El Valor Agregado de los libros

Este es un post emergente. Surgió mientras terminaba el que tenía planeado publicar. Y me encontré con esta noticia de la BBC: “Lo que cuesta leer en uno de los países con el mayor impuesto al libro“.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es un impuesto al consumo, que se aplica a la venta de cosas, a la prestación de servicios y a las importaciones de ciertos bienes.Los impuestos al consumo gravan al acto de consumir bienes y servicios: tanto alimentos, bebidas, indumentaria, artículos de tocador y perfumería, combustibles, servicios públicos, seguros, etc.”

IVASin embargo en algunos países hay productos y servicios que están beneficiados por una rebaja del IVA y en otros estos productos y servicios están exentos del impuesto. Como se muestra en la nota, frente al 19% de Chile los porcentajes del IVA son en “España (4%) o Portugal (5%), y sólo se le acercan Guatemala (12%), República Dominicana (12%) y El Salvador (13%), mientras que en Sudamérica hay pares que no gravan a estos productos como Argentina, Uruguay o Brasil.”
En Argentina la  Ley Nº 20631 Ley de impuesto al valor agregado: art. 7 dispone que quedaran exentos del gravamen “Libros, folletos e impresos similares, incluso en fascículos u hojas sueltas, que constituyan una obra completa o parte de una obra, y la venta al público de diarios, revistas, y publicaciones periódicas…”
Y leyendo la nota me disparó a pensar algunas cuestiones que se encuentran muy bien planteadas a mi gusto.
Las opciones ante un elevado impuesto que repercute en el precio de los libros, este caso en Chile. Que determinadas librerias ofrezcan un “dos por uno”, o un servicio de recambio (tambien existe en otros paises). Y los infaltables servicios bibliotecarios con el Bibliometro  para los usuarios del metro o el tren, donde pueden acceder a mas de 1000 títulos y como funcionan en red, pueden retirar y devolver en todos los puntos.Por otro lado me estuve informando sobre la campaña “Libros sin IVA” donde se expone claramente la necesidad de actuar con respecto a un impuesto tan elevado ya que como dicen en su manifiesto “el libro no es un producto cualquiera, tiene efectos positivos difíciles de cuantificar, y que en el soporte que sea, impreso o digital, sigue siendo uno de los principales vehículos del conocimiento, de entretención y de construcción de una ciudadanía reflexiva e inclusiva.”Personalmente noticias como estas me dejan una doble sensación, como tantas otras cosas que estan pasando a nivel de políticas económicas, por acá y por allá. Ver que las decisiones de “arriba” no siempre tienen en cuenta el perjuicio al ciudadano, que quiere leer, informarse, estudiar, etc. etc. y por otro lado, saber que siempre van (vamos) a estar “al pie del cañon” trabajando, innovando, aportando algo de ayuda, como organizaciones o como individuos, desde lo profesional o lo personal.Mi granito de arena, a la distancia que en este mundo ya no es tanta. Porque creo posible un mundo en donde aprovechar el valor de los libros no cueste caro.

PD: Tanto a @Bibliometro como a @librossinIVA los pueden seguir en Twitter.

Jessica Soledad Castaño

Me centraré en dar a conocer algunas bibliotecas de Argentina, principalmente las hospitalarias y tambien un poco de populares, públicas, etc. Publicaré algunas entrevistas de personajes del ámbito de la documentación en mi país y veremos como es la enseñanza de la bibliotecologia por acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *