Testimonios de una pandemia: refleja tu tiempo para construir nuestra memoria

¿No sería extraordinario tener los testimonios directos y coincidentes en el tiempo histórico de las personas que vivieron en nuestra región la invasión napoleónica, la pérdida de Cuba y Filipinas, la irrupción de la gripe de 1918, el golpe de estado del 1936 o la noche del 23-F? Se preguntan los colegas del Museo Etnográfico de Castilla y León (MECYL), de donde sale la iniciativa “Testimonios de una pandemia”, que yo he tomado como título de este post.

Dicen nuestros compañeros, los archiveros de Castilla y León, que estamos viviendo un tiempo que nos transformará y que necesitará ser explicado. Nuestras vivencias se convertirán en testimonio y seremos historia. Después de un tiempo nuevo, durísimo, triste e inesperado que ha paralizado el mundo, es importante dejar nuestro testimonio para que cuando todo esto pase las cifras tengan explicaciones y nombres, rostros y vidas cosidos a ellas, desde el trabajo público y privado de lucha contra la enfermedad o los servicios ciudadanos, a la solidaridad común o a la vida en nuestros espacios domésticos.

Como recogen en el mencionado Museo Etnográfico de Castilla y León ( MECYL), Unamuno ya advirtió del gran interés que ofrecía prestar atención a la intrahistoria, al desarrollo de la vida en una escala humana, en el universo del día a día de las gentes (de la vida tradicional, establecía él), frente a la Historia oficial de los titulares de prensa y de las grandilocuentes narraciones históricas en las que hemos sido instruidos. Habitualmente la historia oculta esta escala humana de los grandes acontecimientos, lo no narrado en los informativos y periódicos masivos, las costumbres, experiencias y sentimientos de las personas que viven en sus propias carnes los procesos históricos a ras de suelo.

La pieza superior de La Gran Meditadora, la falla municipal de Escif, Manolo Martín y José Ramón Espuig, salvada como símbolo de lucha contra el coronavirus. Las fallas fueron uno de los primeros eventos en suspenderse, después irían todos los demás.

Al igual que si nos proponemos escudriñar y entender un poco mejor las complejas realidades en las que se desarrollan nuestras vidas, no podemos obviar el interés de las cuestiones sociales, culturales, políticas y económicas en el contexto de las grandes dimensiones de lo global, del sistema-mundo, de las realidades supranacionales, etcétera; hace décadas que es indiscutible la necesidad y el interés del análisis de la vida diaria de las gentes dentro de contextos más reducidos e inmediatos. Autores como Gramsci o Walter Benjamin, o los miembros del proyecto anglosajón de los Estudios Culturales, aportaron mucha luz a las ciencias sociales y a las humanidades, al reivindicar la importancia del análisis de la experiencia cotidiana de la gente como objeto de análisis cultural. En este proyecto lo cotidiano es una cuestión de dimensión, de escala humana, porque los tiempos que corren y que compartimos son extraños y extraordinarios para todos nosotros.

Que estamos atravesando uno de esos momentos que marcan grandes cambios culturales, sociales y económicos no se nos escapa a nadie. Uno de esos momentos que será recordado durante mucho tiempo y que será objeto de análisis y reflexión a lo largo de décadas, un momento que nos transformará y que necesitará ser explicado. En este post se recogen algunas iniciativas que pretender recoger nuestras vivencias de hoy y que nos servirán para entender y recordar lo que será la historia del mañana.

  • Desde el citado Museo Etnográfico de Castilla y León han puesto en marcha el proyecto “Testimonios de una pandemia”, con la intención de crear un archivo de testimonios sincrónicos de castellanos y leoneses sobre la pandemia que estamos viviendo a nivel mundial.

Buscan poder recoger de primera mano la escala humana de la pandemia en nuestro territorio a través de un relato plural y colectivo. Sobre todo, buscan los testimonios en torno al universo diario que están viviendo durante estos días, y que comprenden:

  • Las experiencias a las que nos estamos enfrentando.
  • Los sentimientos que nos afloran.
  • Cómo han cambiado nuestras vidas.
  • Qué estrategias de adaptación a las nuevas situaciones estamos desarrollando.
  • Qué temores y expectativas positivas se están fraguando en el día a día de la pandemia.
  • Qué aprendizajes se han producido a partir de este contexto

Se invierte con esta iniciativa, el vector de acción de los museos en tiempos de confinamiento, de tal manera que es el museo el que solicita a las personas los contenidos culturales, sus testimonios directos y coincidentes en el tiempo con la propagación del virus Covid-19.

Con el lema «Refleja tu tiempo para construir nuestra memoria. Tus vivencias se convertirán en testimonio y será parte de una comunidad en la distancia», de donde está tomado el subtítulo de este post, la Filmoteca de Castilla y León ha lanzado esta iniciativa cultural para recoger testimonios y vivencias a través de fotografías, vídeos, escritos o enlaces, con los que realizará un documental que muestre el día a día de los ciudadanos durante el confinamiento por el Covid-19. El objetivo de este trabajo es dejar testimonio para futuras generaciones para que «las cifras tengan explicaciones y nombres, rostros y vidas cosidos a ellas, desde el trabajo público y privado de lucha contra la enfermedad o los servicios ciudadanos, a la solidaridad común o a la vida en nuestros espacios domésticos».

Un fenómeno extraordinario que habrá que estudiar cuando esto pase y para lo cual hay que ser previsores y hacer un trabajo de recopilación y tratamiento de información para que sea útil a los investigadores en el futuro.

Mediante esta campaña, la Diputación trata de involucrar a la ciudadanía de toda la provincia para dejar testimonio documental de la situación excepcional que padecemos. Para ello pedimos la colaboración de todos los habitantes de la provincia para crear una colección documental que testimonie el impacto de la pandemia, el estado de alarma y el confinamiento en nuestra provincia, a consecuencia de la crisis de la Covidien-19.

La Memoria del confinamiento recogerá cualquier tipo de testimonio que documente los sucesos extraordinarios que vivimos: fotografías, vídeos, audios, dibujos, textos, relatos o diarios de la experiencia … cualquier tipo de documento generado que sirva como evidencia relevante para preservar los testimonios personales y la memoria colectiva, generando un archivo abierto de la sociedad y para la sociedad.

Con el objetivo de recopilar y preservar material audiovisual de cómo se ha vivido el confinamiento derivado de la crisis del Covid-19, el ASIM pide la colaboración ciudadana, de administraciones y de entidades que tengan imágenes de las vivencias, desde las ventanas, balcones, terrazas, jardines o en el interior de nuestros hogares, para que las hagan llegar al Consell y, así, pasen a formar parte de la memoria colectiva de Mallorca.

  • El Archivo Municipal de Rubí se suma a la campaña ‘Archivemos la Covid-19‘, impulsada por la Associació d’Arxivers-Gestors de Documents de Catalunya con el objetivo de reunir evidencias documentales sobre el momento excepcional que está viviendo la población.

Desde el Archivo hacen un llamamiento a la ciudadanía para que le haga llegar imágenes, dibujos, textos y vídeos que expliquen el impacto del coronavirus en su vida. Estos materiales pueden mostrar, entre otros, qué han hecho los rubinenses durante el confinamiento, cómo han vivido el estado de alarma o qué han visto a su alrededor durante estos días. El Archivo Municipal quiere incentivar un proceso de documentación proactiva que sirva a las futuras generaciones para comprender la experiencia que está viviendo la ciudad como consecuencia de la pandemia del Covid-19. Principalmente se piden fotografías y vídeos, pero también cualquier otro tipo de documento elaborado estos días en relación al coronavirus, como dibujos y cartas enviados por los niños a los ancianos, circulares de las empresas, carteles de hospitales, escuelas, empresas o supermercados con instrucciones sobre la Covid-19, diarios personales, etc.

  • La Yincana de cine confinado con Javier Fesser, nace con la intención de retratar a través del medio audiovisual y utilizando la creatividad como bandera.

En este contexto y momento tan excepcional que estamos viviendo, debido a las medidas de contención del COVID19 en la que la población se encuentra en cuarentena, Notodofilmfest lanza una convocatoria extraordinaria 100% digital, animando a cualquier persona a rodar cortometrajes de máximo 1minuto y 59 segundos en 49h.

Convencidos del talento y creatividad de todos los ciudadanos, y conscientes del papel que balcones y ventanas están jugando en estos días de cuarentena, en PHotoESPAÑA abrieron esta convocatoria a través de las redes sociales para cualquier persona que quiera compartir una imagen desde su balcón. #PHEdesdemibalcón es una llamada a la creatividad y exploración artística de los ciudadanos, que toma como punto de partida ventanas y balcones, elementos de gran significado estos días, y que aparecen como referentes a lo largo de toda la Historia del Arte. Ventanas y balcones han sido, y se ha mantenido, como un motivo recurrente de representación artística. Elementos que nos descubren una realidad exterior, que nos sitúan como voyeurs de escenas cotidianas o que nos sirven como símbolo de un anhelo.

  • Desde mediados de marzo, ocho destacados fotoperiodistas españoles documentan las consecuencias del virus en sus ciudades y barrios en CovidPhotoDiaries: Un documento visual sobre la pandemia. 

Javier Fergo, José Colón, Judith Prat, Olmo Calvo, Susana Girón, Anna Surinyach, Manu Brabo e Isabel Permuy las publican en Instagram. Un proyecto apoyado por Médicos del Mundo, que también las publica en la página web del Premio de Fotografía Humanitaria Luis ValtueñaLa cuenta del proyecto en Instagram publica a diario, desde el 17 de marzo de 2020, imágenes de los fotógraf@s capturadas en su casa, en su barrio, en su ciudad, a modo de cuaderno de bitácora. Es un momento complicado para los fotoperiodistas freelance, que han dejado repentinamente de recibir encargos e ingresos económicos. La paradoja es que ahora su labor es más necesaria que nunca.

Se trata de compartir algo —triste, alegre, trágico, cotidiano, extraordinario— que haya marcado su confinamiento y su vida durante estas largas semanas. No es tanto el relato de su cuarentena, sino una historia que se haya producido durante este periodo de aislamiento, en su casa, en su trabajo, en la calle… Lo importante es que se trate de historias reales, con las que los lectores puedan formar un collage humano y cercano de una experiencia a la vez única y colectiva que cada uno ha vivido de forma diferente.

¿Cómo estás viviendo el coronavirus en casa? ¿Y en el trabajo? En eldiario.es queremos dar voz a las historias más personales y cotidianas.

  • Este momento dará para interminables relatos y novelas de ficción (considerando que la realidad la ha superado ampliamente), biografías, autoficciones, de autores más o menos consagrados o noveles, como la del libro ‘Diario de un confinamiento en familia’, escrito por alumnos de 3º de Primaria del colegio San Enrique de Quart de Poblet (Valencia), se publicará en junio de 2020 con fines solidarios.

Los niños han escrito uno de sus días de confinamiento como si fuesen los protagonistas del libro, describiendo una familia imaginaria muy peculiar pero que representaría a cualquiera de nosotros. De esa forma repasaban aprendizajes de Lengua y de otras áreas mediante la realización de experimentos, retos y actividades divertidas.

Se trata de una recopilación de los 35 cierres realizados por Carlos del Amor para el telediario de TVE durante el confinamiento por Covid-19 en España del año 2020, diario de una confinamiento, cuarentena en España.

No todo iba a ser serio, el sentido del humor nos ha salvado durante todo este tiempo. Pasan y pasan los días de confinamiento y no cesa el humor en tiempo de coronavirus… ¡qué remedio, dirá la gente! Y es que plena cuarentena por culpa del COVID-19, los memes no pueden faltar para intentar hacernos reír. Echar unas risas para aliviar el estado de alarma instaurado en España y este confinamiento obligado siempre nos va a venir bien a todos. También puedes pasar un buen rato con los delirios varios por el coronavirus.

  • Así lo han reflejado en ‘Diarios de la cuarentena’, una serie de 8 capítulos de RTVE. La serie quiere mostrar en capítulos de 30 minutos la complejidad de la convivencia cuando se enfrenta a situaciones límite y es un reflejo realista e íntimo de lo que ocurre en nuestras casas durante el confinamiento. La serie es una idea original de Álvaro Longoria y los directores y guionistas de la versión de España son Álvaro Fernández-Armero y David Marqués.
  • Otro «Diario de un confinamiento« en clave de humor ha sido el que nos ha regalado cada día el actor malagueño Miguel Ángel Martín, que enfundado en un pijama y con una taza de café en mano, ha narrado a través de sus cuentas en redes sociales sus vivencias y ocurrencias durante el confinamiento desde el lunes 16 de marzo en que empezó esta distopía.
  • En El Desmarque han ido recopilando cada día los memes más divertidos para intentar alegrarte un poco estos duros momentos que nos está tocando vivir por culpa de la brutal crisis del coronavirus.
  • Y en la biblioteca del arriba mencionado Museu Valencià d’Etnologia ha puesto en marcha el proyecto Mems “Els valencians i el coronavirus con el que pretende recopilar y clasificar los documentos de esta naturaleza que brotan estos días en redes sociales. Desde el 10 de marzo, la biblioteca del museo está haciendo un seguimiento de memes sobre la crisis sanitaria del coronavirus y está publicándolos en su canal de PINTEREST. La propuesta pretende documentar los memes realizados y divulgados por la población valenciana, para conservarlos, para que  en el futuro se pueda comprender mejor la situación actual.
  • Como hemos comentado, el humor es la mejor y más barata de las recetas para garantizar la estabilidad emocional, quitarle hierro al asunto y hacer que pase el tiempo ahora que lo que toca es esperar. Pero lo podemos dulcificar con la selección de podcast de humor que han realizado para nosotros los de la Revista Squire.

Nuestras vivencias se convertirán en testimonio y seremos parte de la historia. Es muy importante recoger esos testimonios que sirvan para contribuir al conocimiento colectivo de nuestro tiempo, un archivo para nosotros y para las generaciones que vienen. Seguro que han quedado fuera muchas otras iniciativas que pretenden atrapar el presente para que no se nos olvide… Si conocéis alguna más, podéis añadirla como comentario en el post. Muchas gracias por haber llegado hasta el final del post y por continuarlo si os apetece.

Felicidad Campal

Colaboradora en BiblogTecarios Bibliotecaria que apuesta por el poder formativo, social, integrador e igualador de las bibliotecas. Eterna aprendiz y en fase beta en constante renovación. Coordiné desde su creación en el 2001 el Grupo de Trabajo de Alfabetización Informacional, hasta su reconversión en el 2017 en el Grupo de Trabajo “Banco de recursos ALFIN/AMI” del CCBiblio.

2 Comentarios a “Testimonios de una pandemia: refleja tu tiempo para construir nuestra memoria

  1. Durante la pandemia tuve que aprender a comunicarme con mis alumnos, a través de una máquina como la tablet. Al principio fue frustante, hablaba con y para una máquina. Les mandaba cartas, videos…pero faltaba su presencia. Necesitaba su presencia, sus manos levantadas, sus miradas, sus comentarios…necesitaba niños, mis niños, ellos se convirtieron en mis héroes particulares. Cada mañana me ponía en contacto con ellos, de las mil y una manera. No fue fácil
    Conseguimos establecer un contacto diario a través de plataformas digitales, pero no es lo mismo. Las clases presenciales son VIDA.
    Después de dos meses la comunicación es diaria e incluso varias veces al día. Y se les sigue echando de menos.
    El día del libro les obsequie con un cuento,»las palabras voladoras», dedicado a mis héroes particulares.
    Soy profesora de primaria.

    1. Muchas gracias Sara por tu comentario.
      Te entiendo mucho. En el campo de las bibliotecas hemos potenciado los servicios virtuales, la presencia en la web es fundamental y sin duda, aún nos queda mucho camino que recorrer en este y otros aspectos, pero también se han puesto de manifiesto la necesidad de las bibliotecas como espacios físicos de encuentro, reencuentro, debate, intercambio… Espacios acogedores que brindan servicios tecnológicos como Internet y otros recursos, pero también servicios más básicos, más humanos: una conversación, una mirada, un saludo, y aunque estos van a tener que esperar un poco más, volveremos a ellos. Volveremos con la idea de tener escuelas, servicios, bibliotecas, en definitiva una sociedad más humana, espero que hayamos aprendido algo.
      Un saludo y gracias de nuevo Sara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *