Bibliotecas escolares y préstamo digital en España

Uno de los retos que las bibliotecas escolares tienen ante sí es el de profundizar en los procesos de transformación digital. Se trata, al igual que en el caso de los otros tipos de unidades de información, de un fenómeno poliédrico que afecta a estos servicios bibliotecarios desde muy diferentes perspectivas: la conformación y gestión de la colección, el diseño y prestación de servicios o la oferta de actividades además de otros aspectos significativos de su concepción y labor. De ese conjunto de aristas, el desarrollo de colecciones híbridas, a caballo entre el papel y la pantalla, el espacio físico y el digital, es uno de los frentes más acusados de influencia del devenir digital. En este, como en otros aspectos, las bibliotecas escolares comparten tarea tanto con las bibliotecas públicas como con las universitarias.

Exponente de dichos procesos de transformación y desarrollo de las colecciones, y por ende de los servicios generados a partir de ellas, son las soluciones que se van implementando en torno al préstamo digital, de las cuales no faltan interesantes ejemplos en el ámbito de las bibliotecas escolares.

Los servicios de préstamo digital arribaron a las bibliotecas públicas españolas de la mano de la plataforma eBiblio, que en 2011 presentó el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Poco después surge eLiburutegia, que en 2014 se diseña específicamente para la Red de Lectura Pública de Euskadi.

Sin dejar pasar mucho tiempo y siguiendo la estela de estas ofertas de lectura digital, en el ámbito de las bibliotecas escolares surgen similares plataformas de préstamo digital que progresivamente van cobrando creciente relevancia en las comunidades autónomas en las que están implantadas:

  • La primera fue Librarium, plataforma que la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura echa a andar durante el curso 2017/18.
  • La segunda iniciativa fue la biblioteca digital Odisea, en este caso impulsada por la Consejería de Educación del Gobierno de Navarra, que inicia su andadura en el mes de febrero del curso 2019/20.
  • Y unos meses después de la navarra una tercera propuesta vino a completar la terna, apadrinada en esta ocasión por la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias y bautizada como BiblioEduCan.

Este abanico de propuestas surgen en tres territorios diferentes, las tres promovidas por administraciones de carácter autonómico y compartiendo todas ellas el objetivo común de acercar fondos digitales de diversas tipologías a sus respectivas comunidades educativas. En las presentaciones de estas plataformas, en cada caso se define la oferta como:

Son formulaciones distintas pero complementarias que giran en torno a un objetivo principal compartido, el de dotar a las bibliotecas escolares de un entorno virtual a  través del cual dar acceso a contenidos digitales de ficción y no ficción a fin de complementar las colecciones físicas compuestas por materiales de lectura y de información en formatos tradicionales.

El juego de las semejanzas y las diferencias

El comportamiento de las tres plataformas arroja grandes similitudes derivadas de que comparten un diseño conceptual y tecnológico común de partida, adaptado y personalizado a las necesidades y requerimientos de cada proyecto territorial.

Esa matriz común de la plataforma justifica que se observen numerosas similitudes en las características de las tres ofertas, de sus dotaciones, prestaciones y dinámicas que se generan en torno a ellas.

En relación a sus destinatarios:

La primera y más general semejanza que se constata es que las tres se dirigen a las comunidades educativas de los centros educativos de enseñanza no universitaria de sus respectivos territorios. En virtud de esta premisa compartida, el conjunto de docentes más el alumnado y las familias de los centros educativos públicos de cada una de estas comunidades pueden beneficiarse de estas plataformas de préstamo digital, no solamente para disponer de materiales de lectura sino también para implementar diversas dinámicas de trabajo individual o en grupo como las que se comentan más adelante.

En las declaraciones de los responsables de estos proyectos se resalta además, el carácter de equidad que impregna a estas plataformas de préstamo y lectura digitales, que se pone de manifiesto en el hecho de facilitar al máximo la accesibilidad del alumnado a la lectura, reforzando la igualdad de oportunidades de todos los alumnos y mitigando trabas o diferencias derivadas del contexto familiar o de la dispersión territorial de la población, como por ejemplo se apunta en el caso extremeño.

En relación a su accesibilidad:

La herramienta se define en los tres casos como multiplataforma. Esto quiere decir que las funcionalidades de estas bibliotecas digitales resultan plenamente accesibles desde diferentes dispositivos, ya sean ordenadores, lectores dedicados o teléfonos móviles. En relación con esta versatilidad se ofrece acceso a ellas a través de sus páginas web o mediante las aplicaciones desarrolladas para entornos IOS y Android, disponibles para su descarga gratuita en la Apple Store y Google Play.

Otra de las virtudes destacadas es que la biblioteca digital garantiza igualmente la accesibilidad para las personas con discapacidad visual. En este sentido, sus contenidos pueden ser leídos o escuchados, de forma directa o combinada con otras aplicaciones externas, lo que amplía las posibilidades de uso y disfrute de la herramienta.

En todos los casos el sistema de préstamo es gratuito para toda la comunidad de centros públicos a los que se dirigen los proyectos y la lectura de libros prestados puede hacerse con conexión a internet, en streaming, o mediante descarga previa del ejemplar en modo offline.

En relación a sus contenidos:

En cuanto a su dimensión cuantitativa, el lanzamiento de las plataformas se hizo con una dotación de recursos que oscila entre los 5.000 títulos del caso navarro y los 8.000 del extremeño.

La oferta de partida se compone de materiales de lectura de ficción y de no ficción dirigidos tanto a alumnos como a docentes, seleccionados en razón de los objetivos perseguidos de fomento de la lectura y facilitar el acceso a materiales de consulta para uso de los niveles educativos de Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria y Bachillerato, desde una perspectiva transversal, interdisciplinar y multilingüe.

La tipología de las obras es diversa, disponiendo de libros electrónicos, revistas digitales de divulgación científica y social y el acceso a audiolibros. En todos los casos se enfatiza el contenido multilingüe de las colecciones, destacando la presencia de textos en castellano, inglés, francés, alemán, italiano y también el euskara, en el caso particular de Odisea. En este sentido se insiste por parte de los equipos responsables en las oportunidades que la plataforma ofrece en relación con la enseñanza de las primeras y segundas lenguas.

En relación a las dinámicas que generan:

Los promotores de estas plataformas insisten también en el hecho de que, más allá del uso personal y libre de la biblioteca digital, esta herramienta proporciona también al profesorado la posibilidad de llevar a cabo actividades y de plantear ejercicios orientados a profundizar en el desarrollo de las competencias de comprensión lectora y de expresión escrita de los alumnos.

También se presenta la plataforma como un entorno de trabajo y actividad que propicia la mejora de las prácticas de lectura y escritura a través de funcionalidades como la posibilidad de creación de clubes de lectura con los alumnos de un aula o del conjunto del centro educativo.

De igual manera, en mayor o menor medida en las tres comunidades, desde la plataforma se promueve y da soporte a otro tipo de actuaciones, como el desarrollo de proyectos relacionados con ‘Lectura en familia’ para implicar y favorecer la lectura compartida entre el alumnado y los miembros de su entorno familiar.

¿Qué sabemos sobre su uso?

En el caso concreto de Librarium, la experiencia que cuenta con mayor recorrido de las tres plataformas de préstamo digital implantadas en el ámbito educativo, se dispone ya de un conjunto de datos significativo para analizar y valorar su impacto en los centros educativos extremeños participantes en el proyecto.

En la Jornada Leer en las aulas, organizada recientemente por la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil se hizo un balance del funcionamiento de la plataforma de préstamo digital de Extremadura y del uso que de ella hacen los centros escolares a los que se dirige. En este caso, la participación en el proyecto se canaliza a través de Rayuela, la Plataforma Integral Educativa de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura.

En dicho marco, Casildo Macías, jefe de sección de Bibliotecas Escolares en la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura, hizo una valoración muy positiva del desarrollo de la experiencia de incorporar lo digital a las bibliotecas escolares bajo el proyecto Librarium.

En su intervención, el responsable e impulsor de la plataforma extremeña mostró su satisfacción por el comportamiento de Librarium desde su puesta en marcha hasta la actualidad en una doble vertiente, tanto como plataforma de préstamo digital como en su consideración como herramienta para la creación y desarrollo de clubes de lectura en las bibliotecas escolares de Extremadura.

Los datos aportados muestran la buena aceptación de la iniciativa y el progreso que se observa desde su lanzamiento en 2017 hasta el presente año:

  • Crecimiento de la colección desde los 8.000 libros de partida a los 12.000 disponibles en 2019.
  • Alto grado de disponibilidad de las obras, ya que un 92 % de los títulos tienen disponibilidad plena al haberse optado por la modalidad del pago por uso.
  • Se cuenta además con una dotación de 4.000 tabletas y 4.200 lectores (ereaders) a disposición de los centros escolares participantes.

Los responsables de la biblioteca digital educativa destacan que es una de las plataformas digitales con más títulos y préstamos de España, reconocida como buena práctica por la UE, consideración que viene avalada por los datos que arrojan las estadísticas más recientes:

  • Desde su puesta en marcha en noviembre de 2017, se han registrado 33.767 altas y 27.015 usuarios activos, lo que supone una alta tasa de actividad.
  • Casi 350.000 visitas a la plataforma, cifra también considerable que muestra el interés por la herramienta.

En cuanto al movimiento observado en relación con el uso de la plataforma en el periodo 2017-2019:

  • Se computan 115.702 préstamos realizados.
  • Se han registrado 4.975 reservas.
  • Y se han realizado 3.434 descargas.

En relación con el desarrollo de dinámicas grupales y apoyo a proyectos también se observan cifras positivas:

  • El número de clubes de lectura virtuales de ‘Librarium’ se ha incrementado desde los 175 creados inicialmente a los 900 actuales en los que participan activamente más de 10.000 alumnos y alumnas.
  • Asimismo, la plataforma da cobertura a programas desarrollados con éxito como la campaña ‘Leer en Familia’, en cuya presente edición se han inscrito 45.614 escolares de 400 colegios, y el Concurso de Lectura en Público, en el que el pasado curso participaron 406 alumnos y alumnas de 84 centros educativos.

La buena acogida de estas iniciativas y la inmejorable salud que denotan los datos que conocemos de la que tiene mayor recorrido demuestran la capacidad que tienen las bibliotecas escolares para afrontar de forma satisfactoria y competente su cometido y encarar con éxito los retos a los que han de hacer frente. Eso sí, siempre que haya reconocimiento de su existencia y se las dote del conjunto recursos que precisan para desarrollar plenamente sus funciones, claro está.

Por otra parte, a través de la creación y desarrollo de esta dimensión complementaria de la biblioteca escolar “en la nube” se va tejiendo una oferta más completa y variada de herramientas, contenidos y recursos que permiten, sin duda, dar una mejor respuesta a las necesidades y demandas derivadas del crecimiento sostenido de la lectura digital.

Una oferta, no olvidemos, que debe ir acompañada de programas de estímulo, desarrollo y refuerzo de las competencias de lectura y escritura del alumnado, en papel y en digital.

 

Luis Miguel Cencerrado

Coordinador de reseñas en BiblogTecarios Bibliotecario, formador, asesor y apptekario navegando en los mares de la lectura analógica y digital, su promoción, las bibliotecas públicas, infantiles y escolares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *