Discapacidad visual: acceso a la lectura

La accesibilidad a la lectura en personas con discapacidad visual, se consigue ofreciendo equipamientos bibliotecarios accesibles e incluyendo en las colecciones, fondos documentales adaptados a sus necesidades lectoras, documentos que incluyan recursos que les faciliten el acceso a la lectura y/o a la información, así como materiales de apoyo a la lectura.

Los fondos documentales dirigidos a personas con discapacidad visual son esenciales en las bibliotecas, ya que permiten su acceso a la lectura y a la información en igualdad de condiciones que cualquier otra persona. 

Estos fondos documentales incluyen materiales como: libros en braille, libros en letra grande, audiolibros, libros electrónicos y otros recursos y materiales de apoyo diseñados para personas ciegas, con baja visión o trastornos visuales tales como: lupas y telelupas, escáneres de reconocimiento de caracteres o de imágenes, lectores de pantalla…

Fondos documentales para personas con discapacidad visual 
 
  1. Libros en Braille: la ONCE cuenta con un servicio que ofrece a sus afiliados de producción de libros en este sistema de lectoescritura. Aún así se puede encontrar en el mercado editorial alguna publicación como el libro Mi historia publicado por Excellence editorial. 
  2. Audiolibros: libro leído en voz alta e grabado en un formato de audio, como un CD, un MP3 o una grabación de sonido digital. Estos audiolibros generalmente se venden en formato de descarga digital, pero también se pueden encontrar en formato de CD. La Biblioteca digital e-Biblio disponible en las diferentes redes de bibliotecas cuenta con un buen número de audiolibros. 
  3. Libros electrónicos: Estos libros se pueden leer en dispositivos convencionales como ordenadores, tabletas o teléfonos inteligentes. La Biblioteca digital e-Biblio cuenta con numerosos títulos que incluyen algunas herramientas de accesibilidad como el contraste de color o tipografia y tamaño de la letra modificables para facilitar la lectura.
  4. Letra grande: Los libros impresos en tipografías de una caja superior a la estándar (la ONCE aconseja un tamaño mínimo de 12 puntos) facilitan el acceso a la lectura. Los libros infantiles suelen utilizar un tamaño de letra superior, algo que no sucede en libros dirigidos a personas adultas. En el mercado editorial, en formato novela se puede encontrar un gran catálogo en la editorial Con letra grande.
  5. Libros táctiles: Los libros táctiles están diseñados especialmente para personas con discapacidad visual. Estos libros incluyen detalles identificables a través del tacto que permiten que las personas con discapacidad visual los toquen y exploren para comprender el contenido.
  6. Películas con audiodescripción: este recurso, aporta información sobre el contenido visual de una obra para que las personas con discapacidad visual puedan tener una mejor comprensión de la misma. Durante la audiodescripción se explica detalladamente qué sucede en la pantalla, se describen los entornos, los personajes y sus movimientos. Asimismo, se indican los cambios de escenario, los efectos especiales, la música y los sonidos, todo ello con un lenguaje sencillo y claro. 

La norma UNE 153020 Audiodescripción para personas con discapacidad visual establece los requisitos para la audiodescripción y elaboración de audioguías.

→ lee el post: Accesibilidad de los fondos cinematográficos de la biblioteca pública

Los recursos que facilitan el acceso a la lectura a personas con discapacidad visual
  1. Lupas y telelupas: Que aumentan el tamaño del texto facilitando así su lectura. 
  2. Pantallas de lectura: Estos dispositivos permiten a los usuarios leer texto en voz alta, así como ver imágenes y diagramas en pantallas de alta resolución. Estas pantallas tienen una variedad de tecnologías, como software de voz, lupas, pantallas táctiles y sistemas de reconocimiento de voz. Estas tecnologías permiten a los usuarios leer con facilidad, realizar búsquedas de palabras y navegar por Internet, entre otras cosas a través de la voz.
  3. Tecnologías de voz: como el JAWS, VoiceOver, Talkback… Son programas o herramientas de lectura de pantalla, que permiten a las personas que los utilizan  escuchar una descripción de lo que está en la pantalla. Algunos, incluyen tecnologías que permiten convertir el texto en líneas y puntos en relieve braille, para que los usuarios con discapacidad visual puedan leerlo también de manera táctil.
    recursos que facilitan la lectura: lupas, braille, código qr, escáner y telelupa
  4. Escáneres: dispositivos utilizan una variedad de técnicas para convertir imágenes en texto o audio. Los escáneres OCR (Reconocimiento Óptico de Caracteres), pueden leer el texto en voz alta con un sintetizador de voz y transformarlo en un formato de texto editable. Algunos escáneres también pueden escanear fotografías y convertirlas en formatos más accesibles como imágenes en escala de grises o en blanco y negro. 
  5. Software de ampliación de texto: Estos programas aumentan el tamaño de letra de los documentos y permiten modificar el contraste de color de la letra con el fondo, lo que facilita la lectura.
  6. Códigos QR: la inserción de este tipo de códigos facilitan el acceso a la información a la que están enlazados. La localización de la ubicación del código se debe indicar con un marcador de código qr.

Una biblioteca accesible lo es para todas las personas, una biblioteca no accesible excluye a las personas con discapacidad. 

Susana Peix

Colaboradora en BiblogTecarios. Escritora, bibliotecaria y asesora especialista en accesibilidad y en literatura infantil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *