y ocio» donde se presentan los principales datos del informe «Jóvenes, ocio y TIC. Una mirada a la estructura vital de la juventud desde los referentes del tiempo libre y las tecnologías», que se va a retransmitir hoy 27 de noviembre por streaming.

Ana Ordás

Colaboradora en BiblogTecarios. Con amplia experiencia en gestión de proyectos de transformación digital en bibliotecas, es una constante exploradora de mundos que aplicar a las Bibliotecas para darles visibilidad, lo que le ha llevado al marketing digital, los juegos y la gamificación.

Un comentario a “Cómo crear una zona para jóvenes en la biblioteca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *