SparkTruck, un bibliobús tecnológico makerspace

Desde el verano de 2012, miles de niños norteamericanos entre los 7 y los 13 años han recibido la incitadora visita del SparkTruck, un bibliobús científico-técnico que persigue provocar la chispa de la creatividad y del aprendizaje como métodos educativos de base.SparkTruck

Éste constitutye otro caso de cómo las prestaciones del tipo Library Lab o Makerspace también están llegando a los servicios bibliotecarios móviles, según la línea que tratamos en su día en el post dedicado al bibliobús mexicano A47M.

El SparkTruck es una iniciativa promovida y gestionada por un grupo de estudiantes de la Universidad de Stanford, preocupados por la formación de ciudadanos críticos, decididos y autosuficientes.

Para ello se recurrió al micromecenazgo desde Kickstarter para fletar una furgoneta dotada de las herramientas domésticas de siempre (sierras, martillos, llaves, cinta aislante…) y elementos de alta tecnología como impresoras en 3-SparkTruckD, cortadora laser, máquinas de coser o un horno cerámico.

El planteamiento inicial era muy sencillo, se trataba de recorrer EE.UU. visitando escuelas, en lo que se valían de sus artilugios más sofisticados para atraer la atención y el interés de los profesores y poder desarrollar su programa con los alumnos.

Así en el primer año, en un período de seis semanas, trabajaron con 2.700 niños, de 70 localidades diferentes repartidas entre 33 estados.

El lema principal del proyecto es “El error no existe, todo ayuda a triunfar, a conseguirlo, lo único que cuentas es intentarlo siempre, no desistir”. Y para implantar ese principio el SparkTruck se vale de todo un conjunto de talleres basados en la ingeniería eléctrica sencilla y en la creación digital, cuyos resultados son desde el diseño y la fabricación de figuras, mecanismos, circuitos, dibujos, piezas de múltiples materiales hasta el logro de “vibrorobots” o sellos de caucho.

SparkTruckCon sesiones amenas y divertidas, el SparkTruck consigue impulsar en los niños el trabajo en equipo, la metodología de ensayo-error, la perseverancia y la independencia intelectual.

El SparkTruck nació circunscrito al verano de 2012 y, sin embargo, ha sobrepasado esas limitaciones repitiendo su actividad en años sucesivos, consolidándose como programa de una gran utilidad, respaldado por una completa presencia virtual mediante una web, un canal de youtube, una página en Flickr  y espacio en Twitter (@sparktruck), en todas las cuales se puede encontrar desde material gráfico de sus actividades, hasta testimonios de los alumnos y del propio equipo, pasando por documentación para replicar el invento.

 

 

Roberto Soto

Colaborador en Biblogtecarios. Jefe de Bibliotecas en la Diputación de León y Presidente de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles de España (ACLEBIM). Convencido de la Biblioteca Pública e incondicional de los Bibliobuses.

4 Comentarios a “SparkTruck, un bibliobús tecnológico makerspace

  1. Hola Roberto, muy interesante tu post y muy parecido als concepto del Frysklab aquí en Holanda que se ha convertido en todo un referente para nuevos ‘makerspaces’/’LibraryLabs’en otras bibliotecas. El Frysklab se adapta también a proyectos educativos a nivel nacional. Aquí va el enlace sobre el post que he publicado en su momento para biblogtecarios sobre el FryskLab https://www.biblogtecarios.es/elviracaneda/frysklab-algo-mas-que-una-moda/

    1. Muchas gracias, Elvira, por la información, pues no había tenido oportunidad de leer tu post. Efectivamente el Frysklab y el SparkTruck son proyectos parejos, pero el que tú nos enseñas presenta mayores visos de perpetuarse en el tiempo, a la vez que es más cercano a nuestro contexto. Si las bibliotecas son la fuente de recursos por excelencia, han de ser el centro y el punto de mira de todos los procesos de aprendizaje, y siendo esto así, y como derecho universal, no ha de haber ningún obstáculo para su extensión a toda la población, allá donde se encuentre su residencia, también para las prestaciones de esta índole.

      Un saludo.

  2. Somos un grupo de aficionados al mundo maker y estamos interesados en crear un maker space en un pequeño pueblo de León,
    La revolución digital está en marcha, es imparable y por desgracia los niños del entorno rural parten con gran desventaja respecto a los niños de las grandes ciudades. Creo que es nuestra obligación como padres, como guías el facilitar a estos niños un mundo (el mundo maker) al que el entorno educativo no les llevará. La tecnología, la creatividad, las ganas de aprender y crear no son exclusiva de los grandes centros educativos. Creo que esta revolución no se la puede perder el mundo rural, no debemos permitirlo ya que corremos el riesgo de que después de esta generación, no haya otra que viva en el campo.

    Se aceptan consejos y ayuda para intentar que los niños del campo sigan siendo niños del campo pero que no sean de segunda división.

    1. Me alegro, José Antonio, por vuestra manera de pensar sobre el tema y por las ganas e ilusión por trasladarlos a vuestro pueblo. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices en vuestro comentario, es la base de nuestro trabajo diario. Estaría encantado de contactar con vosotros fuera ya de este medio, para poder aportar ideas y opciones dentro de un diálogo más fluido. En breve me pondré en contacto contigo, para facilitar el proceso.

      Un cordial saludo.

      Roberto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *