Bibliobuses, unas bibliotecas muy premiadas

La determinante acción cultural y social de los 77 bibliobuses españoles despierta enseguida la empatía de sus usuarios y de quienes acaban conociéndolos más de cerca, hasta el punto de que, a pesar de su pequeño volumen con relación a las más de 4.600 biblioteca estables distribuidas por todo el país, gocen de un número de reconocimientos que poco se corresponde con la dimensión de sus efectivos, no así con el volumen de personas atendidas, cerca de los once millones, ni con la relevancia de su labor.

En el ámbito de los bibliobuses, desde 2007, cada dos años se entregan los Premios ACLEBIM de Bibliotecas Móviles, galardones de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles con los que se han visto distinguidos servicios tan destacados como las redes de bibliobuses de Barcelona, Madrid, Lleida, Castilla-La Mancha, Burgos, Murcia, Segovia, Salamanca o Aurizberri-Espinal, atendiendo a criterios tan significativos como la innovación, el aporte social, el desarrollo continuado o la originalidad.Bibliobuses españoles premiados

Los Premios ACLEBIM, por su propia naturaleza, parten de un conocimiento muy profesionalizado sobre lo que pretende distinguir, aparte del incuestionable cariño entre compañeros. Sin embargo, son los galardones procedentes de la sociedad civil los que más afinan sobre el grado de pertinencia, eficacia y eficiencia de los servicios móviles sobre la población que atienden.

El máximo exponente de ello ha sido la concesión en 2013 del Premio Nacional al Fomento de la Lectura, del Ministerio de Cultura y Deporte, a todos los bibliobuses españoles, personalizado en ACLEBIM por “representar a todos los profesionales que, a diario, realizan una labor dura pero gratificante, por las carreteras españolas para llevar la lectura allí donde no exista una biblioteca fija”.

Además los diferentes servicios, bibliobuses y profesionales, han sido galardonados a los largo de los años, como el Bibliobús Escolar de Zamora, que en 2005 recibió el Premio al Fomento de la Lectura del Gremio de Editores de España al reconocimiento de su labor; y en marzo de 2008 fue distinguida su acción en el medio rural por medio del Premio Pep Sempere de la Asociación de Maestros y Profesionales Pizpirigaña de Arenas de San Pedro (Ávila); aparte del Premio ACLEBIM de ese mismo año a la innovación.

En 2013, el sindicato agrario ASAJA, Jóvenes Agricultores, quiso agradecer al Bibliobús de Ávila “por acercar la cultura y el libro al mundo rural de la provincia durante más de veinticinco años”, con una mención especial en el XXXVIII Concurso Nacional de Arado.

Asimismo el Bibliobús Municipal de Málaga, más concretamente su bibliotecario, Marcos Reina Segovia, fue galardonado en 2015 dentro del Plan de Innovación de su ayuntamiento, como autor de la mejor idea en la categoría individual.

No hay mejor premio que la satisfacción de los usuarios, y su cariño incondicional, elementos ambos con los que, afortunadamente, los bibliobuses cuentan a diario.

Por su parte, los Bibliobuses de Segovia recibieron en 2018 el Premio Marqués de Lozoya, que otorga anualmente el Centro Segoviano de Madrid, “a la mejor trayectoria cultural”. Qué duda cabe sobre el especial valor que tienen este tipo de reconocimientos por parte de aquellas personas que debieron abandonar su tierra, aunque la siguen de cerca cada día, estimulando las iniciativas que eviten migraciones como las que ellos sufrieron.

Y para terminar, recordaremos el Premio al  mejor servicio digital en las bibliotecas españolas de localidades de menos de 5.000 habitantes concedido en 2016 a la app “Bibliobuses de León”, en el seno del VIII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas; asimismo los Bibliobuses de León fueron distinguidos en 2018 con el Premio REBIUN a su “Plan de Modernización, 2008-2018”.

A pesar de que este tipo de galardones dan visibilidad a las bibliotecas móviles, y que suponen un medio de calibrar su repercusión global en el ámbito social donde desarrollan su labor, no hay mejor premio que la satisfacción de los usuarios, y su cariño incondicional, elementos ambos con los que, afortunadamente, los bibliobuses cuentan a diario.

Roberto Soto

Colaborador en Biblogtecarios. Jefe de Bibliotecas en la Diputación de León y Presidente de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles de España (ACLEBIM). Convencido de la Biblioteca Pública e incondicional de los Bibliobuses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *