Vídeo para redes sociales: guía de iniciación en la publicación y difusión

La editorial de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) ha publicado  el libro «Vídeo para redes sociales. Guía de iniciación en la publicación y difusión», dentro de sus manuales EPI-UOC de El Profesional de la Información para enseñar a personas sin experiencia a grabar, editar y colgar vídeos en las redes sociales, escrito por el profesor de la Universidad de Barcelona (UB) y coordinador del posgrado de Contenidos Social Media de la UB, Juan José Boté.

¿Qué podemos aprender con esta lectura?

En este manual se explican los pasos necesarios para crear vídeos y publicarlos en las redes sociales mediante dispositivos móviles, muy habituales entre adolescentes y no tan jóvenes. No obstante, no significa que aunque sean habituales, no se requieran ciertos conocimientos y habilidades.A lo largo de la lectura me he encontrado con  recomendaciones esenciales y prácticas, desde la concepción inicial hasta la elaboración del guion, así como consejos para la iluminación y el sonido, la elección de la red social o del programa de edición de vídeo y, por último, la promoción del mismo.

Según su autor, el libro «está pensado para personas que quieran iniciarse en el fascinante mundo de la publicación de vídeos sin disponer apenas de conocimientos previos», y he podido comprobar que efectivamente es así como os acabo de comentar anteriormente, y de hecho mucho más de lo que me esperaba.

¿Por qué te puede interesar este monográfico? Planificaión, plataformas de publicación, tipos de vídeos y mucho más.

Después de leerlo, recomendaría este libro sobre todo a las personas que quieran saber:

  1. Cómo empezar a dar tus primeros pasos en el mundo del vídeo.
  2. Cómo iniciarte en el mundo audiovisual empleando pocos recursos.
  3. Cuales son elementos imprescindibles antes y durante la grabación de un vídeo, así como en la posterior difusión y promoción.
  4. En qué redes sociales puedes publicar contenido audiovisual y cómo.

Como apunte tendremos que realizar una planificación antes de empezar a  grabar el vídeo e identificar los elementos a tener en cuenta antes de empezar como por ejemplo definir la audiencia, decidir el protagonista de la historia (real o personaje), crear un mensaje claro, establecer la duración del vídeo, determinar el presupuesto, escribir y revisar un guión, crear el storyboard, redactar una lista de escenas, seleccionar los escenarios, realizar un calendario de producción, no subestimar el tiempo de grabación, visitar las localizaciones con antelación, confeccionar un inventario de equipo disponible, determinar el equipo necesario, considerar el uso de maquillaje y planificar un calendario de publicaciones.

También es importante que conozcamos a fondo las plataformas existentes, para poder valorar en cual de ellas es mejor publicar nuestro contenido. En este caso se valora y analiza cada Plataforma para poder tomar una decisión. Las plataformas que se ven más en profundidad son: Amazon, Facebook, Instagram, InstagramTV, LinkedIn, Snapchat, TiKTok, Twitch, Twitter, Vimeo, y Youtube.

En cuanto a los tipos de vídeos que en este monográfico se tienen en cuenta son los Vlogs, entrevistas, tutoriales, vídeos de entretenimiento, vídeos musicales, vídeos de juegos o los comúnmente llamados gaming, los vídeos de reseñas de productos, los Live Streaming  (retransmisión en directo), los vídeos de efecto (Hyperlapse y Timelapse).

Después ya se valoran directamente la tecnología necesaria, y que es mejor que cada uno lo pueda valorar directamente con el manual, ya que cada causística es única y diferente.

Para poder conocer más a fondo la obra, hemos preguntado directamente al autor.Con su amabilidad habitual, Juan José Boté  responde a las preguntas que le planteamos sobre este libro. ¡Muchas gracias por tu amabilidad y rapidez! ¡Muchas gracias por tu tiempo Juan José!

Hablando con el autor

En el libro «Vídeo para redes sociales: guía de iniciación en la publicación y difusión» podemos conocer desde las Plataformas para publicar vídeos hasta los tipos de vídeos, la planificación, etc. ¿Pero esto que tiene que ver con las bibliotecas?

Las bibliotecas son un ente que tiene que promover sus servicios y a ser posible llenar sus espacios físicos. Una de las formas de promoción puede ser el vídeo. Tienen un escenario ideal, la mayor parte de las veces aislado del ruido, una iluminación que ayude precisamente a realizar buenos vídeos. Aunque no necesariamente tienen que grabar dentro de la biblioteca. Incluso en algunos casos no podrán.

¿Qué pueden hacer las redes sociales por la biblioteca?

Para que las redes sociales sean útiles a las bibliotecas, primero de todo tienen que tener unos objetivos definidos con un plan de contenidos detrás. Cada biblioteca tiene su personal. Unas tienen más y otras están más ajustadas de plantilla. Por lo tanto, adaptar el uso de redes sociales a cada situación. Si sólo se puede con una red social, pues usar solamente una. A partir de ahí, establecer qué tipo de contenidos se van a publicar, cuándo se van a publicar y a quién se va a dirigir esos contenidos. Por ejemplo, decidir si se va a realizar una estrategia basada en imágenes, en infografías, en vídeos o una combinación de las tres cosas.

Luego está el contenido en sí. Promocionar las actividades que crean, promocionar el uso del catálogo en determinadas fechas si es que hay material que corresponde. Por ejemplo, si llega carnaval es posible que una biblioteca tenga en su catálogo libros sobre disfraces o vídeos. Sería un momento interesante para crear un vídeo. Después de ese vídeo crear varias piezas como un podcast, una imagen o varias. Esas piezas irlas después promocionando a través de las redes sociales que se hayan elegido. Y aquí tenemos dos opciones: o dirigirlas hacia la web de la biblioteca o dirigirlas hacia el vídeo.

¿Cuál sería el objetivo principal que debe guiar a una biblioteca para que quiera realizar un vídeo para publicar en sus redes sociales?
Hay que pensar que el vídeo es un producto promocional más de la biblioteca y que lleva su tiempo de preparación. Los vídeos tienen que estar bien pensados, bien planificados y estructurados. El objetivo de la creación de vídeos es que el usuario venga a la biblioteca o que use sus recursos, los físicos como las salas o recursos en línea si es que tiene.
Una variable que tendrá que medir muy bien la biblioteca que se decida por el formato vídeo, es el tiempo de duración del vídeo. A más tiempo de duración del vídeo, más preparación. Pero si el vídeo es corto, hay que comprimir más la información. Habrá que mirar las métricas que nos facilite por ejemplo, YouTube y tomar alguna decisión. Y esto no se sabe hasta que se publican vídeos. Mi consejo seria empezar por vídeos cortos y observar qué sucede.
¿Será igual la elaboración de un vídeo para bibliotecas públicas que para bibliotecas universitarias?¿Cuáles serian las diferencias?

La respuesta directa para mí sería no. Son bibliotecas diferentes con públicos totalmente distintos, aunque en algunos casos puedan coincidir. A la biblioteca pública va cualquier tipo de persona. Por ejemplo, a una biblioteca pública de pueblo pueden venir los residentes en el pueblo, desde los críos que salen del colegio hasta los jubilados. Pero también personas que están de vacaciones en el pueblo y de todas las edades posibles. Plantear hacer vídeos para esta biblioteca, por ejemplo, podrían ser vídeos para ver parajes que están cerca del pueblo y cuyos libros consultables están en la biblioteca.

En cambio, a la biblioteca universitaria generalmente vienen estudiantes y profesores dónde muchas veces los servicios orientados para este colectivo son en línea con algunas excepciones como las zonas de estudio. Por ejemplo, para este colectivo serían útiles vídeos sobre los gestores de referencias que tiene contratados su universidad o como usar la señal Eduroam desde fuera de la universidad. Hay muchas bibliotecas universitarias que los han hecho.

¿Quién sería la persona indicada para asumir las nuevas funciones de edición de vídeos en una biblioteca?

Cada biblioteca tiene su organización. En cualquier caso, la persona que se encuentre más cómoda a nivel técnico. Y si pueden ser dos, una que lleve más el proceso creativo…ya sería ideal. En la edición del vídeo intervienen muchos factores. Por un lado el técnico y por otro el creativo. Las dos facetas las puede llevar una sola persona, pero tiene que encontrarse cómoda en esa función. Además tiene que pensar que va a tener que reciclarse constantemente. El mundo de vídeo es muy cambiante a nivel tecnológico y cada vez aparecen más herramientas que ayudan con el trabajo del día a día.

¿La creatividad podría suplir la falta de conocimientos técnicos de edición de vídeos en las redes sociales de una biblioteca?

Bajo mi humilde criterio es una respuesta difícil. El proceso de edición de un vídeo es el que es y por tanto es un apartado técnico. No sólo es cortar el vídeo, también es montarlo, arreglar planos, también existe un proceso creativo detrás. Ahora bien, la creatividad puede ayudar a que el vídeo salga mejor, sin duda alguna.

Si te pregunto por un vídeo que te haya gustado mucho de una biblioteca en el que se han cuidado todos los aspectos que citas en el libro… ¿Cual seria, aunque sea de hace tiempo?

Como cada día veo vídeos y de muy diferentes sitios y plataformas, no te puedo decir uno concretamente, pero sí una idea que vi hace un tiempo.  Se llama 25 LiteraRutes del Maresme, donde se exponía una ruta literaria a través de 25 sitios del Maresme.

¿Qué  se debe difundir en un vídeo sobre la biblioteca?  ¿Cómo hay que llevar a cabo la estrategia? ¿Por qué sería bueno su uso?

Una biblioteca tiene que pensar en qué servicios tiene y cuáles puede difundir a su público sin que les suponga una carga de trabajo adicional. Por ejemplo, si no se sabe por donde empezar una idea sería explicando los servicios que ofrecen. Por ejemplo, crear vídeos  desde cómo sacarse el carnet, cómo funciona el servicio de préstamo o cómo funciona el catálogo.  Muchas veces, llegas a una biblioteca y estás un poco perdido sobre los servicios que realmente tienen.  No todas tienen los mismos servicios.

Esos vídeos además de que corran por las redes sociales, tener una lista de reproducción a mano en los ordenadores que haya en la biblioteca, bien para que el usuario las vea o bien  tenerlas a mano para enviárselas por correo electrónico. Si en la biblioteca por lo que sea no hay ordenadores, tener un pequeño listado al alcance de los usuarios. Esto ayudaría no sólo en su visibilidad sino  en la atención al usuario.

¿Vídeos en instagram o canal de youtube en bibliotecas?¿Que opción seria mejor en cada caso?

Hacer un vídeo o varios lleva su tiempo. Los vídeos que se hacen para la plataforma YouTube no sirven para Instagram, hay que adaptarlos. Además el público en una plataforma u otra es diferente. Instagram está pensado para que los vídeos sean verticales más que horizontales. La cuestión es preguntarse dónde está el público de nuestra biblioteca. Si no están en Instagram, pues no tendría mucho sentido publicarlos allí. De todas formas, hay que medir mucho el esfuerzo antes de decidirse por una plataforma u otra.

¿Cual es la plataforma para publicar vídeos que mas has usado últimamente?¿Porque has elegido esa plataforma antes que otras?

Personalmente soy muy fan de YouTube más que de cualquier otra plataforma. Tiene su sentido. Los vídeos en YouTube aparecen en múltiples buscadores y además de que pueden aparecen en cualquier idioma si se configuran los metadatos del vídeo adecuadamente. Por ejemplo, los vídeos que se publican en YouTube aparecen en Google y Bing. Pero también aparecen en otros buscadores. Eso facilita que llegue a más gente. Publicar vídeos en otra plataforma, por ejemplo, como Instagram o Facebook no tiene el mismo efecto ya que se quedan en la plataforma y no se indexan en los buscadores.

¿Como podemos realizar una buena promoción del vídeo?

Esta pregunta me la hicieron hace poco en un programa de radio. Respondí que haciendo comunidad alrededor de la cuenta de la red social es la mejor forma de promoción y los asistentes se me quedaron mirando. Si hay una comunidad alrededor por ejemplo de una biblioteca, es más fácil que los usuarios vean el vídeo. Está en función de quién lleve la red social crear esa comunidad, que no digo que sea fácil. Claro está que, si la cuenta empieza de cero, la cosa es un poco más complicada.

Como hemos podido ver en esta entrevista, Juan José publica habitualmente vídeos en YouTube, Instagram TV y Facebook, y por eso es un gran especialista en la materia, y nadie mejor que él, para que nos inicie en este mundo que tiene tantas posibilidades si nos centramos en la rama documental. Un libro imprescindible si eres la persona encargada de llevar las redes de cualquier tipo de biblioteca.

Para poder poneros en contacto con el autor, os recomiendo estos canales de comunicación.

Blog
YouTube
Telegram, Twitter e Instagram: @jjbotev

Espero que me digáis si el tema de vídeo y redes sociales, es un tema que os interesa, y el motivo. Personalmente lo considero básico, como comunicación con el usuario, mucho más directo, creativo y que nos puede dar mucho juego para difundir tanto nuestros servicios y colección, como la Biblioteca en sí misma.
¡Hasta la siguiente reseña!

Marta García Rodríguez

Actualmente trabajo como Técnico en la Biblioteca Universitaria de la Universidad Camilo José Cela y estoy descubriendo qué es la centrada en la aplicación de la Agenda 2030 y los ODS en las bibliotecas universitarias. Casi siempre he trabajado como bibliotecaria, documentalista y community manager. Soy una amante de los libros, inquieta por naturaleza y apasionada de la fotografía y de los viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *