FoMo: ¿Quién lo sufre y quién se beneficia?

Estás cenando tranquilamente en casa y no puedes evitar revisar tu teléfono para ver si ha llegado alguna notificación, mensaje o evento en redes sociales. Lo compruebas instintivamente por si te has podido perder algo nuevo mientras no mirabas tu teléfono. Consultas constantemente tu móvil por temor a estar excluido o perderte algo importante. ¿Lo has sufrido alguna vez?.

Esta situación tan habitual en la actualidad se conoce como FoMo (fear of missing out),  miedo a perderse algo en el mundo digital, de forma que las personas permanecen constantemente conectados a Internet. En un momento en el que la sociedad está ubicada también en el mundo digital surgen nuevos retos, actitudes y experiencias que no habíamos experimentado con anterioridad.

El contrario de FoMo es el llamado “JoMo” (Joy of Missing Out), es decir, la alegría de perdérselo. Ser capaz de no caer en las redes sociales constantemente.

¿Qué síntomas produce el FoMo?

Principalmente, irritabilidad, angustia, inquietud o frustración. Aunque el FoMo tiene que ver con el concepto adicción a Internet, no significa que las personas que sufren FoMo sean adictas a Internet ni tiene porqué suponer un problema grave. De hecho, la adicción a Internet es un concepto del que mucha gente discrepa, ya que no ha sido reconocido por el DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) en su última edición como una adicción en sí, a pesar de que algunos organismos o asociaciones sí lo tratan como tal.

Sea como sea, es importante tener la capacidad de valorar realmente qué supone para uno mismo la conexión y revisión constante en Internet y redes sociales. ¿Qué valor le das a la conexión?, ¿Podrías no estar conectado durante un periodo de tiempo?.

¿Cuándo apareció el FoMo?

A pesar de que recientemente el FoMo se aplica al contexto digital, el término proviene de Dan Herman, experto en marketing, que a finales de los 90 observó este fenómeno a partir de las escuchas de grupos de consumidores. La mayoría de los consumidores expresaban el miedo a perderse algo valioso o relevante en una compra. Dan Herman denominó esta actitud “fear of missing out” y posteriormente fue observando cómo el FoMo iba convirtiéndose en un fenómeno sociocultural, hasta llegar a aplicarse a la forma en que nos conectamos a Internet. Un esquema básico para entender el proceso del FoMo es el siguiente:

  1. Existen muchas opciones disponibles. El consumidor puede elegir infinitamente.
  2. Percepción de que pueden agotarse. El consumidor tiene la concepción de que pueden agotarse las opciones que le gustaría.
  3. Predicción imaginada. El consumidor usa su imaginación para desarrollar una percepción de lo que se está perdiendo.
  4. Finalmente, se crea el FoMo. El consumidor tiene miedo a perderse algo.

¿Cómo se beneficia el neuromarketing del FoMo?

Tal como lo describe Dan Herman, este fenómeno es significativo en el desarrollo de la psicología del consumidor. Es por ello que el neuromarketing aprovecha estas reacciones del cerebro para aumentar sus ventas.

¿Qué estrategias utilizan las marcas para beneficiarse del FoMo? Tal como explica el artículo Cómo el neuromarketing explica el FOMO: el miedo a quedarse fuera, algunas de las estrategias son:

  • Limitar la disponibilidad de un producto o servicio, ya sea por cantidad o tiempo.
  • Crear experiencias, a través de eventos o algo más que un simple producto.
  • Publicar contenido diferenciado, ya sea alguna sorpresa, exclusividad, algo inesperado.
  • Utilizar a influencers para dar a conocer la marca, a través de las estrategias anteriores. La influencia de ellos en las redes sociales es fundamental para generar el FoMo y la inclusión de marcas.

¿Qué puedes hacer si sufres FoMo y quieres evitarlo?

El verano es un gran aliado de la desconexión. Puedes seguir algunos consejos para ir desconectando:

  • Establece un día sin teléfono móvil. Especialmente si estás de vacaciones.
  • Desconecta el teléfono por la noche.
  • Mantén tu móvil en modo silencio más a menudo, o silencia aquellas aplicaciones que suelen sonar más frecuentemente.
  • Sé realista. Disfruta de tu tiempo sin necesidad de compartirlo en redes sociales, limita tus publicaciones.

¿Crees que has sufrido FoMo alguna vez o es una exageración? Puedes hacer un test para saber qué nivel de FoMo tienes. Entra en FOMO Quiz (Fear of Missing Out) creado por Psych Central.

Sofía Moller

Colaboradora en BiblogTecarios Bibliotecaria especializada en formación de usuarios y tecnologías. Aficionada a la escritura y convencida del poder social de la biblioteca pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *