Se busca lector del siglo XXI: ¿Te animas con las apps?

¿Te animas con las apps?

Los cambios que experimenta el mundo de la lectura afectan tanto a los contenidos y los contenedores como a los lectores, los hábitos y formas de acceder a la lectura y la información, al cómo, al qué y al dónde leemos.

Pero más allá del dilema que suele plantearse entre el papel y la pantalla lo verdaderamente importante es, por una parte, el valor de las lecturas y las informaciones a las que accedemos, y por otra, la competencia, capacidad de comprensión y sentido crítico de los lectores y lo que la propia lectura les aporta.

En este contexto, merecen una atención especial las aplicaciones, por las características que plantean este tipo de materiales de lectura, el interés que suscitan sus propuestas en todas las edades y el diálogo que se puede establecer entre ellas y los soportes tradicionales de lectura.

A la par que la tecnología móvil se expande la oferta de aplicaciones también crece, tanto en número como en diversidad. Las app conforman un sector en alza que despliega un amplio abanico de funcionalidades para todos los públicos.

Según los datos que recoge el informe Apps en España publicado por The App Date en octubre de 2015, en nuestro país:

  • Alrededor de 28 millones de personas usan diariamente algún tipo de aplicaciones.
  • Cada día se descargan un total de 3,8 millones de apps.
  • La media de aplicaciones instaladas en cada móvil es de 30 y de 24 en cada tableta.

Como dato ilustrativo a nivel global, según la consultora IDC en el mundo se vendieron 44,7 millones de tabletas solamente en el segundo semestre de 2015. España, por su parte, aparece como líder en penetración de smartphones y tabletas en otros muestreos, como el elaborado por la Fundación Telefónica en 2015. Este informe sobre La sociedad de la información en España recoge que más de un 80 % de la población española dispone de un móvil inteligente y que es este el dispositivo más utilizado para descargar aplicaciones.

¿Para qué usamos las apps?

En la misma dirección apuntan los datos extraídos de la primera fuente mencionada, en la que se constata que el 84 % del tiempo que invertimos en el uso del móvil es para utilizar aplicaciones con distintos propósitos:

  • El 91 % para comunicarnos.
  • El 85 % para consultar el correo.
  • El 72 % para interactuar en las redes sociales.
  • El 52 % para realizar actividades de entretenimiento.

¿Dónde usamos las apps?

El ámbito personal es en el que las aplicaciones tienen una mayor implantación, aunque su presencia crece progresivamente en otros espacios, incluidos el educativo y el bibliotecario:

  • Cada vez son más las experiencias de uso de las aplicaciones en el aula, mediante tabletas preferentemente. Aunque el ritmo pueda percibirse lento el aumento de la presencia de estos dispositivos en las aulas no resulta desdeñable. Como frenos se apuntan razones de diversa índole, desde el estancamiento en la inversión de recursos educativos en nuestro país a las dificultades que todo cambio metodológico comporta.
  • El desarrollo móvil como prioridad en los planes estratégicos de las instituciones académicas se supone que ha de tener un fuerte impacto en el futuro de las aplicaciones. Así lo indica el Informe Horizon de 2015 dedicado especialmente a las bibliotecas, en el que la priorización de los contenidos móviles y su difusión se plantea como una de las tendencias clave del desarrollo de las bibliotecas académicas y de investigación de todo el mundo.
  • El influjo de esta tendencia en la comunidad de bibliotecarios, escolares y públicos, se plasma igualmente en el desarrollo de aplicaciones propias y en la extensión de la política del BYOD (bring your own device) a los programas y servicios bibliotecarios, lo que por aquí formulamos como Trae Tu Propio Dispositivo.

Apps para niños

Especial interés merece el devenir del sector de las aplicaciones dirigidas al público infantil. Es una oferta que, entre otros aspectos, enriquece las opciones de lectura y de expresión oral y escrita de niños y jóvenes, como sugieren las profesoras Araceli García-Rodríguez y Raquel Gómez-Díaz: “Aprovechando su fascinación por la tecnología y sabiendo que la lectura, además de favorecer su desarrollo, es un buen entretenimiento, las tabletas y las aplicaciones de lectura se pueden convertir en una herramienta para fomentar el hábito lector”.

En la obra Lectura digital infantil: dispositivos, aplicaciones y contenidos, recientemente publicada por la UOC en su colección EPI, las mencionadas autoras destacan cómo el fenómeno de la conectividad móvil tiene como protagonistas de primera línea a los más pequeños. La cifra de presencia de tabletas en el 77 % de hogares españoles con niños, tres de cada diez, sirve para hacerse idea de la extensión del uso de estos dispositivos en el entorno de los menores y del que los niños pueden hacer de él.

Despejar interrogantes

Pero en el empeño por forjar el lector del siglo XXI surgen dudas, se generan incertidumbres y se padecen ciertos vértigos. Tanto en el ámbito familiar como en la escuela y la biblioteca afloran cuestiones que no siempre son fáciles de despejar. Entre padres y madres, docentes y bibliotecarios pueden surgir muchas preguntas en relación con las aplicaciones: ¿Cómo identificarlas, cómo acceder a ellas?¿qué tienen que ver con la lectura convencional y qué aportan de nuevo?¿qué podemos hacer con ellas para sacarles el máximo partido?…

En la obra mencionada y de forma sucinta en la infografía ¿Te animas con las apps? podemos  encontrar respuesta a estas y otras preguntas. Son ambas útiles herramientas que pueden resultar de gran ayuda para desenvolvernos de forma más eficaz y segura entre la variopinta oferta de las aplicaciones.

La infografía está producida por la consultora Elisa Yuste y el grupo de investigación E-Lectra, a través de un proyecto de investigación financiado  por la Fundación Solórzano de la Universidad de Salamanca. El objetivo que se plantea este grupo de profesionales relacionados con la lectura digital y el público infantil y juvenil, al que tengo el gusto  de pertenecer, es explorar las nuevas formas de lectura y compartir en concreto las posibilidades que encierran las aplicaciones.

Como se afirma en la presentación de la citada infografía las aplicaciones son nuevas y complementarias formas de acercar historias, proporcionar conocimientos y desarrollar competencias y destrezas.

En la presentación de este material también se pone de manifiesto la importancia de la actual oferta de aplicaciones para el público infantil y juvenil, que se caracteriza:

  • Por la riqueza y diversidad que aporta la interrelación de los diferentes códigos que las componen: textual y gráfico, ilustraciones, animaciones, vídeos, sonido y música.
  • Por la amplitud de funciones a las que responden: para leer, escuchar, ver, escribir, aprender, crear, jugar, comunicarse o compartir y disfrutar en compañía.

La infografía se ofrece como una ayuda para responder a algunas de las preguntas que bullen en la cabeza de madres, padres, docentes o bibliotecarios  en torno a las aplicaciones: cómo conseguirlas; cuándo y cómo presentárselas a los niños y niñas; qué las caracterizan y cómo aprovecharlas al máximo.

Su contenido está estructura en tres bloques:

  • Con qué empezar: Aspectos que hay que considerar respecto al contenido, la forma de adquisición, seguridad, privacidad y calidad
  • Cuándo y cómo empezar: se ofrecen pautas y consejos respecto al tiempo de contacto con los dispositivos electrónicos y los niveles de autonomía según la edad y las medidas de control parental que se pueden establecer.
  • Qué hacer: apunta las múltiples posibilidades que ofrecen las aplicaciones para buscar y navegar entre sus contenidos, cómo interactuar con ellos y hacer anotaciones, así como las opciones de personalización que puede ofrecer.

La infografía está disponible para su descarga en el portal AppTk, recomendador de apps para niños y jóvenes sobre el que, con más tiempo, detendremos la mirada en una próxima entrega.

¡Buen appetito!

Luis Miguel Cencerrado

Coordinador de reseñas en BiblogTecarios Bibliotecario, formador, asesor y apptekario navegando en los mares de la lectura analógica y digital, su promoción, las bibliotecas públicas, infantiles y escolares.

2 Comentarios a “Se busca lector del siglo XXI: ¿Te animas con las apps?

  1. Hola, Me llamo Daniela autora por TangibleFun del cuento-app: ‘Niní aprende a contar’, seleccionado entre las 10 mejores apps infantiles desarrolladas en España, premiada dentro del Festival de Comunicación El Chupete de este ano 2016.
    Me gustaría mucho que tus lectores conociera nuestro cuento, os dejo el link a nuestra página http://www.tangiblefun.com
    Hay una seccion que llamamos LA MOCHILA de TangibleFun donde encontrar manualidades para niños relacionados con nuestras aplicaciones educativas. ¡Para jugar y aprender en casa, en la escuela o mejor al aire libre!
    Un saludo y enhorabuena para tus articulos.
    Daniela

    1. Gracias, Daniela, por la información compartida acerca de vuestro trabajo y sobre la aplicación educativa que presentas, de la que tomamos buena nota para conocerla de primera mano. Igualmente te agradezco el interés por el contenido del artículo, me alegra que te haya gustado. Un saludo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *