Mis cuentos africanos

  “Lo normal hubiera sido que le espantara con unos buenos ladridos y mordiscos, ya que Sannie Langtand no es aficionada a las visitas. Pero, […] Leer más