Accesibilidad de los fondos cinematográficos en la biblioteca pública

Los fondos cinematográficos de las bibliotecas públicas deben ser accesibles y cubrir las necesidades de todas las personas, tengan o no discapacidad. Para ello es imprescindible que la cadena de accesibilidad no se rompa. Uno de los eslabones de esta cadena es el acceso físico a estos fondos documentales: ya sea recuperando la información desde el catálogo, o directamente en la estantería donde se encuentren ubicados.

¿Cuáles son las necesidades de las personas con discapacidad para acceder a los fondos cinematográficos de las bibliotecas?

La tecnología permite dar acceso a materiales audiovisuales a personas con discapacidad auditiva y/o visual. Existen dos recursos principalmente:

  • Subtítulos para personas sordas: las personas con discapacidad auditiva no sólo necesitan saber lo que se está diciendo sino también quién habla en cada momento. Están regulados por la norma UNE 153010, que establece los requisitos de calidad para este tipo de subtitulos, que són diferentes del subtitulado convencional. Para diferenciar a los personajes por ejemplo, existen tres estrategias contempladas en esta normativa:
    • Colocación de subtitulado debajo del personaje.
    • Identificación antes del texto con la etiqueta del nombre del personaje.
    • Asignación de colores diferentes para los personajes más destacados.
  • Audiodescripción: ideada por Gregory Frazier, un profesor universitario norteamericano, en 1975 al ver a una mujer explicar la película a un amigo ciego en un cine. En España, está regulada por la norma UNE 153020 que la define como:

 “El servicio de apoyo a la comunicación que consiste en el conjunto de técnicas y habilidades aplicadas, con objeto de compensar la carencia de captación de la parte visual contenida en cualquier tipo de mensaje, suministrando una adecuada información sonora que la traduce o explica, de manera que el posible receptor discapacitado visual perciba dicho mensaje como un todo armónico y de la forma más parecida a como lo percibe una persona que ve”. 

Estos servicios de apoyo están incorporados en muchos de los documentos cinematográficos de las bibliotecas. Un aspecto que cabría valorar en la política de adquisición de nuestra biblioteca (pero eso ya lo trataremos en otra entrada).

¿Cómo podemos hacer más accesible el fondo cinematográfico?

Para que los usuarios con discapacidad visual y/o auditiva puedan acceder al fondo documental de manera autóma, es necesario que los procesos bibliotecarios se realicen teniendo presentes las siguientes directrices:

carátula de película que incluye audiodescripción en castellano
La película Cobardes incluye audiodescripción y subtítulos para personas sordas en castellano
  • Identificación en el catálogo. Incluyendo en la catalogación de los documentos, materias que permitan recuperar la información como la audiodescripción y/o subtitulado para personas sordas (muy importante especificar el idioma).
  • Localización del fondo bibliográfico. A través de la señalética del espacio donde se encuentren ubicados, teniendo presentes las necesidades de los diferentes colectivos (ver entrada Señalización en bibliotecas públicas).
  • Identificación del fondo documental físico mediante la colocación de diferentes elementos sobre la carátula del Dvd o Blu-ray:

– Comprensión del contenido: con pictogramas de identificación del género cinematográfico.
– Audiodescripción: con los datos básicos en braille o relieve para ser identificado a través del tacto.
– Subtitulado para personas sordas: con un pictograma que lo indique de modo visual.

¿Van a desaparecer los fondos cinematográficos físicos de las bibliotecas?

Los nuevos hábitos de consumo a través de plataformas en streaming pueden hacernos pensar que los fondos cinematográficos físicos de las bibliotecas están en peligro de desaparición. Pero se debe tener presente, que las plataformas en streaming tipo Netflix, HBO… son de pago, por lo que muchas personas pueden ver limitado su acceso por un tema económico.

Por otro lado, como ya leímos en una entrada de Biblogtecarios “Ver cine en streaming gratis y legal…”, estos nuevos hábitos de consumo animaron a las bibliotecas públicas, hace unos años, a ofrecer un servicio de préstamo virtual a través de la plataforma eFilm desarrollada para dar servicio gratuito a las personas usuarias de las bibliotecas públicas desde la web e-biblio. Aunque hasta este momento, la plataforma eFilm, no dispone de materiales con audiodescripción, ni subtitulado específico para personas sordas.

Todo ello hace que los fondos cinematográficos físicos de las bibliotecas públicas sigan siendo necesarios e imprescindibles, para cubrir las necesidades de todas las personas usuarias.

Susana Peix

Colaboradora en BiblogTecarios Escritora, bibliotecaria, asesora especialista en literatura infantil, discapacidad y accesibilidad. Dirijo un programa de radio y asesoro a una productora de cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *