¿Hay fanzines en las bibliotecas?

Hace unas semanas encontré un interesante artículo sobre los fanzines y su presencia en las bibliotecas de EE.UU., en él plantean el salto de unas publicaciones esencialmente marginales a una posición más extendida y popular. Me surgió la curiosidad y la duda de cuál y cómo es la situación y la presencia de los fanzines en las bibliotecas en España y sobre todo si esta circunstancia se da.

Antes de nada voy a hacer un poco de historia sobre la producción de fanzines, por si a alguien se le escapa qué son este tipo de publicaciones y qué representan o han representado desde su aparición en la primeras décadas del siglo XX.

Acercamiento a una definición:

Los fanzines son publicaciones de periodicidad más o menos (ir)regular, autoeditados, con una difusión limitada fuera de los canales comerciales habituales. Sus tiradas suelen ser muy cortas porque los temas que tratan habitualmente están fuera de la cultura de masas. Como veremos a continuación nacieron por y para los fanáticos de «algo». No olvidemos que el término fanzine procede de la unión de fan + magazine.

Pinceladas de historia:

Aunque a algunos les pueda parecer que el fanzine es una invención relativamente actual los primeros referentes se remontan a los años 30 del siglo XX. Algunas fuentes aseguran que la primera publicación acuñada como fanzine fue ‘Detours’ de Russ Chauvenet dedicada a la ciencia ficción en 1940.

Posteriormente, han sido adoptados por diferentes círculos sociales, siempre ligados a la cultura underground. En los 60’s supuso un modelo de edición y un referente para las historias gráficas, los comics, que trataban temáticas revolucionarias en una época socialmente convulsa y cambiante. Durante el movimiento punk, sus integrantes en diferentes ciudades del mundo, como Los Ángeles, Nueva York, Londres o Berlín… dedicaron parte de su actividad fuera del sistema a la publicación de fanzines que se prolongó a las décadas de los 70 y los 80.  Colectivos feministas o del ámbito artístico acogieron este formato en los 90s. Podríamos decir que la creación de fanzines fue un movimiento global antes de la globalización, tal y como la concebimos actualmente.

Aunque es difícil establecer una cronología estanca de cada etapa, porque quizás todas se han solapado o convivido a la vez, la producción de fanzines ha llegado a nuestros días sin perder un ápice de actividad. Lo que es seguro es que siempre ha sido un formato marginal dedicado a temas fuera del sistema y de las normas sociales, realizados manualmente con pocos medios, que ha sabido dar el salto al mundo digital e incluso de atrapar a los más jóvenes, que ya son nativos digitales.

¿Dónde están los fanzines dentro de la biblioteca?

Retomando el tema que nos ocupa: los fanzines dentro de las bibliotecas. Abrí una breve conversación en Twitter en el que recibí una serie de referencias, sumadas a algunas que ya conocía, que me sirvieron de punto de partida sobre el estado de la cuestión.

La Biblioteca Pública Josep Maria i Moret de L’Ametlla del Vallès, desde 2012, incluye en su colección una sección dedicada a los fanzines promovida por el músico y dj Miqui Puig que cedió su colección y difundió su afición por ellos como se puede ver en este vídeo.

La Fanzinoteca de la Biblioteca Regional de la Región de Murcia, que nació en 2017 con el objetivo de darle un lugar dentro de la colección a una nueva línea de agitación cultural inspirada por la filosofía del “hazlo tú mismo (DIY)”, que convierta a este centro en un referente de creatividad.

En la Biblioteca Pública de Salamanca Casa de las Conchas cada año celebran un encuentro de editores Inclasificables, del que alguna vez hablé, que tiene mucho de cultura del fanzine, de autoedición y formatos marginales. Es el espacio reservado a estas publicaciones, ya que entre los fondos de su catálogo hay algunas de ellas, pero su presencia no es demasiado destacada.

El Centro de Documentación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia cuentan con una colección especial de comics y fanzines con la firme intención de que vaya creciendo con el paso del tiempo. Por el momento se trata de una colección que abarca la actividad de 1962 a 1982, a la que se suma la revista La Codorniz y el Archivo Nazario.

En la Biblioteca del Centro de Arte Dos de Mayo tiene una colección de fanzines y libros de artista a los que les une la dificultad de conservación y difusión de estos materiales, así que ofrecen la consulta pública, está encuadrado bajo el proyecto Un fanzine al día.

En el Centro de Documentación del MUSAC especializado en arte contemporáneo nacional e internacional, también cuenta con su colección de fanzines y se pueden consultar las fichas detalladas de cada unos de ellos a través de su catálogo.

Algunos referentes relacionados:

De personas y proyectos que conozco bien, Silvia Font @FrauOlivetti y Patricia Horrillo @PatriHorrillo nos cuentan cómo hacer un fanzine basándose en la experiencia de autoeditar RAM [Recortes Analógicos de Medialab], fanzine que recogió durante un breve periodo de tiempo las actividades de MediaLab Prado.

También algún evento relacionado con la autoedición como Hostia un libro que se celebra en Madrid anualmente, aunque celebran actividades paralelas de «gamberrismo cultural» durante todo el año.

Un fanzine en papel / tradicional como Ropa tendida de divulgación artística que marca su periodicidad de publicación con cada estación del año. Otro digital, Libre Configuración, promovido por la asociación cultural del mismo nombre.

Una microeditorial distinguida como feminista, queer y DIY, dedicada en exclusiva a la publicación de fanzines, Bombas para desayunar. Habría que descatar que en 2017 se propuso recopilar fanzines hechos por mujeres e incluirlos en la Biblioteca de Mujeres, de la que también hablé aquí.

Un archivo de fanzines independiente, La Fanzinoteca, que recoge fanzines, hand-made books y otras ediciones de difícil clasificación con el objetivo de difundirlas y promover un espacio de práctica, estudio y reflexión de las mismas.

Y alguien que sabe mucho de esto, Mon Magan imparte talleres, investiga y teoriza sobre los fanzines y la autoedición e incluso ha codirigido con Fran Camarena un documental sobre ellos: Grapas, un documental sobre fanzines

¡Ah! Que no se me olvide que nuestros compañeros de Infotecarios también dedicaron un post: Zines: literatura alterna en las bibliotecas, que dejo por aquí también.

Por último, indicar que se pueden encontrar en librerías independientes como Molar o Traficantes de sueños, que ambas tienen su propia sección de fanzines, pero que el fenómeno se ha extendido a otras como La Central o La Fabrica.

Alguna conclusión… y una ocurrencia de última hora

En cuanto a las bibliotecas me queda la sensación de que no están muy extendidas las colecciones especializadas en fanzines, aunque también parece que están en auge. Por otro lado, se percibe cierto aumento de actividades, en las bibliotecas públicas, relacionadas con la difusión y creación de fanzines y autoedición.

La tendencia está más marcada en las bibliotecas vinculadas al arte. Dado que los libros de artista suelen ser formatos autoeditados parece normal que tengan más relación con estas publicaciones que las bibliotecas públicas, pero puede que me equivoque.

Aún así, en general,  el movimiento fanzinero se sale de los márgenes de la cultura y se extiende, quizás aquí, como en EE.UU., llegue a ser un poco más mainstream, digo… masivo 😉

¿Y si los colectivos que se dedican a autoeditar fanzines llevasen un ejemplar a la biblioteca pública más cercana?

Rebeca Hernández

Redes Sociales en BiblogTecarios Documentalista especializada en audiovisual, fotografía y fuentes históricas. Además me interesa la edición, la gestión cultural, las iniciativas digitales y las acciones colaborativas.

4 Comentarios a “¿Hay fanzines en las bibliotecas?

  1. Interesante artículo sobre los fanzines y su presencia en las bibliotecas.
    Por añadir más información comentaros que en Ubik, biblioteca de creación de Tabakalera, también tenemos una colección de fanzines, que poco a poco vamos ampliando.
    Éstos están a disposición pública y para quien tenga interés de consultarlos, en el OPAC del catálogo hemos creado una «colección» para acceder a estos documentos directamente (http://katalogoa.tabakalera.eu/).
    También organizamos actividades y talleres en torno al mundo del fanzine. Si os interesa podéis consultar en la base de datos Makusi, el archivo de Tabakalera (http://makusi.tabakalera.eu/) o ir directamente a este enlace que os preparamos de la búsqueda de los términos «fanzines» y «Ubik» dentro del programa de Tabakalera (http://makusi.tabakalera.eu/buscar?iShowRows=12&tags=false&query=fanzine+ubik&categoria=1) . Podéis ver algunos ejemplos.
    El fanzine suele tener una presencia importante en el día a día de Ubik. Son muchas las ocasiones en las que animamos a los colectivos, grupos y personas individuales, en las que se les expone información sobre el mundo del fanzine, se les propone crear los suyos…
    En nuestro afán de promover y dar a conocer el mundo del fanzine, desde la biblioteca hemos publicado un par de post en el blog de Tabakalera en torno al tema:
    . Pasos para crear un fanzine https://www.tabakalera.eu/es/pasos-para-crear-un-fanzine
    . El mundo de la autoedición a tu alcance https://www.tabakalera.eu/es/blog/el-mundo-de-la-autoedicion-tu-alcance
    Esperamos que os interese.

    1. ¡Hola!
      Disculpa la tardanza en mi respuesta. No había visto el comentario.
      Muchísimas gracias por todas las referencias. Desde UBIK me habéis escrito un post dentro de post. Consultaré todos los enlaces y seguro que algún lector más cae en ellos. Como he dicho anteriormente, quizás sea buena idea hacer un seguimiento sobre este tema y revisitarlo dentro de un tiempo.
      ¡Un saludo!

  2. Hola, muy buenas. Aquí estaba, disfrutando de tu post, y he caído en que conozco algunas bibliotecas que sí tienen sección de fanzines. Por ejemplo, en Iruñea-Pamplona, la biblioteca de Yamaguchi, tiene esa sección. En Murcia, la Biblioteca Regional tiene también, y especializada en las producciones locales. Y en Donostia-San Sebastián, Ubik tiene una selección extraordinaria. Ésas se me ocurren, por si te sirven para seguir con el tema, que me encanta. ¡Gracias por el post!

    1. ¡Hola Javier!
      Gracias por tus palabras. Me alegro que te haya gustado esta publicación. Algunas de tus aportaciones las conocía y otras no. Gracias por todas ellas. Investigaré un poco más… Quizás dentro de un tiempo el tema merezca una revisión y ampliación porque los fanzines están en auge, aunque nunca se fueron.
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *