Imágenes de archivo en el cine de ficción

El mundo cinematrográfico es tan amplio en su profesión como los productos que genera. En nuestro ámbito existen perfiles documentalistas como soporte en la realización de una película, como Joaquin Calatayud nos explicaba en uno de sus posts.

En el artículo de Elena de la Cuadra e Iris López de Solís  Imágenes de archivo en cine de ficción: cine basado en una historia real nos explica el uso de las imágenes de archivo y sus distintos recursos en el cine. Algunos ejemplos serían los siguientes:

  • Títulos de crédito. Además de la información propia de la película que puede aparecer en el inicio o final, pueden acompañarse de imágenes de época para contextualizar al espectador.
  • Encuestas a ciudadanos de la época. Se utilizan comentarios sobre un hecho o personaje normalmente històrico que aportan información relevante para la película. Tiene un efecto similar al anterior recurso, el que situar en un determinado momento al espectador.
  • Efecto Forrest Gump. Este recurso es, tal y como describe el nombre, el que se utiliza en la película Forrest Gump. El actor se introduce en imágenes de archivo para simular hechos verídicos con el personaje de la película e incluso, modificarlos.
  • Falso archivo. Se usa para simular verdaderas imágenes de archivo, tratadas como tal, para aportar veracidad a los acontecimientos.

El objetivo de usar estos recursos es aportar un valor añadido sumando veracidad y trasladar al espectador a una época pasada. Pero en ocasiones recursos como el efecto Forrest Gump pueden llegar a confundir debido a la manipulación de las imágenes.

Forrest Gump conociendo a John F. Kennedy
Forrest Gump conociendo a John F. Kennedy

¿Verdad o ficción?

Si en el mundo del cine cualquier cosa es posible, ¿qué problema puede haber si se manipulan imágenes? Pero si las imágenes de archivo pretenden aportar el valor de veracidad, ¿quién tiene “derecho” a cambiarlas?

El problema de usar imágenes de archivo modificadas es que el espectador tiende a relacionarlas con hechos històricos reales ya que recuerdan a los propios documentales, por lo que podría verse como una manipulación hacia el espectador, a pesar de que estos recursos se apliquen a películas de ficción. Por otro lado, cada vez existen más recursos digitales que permiten cambios de este tipo.

¿Tiene un límite el uso de las imágenes de archivo en las películas cinematográficas o todo vale en el mundo del cine?

Sofía Moller

Colaboradora en BiblogTecarios Bibliotecaria especializada en formación de usuarios y tecnologías. Aficionada a la escritura y convencida del poder social de la biblioteca pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *