Ser bibliotecario como forma de sanación

Mónica BarrosoLa colega argentina Mónica Barroso fue diagnosticada con ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), una enfermedad progresiva que aún no tiene cura, por la que van disminuyendo las capacidades motrices.

“La primera reacción fue no entender el porqué, por qué a ella, y luego entró en depresión”, cuenta la psicóloga que la apoyó en todo el proceso. Como método terapéutico le propuso terminar su carrera en curso (le quedaban tres materias) y seguir trabajando en la biblioteca del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación Argentina.

Con mi apoyo como su jefe y amigo más el de sus compañeros, logró cambiar sus tareas en el ámbito laboral de acuerdo al avance de la enfermedad y los esfuerzos necesarios para recibir el ansiado título académico. “Era una cuenta pendiente conmigo”, cuenta Mónica en el documental El valor de cada día que narra su historia.

En principio no quería siquiera mostrar su imagen y su lucha. Sin embargo, una vez que lo hizo, su entereza y entusiasmo le valieron numerosos reconocimientos:

Su trabajo de referencista (por 34 años) y su centro de estudios, como grupos de pertenencia, fueron los pilares que la conectaron con la vida. Realizar su trabajo y conseguir el título fueron las motivaciones para seguir adelante, aún con un pronóstico completamente desalentador.

En medio de nuestras carreras cotidianas y rutinas diarias, ¿tomamos conciencia y la justa valoración de todo lo que implica en nosotros el contacto diario con nuestros colegas y usuarios? ¿La satisfacción de brindar un buen servicio? ¿La motivación de aprender algo nuevo? ¿El rol de nuestros compañeros de estudio como sostén y apoyo continuo?

Tristemente, el 9 de abril falleció. Luego de los trámites correspondientes llegó el título oficial certificado por las autoridades educativas que dan fe del fruto de su esfuerzo, lo cual constituye la prueba cabal que, aun en medio de un gran dolor físico y emocional, el logro personal es posible.


Antonio Martín RománAntonio Martín Román. Lic. en Bibliotecología y Documentación, Universidad Nacional de Mar del Plata. Bibliotecario Nacional (ENB). Presidente de la Asociación Civil de Bibliotecarios Jurídicos (ACBJ). Coordinador de Red de Bibliotecas Jurired. Vocal titular de la Asociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina (ABGRA). Miembro coordinador del Tesauro Cooperativo de Derecho Argentino (TCDA). Jefe de Departamento de Biblioteca y Centro de Documentación del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación Argentina. Profesor de la materia Biblioteconomía II en el Instituto de Formación Técnica Superior Nº 13 (Buenos Aires).

Firmas invitadas

Firmas invitadas de Biblogtecarios

7 Comentarios a “Ser bibliotecario como forma de sanación

  1. Es muy importante contar la historia de Mónica y su relación con la bibliotecología desde siempre pero más durante su enfermedad. Es claro que con su esfuerzo personal y con el apoyo que le dieron recibió todo lo bello que le podía dar la bibliotecología. Valiosa nota, Martín, también para ejemplo de cómo comportarnos ante situaciones parecidas.

  2. La verdad dificil de explicar¡¡ pero un gran ejemplo para muchos que no tenemos la fuerza y el coraje necesario para alcanzar ciertos objetivos, me incluyo¡
    En cuanto al aporte del profesor muy valioso¡¡¡¡ felicitaciones ¡¡¡

  3. Gracias por contar la historia de Mónica, estoy diagnosticada de ELA desde Enero y leer esta historia me ha dado fuerzas para seguir luchando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *