Escape room como actividad para fomentar el Acceso Abierto

Desde hace muchos años, las bibliotecas, sobre todo las académicas y especializadas, nos enfrentamos con la tarea de impulsar el movimiento de Acceso Abierto a las publicaciones científicas entre nuestros usuarios: explicarles en qué consiste, las distintas vías para alcanzarlo, los mandatos de los organismos financiadores, incluso somos las encargadas de crear y mantener los repositorios institucionales, pero muchas veces sentimos que nuestro mensaje no llega a los usuarios.

Hace unos meses, buscando información sobre nuevas maneras de fomentar el Acceso Abierto, encontré un artículo[1] en el que se describía una actividad de Escape Room que habían elaborado en la biblioteca de la Universidad de Essex para promocionar el Acceso Abierto entre sus usuarios. Un Escape Room es un juego físico e interactivo en el que los jugadores usan claves, pistas y estrategias para resolver una serie de enigmas con el fin de “escapar” de una sala. La mayoría de estos Escape Rooms están tematizados. En nuestro caso el hilo conductor es el Acceso Abierto y en particular las vías que existen para alcanzarlo: la Vía Dorada y la Vía Verde.

Como no podía ser de otra manera al tratarse de una actividad que fomenta el Acceso Abierto, las instrucciones y los materiales necesarios para realizar la actividad se depositaron en Figshare[2] con una licencia Creative Commons (CC-BY).

Así que, con toda esta información en la mano, me propuse adaptar esta actividad para poderla realizar entre los investigadores de mi centro, el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), con la idea de que al ser una actividad lúdica y no un curso o seminario, generaría interés, o al menos curiosidad.

Tras descargar y estudiar todo el material, traduje las partes necesarias para poder realizarlo en el CNIC. Lo primero que necesitaba era encontrar el lugar para desarrollarlo. Elegí una sala común de ordenadores, puesto que de esta manera tendríamos todo el espacio para nosotros y daría a los jugadores más libertad de movimiento. Tras unas semanas preparando los materiales, manualidades incluidas, se realizó la primera prueba del funcionamiento del juego. Para ello conté con cinco voluntarios que se ofrecieron a realizarlo y a proporcionar comentarios y sugerencias de mejora. Tras esta primera sesión, realicé cambios en alguna de las pruebas y aproveché que estaba próxima la Semana Internacional del Acceso Abierto (21 al 25 de octubre de 2019) para ofrecer la actividad a los usuarios del centro.

                                     Sala preparada para la realización del Escape Room

Desarrollo de la actividad:

La idea original era hacer cinco sesiones, pero gracias a la buena respuesta, se amplió a ocho. En cada uno de los grupos participaron entre cuatro y seis jugadores, hasta un total de 41.

Al comienzo del juego el anfitrión (en este caso yo) les esperaba en la puerta. Tras una pequeña charla para saber si tenían conocimientos previos sobre Acceso Abierto y sobre la dinámica de los Escape Rooms los jugadores pasaban a la habitación.

Una vez dentro se les explicaba la situación: se encuentran en el futuro y el Acceso Abierto, en la llamada Vía Diamante, es una realidad. Toda la investigación está en abierto y sin coste para el lector y para el autor. Pero un villano ha bloqueado toda la investigación del centro. Los jugadores deberán elegir entre la Vía Verde o la Vía Dorada para desbloquearlo todo de nuevo. A partir de este momento, los jugadores tendrán que ir resolviendo los enigmas para poner de nuevo en Acceso Abierto los artículos, las actas de congresos, los datos de investigación y los libros. Cada grupo contaba con una hora de tiempo para resolver todos los enigmas y terminar el juego. Todos terminaron con éxito.

                                 Grupos de jugadores resolviendo los distintos enigmas

Al terminar el juego, se realizó con cada grupo una pequeña charla informal en la que se comentaron los conceptos aprendidos: las dos vías para el Acceso Abierto (Verde y Dorada), los APC, los mandatos, las revistas depredadoras, los repositorios… De esta manera se consiguió establecer un diálogo entre el anfitrión y los jugadores donde se resolvieron dudas y se asentaron los conocimientos adquiridos. Además, se aprovechó el momento para dar a cada uno de los asistentes una hoja informativa con los temas tratados durante el juego.

Respuestas de los usuarios

La actividad tuvo una gran aceptación entre aquellos usuarios que la realizaron. Según la encuesta que se realizó posteriormente, el 94% otorgó la mayor puntuación en la pregunta de satisfacción general de la actividad.

Todos ellos consideraron que habían aprendido sobre Acceso Abierto; en particular sobre las vías para alcanzarlo y sobre nuestro repositorio institucional, Repisalud.

Además, en los comentarios libres, los participantes señalaron que les había gustado y sorprendido el formato y que les había hecho aprender a la vez que se divertían. También vieron positivo el participar en una actividad de colaboración con gente con la que no trabajan habitualmente.

                                  Foto final de todos los participantes en la actividad

¿Y ahora qué?

Una vez terminó la Semana Internacional del Acceso Abierto pensé que la mejor manera de terminar este proyecto sería traducir al completo las instrucciones y los materiales y ponerlos a disposición de cualquier otra biblioteca que quiera realizar la actividad. Para ello, contacté con la autora del Escape Room original para hacerle partícipe del éxito de la actividad, comunicarle mi intención de traducir las instrucciones y el material al español y compartirlo con la misma licencia Creative Commons en nuestro repositorio institucional. La traducción no es literal, puesto que he añadido los cambios que realicé en alguna de las pruebas y el resultado lo podéis encontrar aquí: Escape Room sobre Acceso Abierto[3]

¡Espero que os resulte útil y os animéis a realizarlo!

Bibliografía:

[1] Sundsbø, Katrine. 2019. “Open Access Escape Room: The Key to OA Engagement?”. Insights 32 (1): 8. doi: https://doi.org/10.1629/uksg.459

[2] Sundsbø, Katerine. (2018, November 19). Open Access Escape Room – Instructions (Version 1). Figshare. doi: https://doi.org/10.6084/m9.figshare.7359398.v1

[3] Sundsbø, K., & Maseda, I. (2019). Escape Room sobre Acceso Abierto. Instrucciones y materiales. handle: http://hdl.handle.net/20.500.12105/8596

 


Irene Maseda es licenciada en Filología Hispánica (UAM) y cuenta con un Máster Universitario en Bibliotecas y Servicios de Información Digital (UC3M). Actualmente es la responsable del Servicio de Documentación Científica del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC). Forma parte del grupo de trabajo BiblioVisibilidad de la Asociación de profesionales de las bibliotecas y centros de documentación de Ciencias de la Salud en la Comunidad de Madrid, BiblioMadSalud.


Firmas invitadas

Aquí podéis leer los artículos de Firmas invitadas a BiblogTecarios. Autores relevantes del mundo de la Información y Documentación que no te recomendamos desde nuestro blog. Si quieres ser firma invitada, contacta con nosotros.

Un comentario a “Escape room como actividad para fomentar el Acceso Abierto”

  1. Gran post. El poder del juego como herramienta de aprendizaje queda patente en este post. Además me alegro que no se haya usado la palabra gamificación, porque es un claro ejemplo de como el juego en sí mismo tiene el poder de promover el aprendizaje y la reflexión. Que además el diseño sea colaborativo y abierto es lo más! ¡Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *