Archivos sonoros y audiovisuales y libros, mi excusa para compartir música

Hoy estoy de vacaciones, por eso confío en que la programación se porte bien conmigo y lance este post que escribí hace unos días con mucho cariño en el día que toca. Me apetecía, desde hace tiempo escribir de música en Biblogtecarios y he encontrado la excusa veraniega perfecta para hacerlo. He unido libros y archivos sonoros y audiovisuales al tema y os juro que no está cogido por pelos sólo por querer salirme con la mía. A ver qué os parece…

Todo ha empezado porque desde hace tiempo quiero escribir sobre la banda británica Public Service Broadcasting, que toma su nombre del Service Broadcasting Public, el histórico sistema de producción de contenidos audiovisuales de la cadena pública de televisión de Estados Unidos, aunque le dieron la vuelta a los términos.

Public Service Broadcasting (fuente original: web del grupo)

El caso es que PSB utilizan archivos y vídeos de la BBC, el archivo del BFI o de la NASA para sus composiciones. Emplean piezas de transmisiones de radio históricas o cortes de propaganda antigua, locuciones de información pública y archivos sonoros de todo tipo para hacer canciones sobre los más variados temas: los mineros de Gales, el hundimiento del Titanic, la carrera lunar con los temas Sputnik o Gagarin. Y así un largo etcetera, del que sólo puedo decir que funciona a la perfección.

A la siguiente banda, The Books, la he descubierto elaborando el post, pero ya me la he llevado a mis favoritos. Este dúo crea composiciones musicales, habitualmente de estilo folk, aunque las mezclan con la electrónica o la música clásica y la acompañan con samplers de sonidos oscuros y cortes de discursos o partes cantadas, formando un collage oral y musical. Sus fuentes de archivo, a menudo, son librerías de sonidos propias con las que consiguen elaborar creaciones universales.

Un poco diferente es el caso de Kate Tempest, que se define como escritora de narrativa, dramaturgia y poesía, pero que también es intérprete de hip-hop y spoken word. Es la responsable de una letras cargadas de crítica social: el racismo, la situación actual de Reino Unido, el capitalismo, etc.

Podríais pensar que son temas arduos para que alguien te lance como cuchillos a los oídos, pero ella los presenta desde la tranquilidad, la no violencia. Aquí definieron su estilo “como Wu-Tang Clan recitando a William Blake”. No me atrevo a tanto, pero diré que Kate Tempest simplemente va poniendo las cartas sobre la mesa, sin artificios, mientras todo a su alrededor se desmorona.

Mantiene la misma forma de relatar desde su primer disco en 2014, Brand new ancients hasta el último publicado hace unos meses, The books of traps and lessons. Para qué cambiar nada si el mensaje llega y la fórmula funciona.

Podría decir que el siguiente es una versión de Kate Tempest en español, pero la verdad es que no lo es o no del todo. Se trata de la poesía cruda de Hovic Keuchkerian musicada por Pájaro Sunrise (Yuri Méndez), que bajo el título de Resiliente, vió la luz en formato libro (descatalogadísimo) y disco. Creo que es el trabajo conjunto de dos raras avis del panorama cultural actual de nuestro país. Una pequeña joya de realidad en medio un maremagnum de desencanto emocional.

Y por último, lo siento lo voy a hacer, sí, voy a meter aquí también a Rosalía. Es una debilidad personal. Ya sé que desde que publicó su segundo y último disco hasta ahora, El mal querer, es el perejil de todas las salsas, pero es que este disco tiene forma de libro o audiolibro, si queréis. Está compuesto por 11 canciones, que son 11 capítulos, que escuchados consecutivamente forman una historia de amor, desamor, muerte y redención. Todo muy lorquiano, otra debilidad.

Hasta aquí me ha dado de sí el tema. Espero que lo hayáis disfrutado. Desde mi retiro, os leo. Bueno, a lo mejor no, pero a la vuelta os leo. Seguro. Admito sugerencias musicales para mi lista de reproducción temática… desde algún lugar del mundo.

Rebeca Hernández

Redes Sociales en BiblogTecarios Documentalista especializada en audiovisual, fotografía y fuentes históricas. Además me interesa la edición, la gestión cultural, las iniciativas digitales y las acciones colaborativas.

2 Comentarios a “Archivos sonoros y audiovisuales y libros, mi excusa para compartir música

  1. Me ha encantado tu post!! 🙂 todos los grupos desconocidos para mí excepto Rosalía que desde que la he descubierto me ha enganchado a mi tmb 😉 Así que ahora me ha picado la curiosidad por descubrir a los demás! Por ahora me quedo con Kate Tempest. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *