¿Alguna vez habéis estado tan aburridos que no se os ocurría qué hacer?

Eso es lo que les pasa a los pequeños personajes de este delicioso álbum ilustrado con el que nos hace sonreír Claude K. Dubois. Roro y Merlo, que absorbidos en el juego de la pequeña pantalla, pasan el tiempo sin que se den cuenta.

Pero de repente llega papá, que desenchufa el cable conectado a la corriente y les anuncia que se acaba el videojuego y les invita a ir a jugar al jardín. Papá desaparece llevándose la tablet, y en ese momento el aburrimiento hace acto de presencia. Si, el aburrimiento, ese estado tan poco apetecible, que nunca queremos que llegue: «menudo rollo» «qué aburrimiento» es lo único que repiten Merlo y Roro. Cuando al rato vuelve papá, al pasar por su lado les pregunta qué hacen y entonces ellos responden «Nos aburriiiiimoooos»… Entonces, les anima a jugar a carreras, a la pelota, columpiarse… pero nada parece que les entusiasme y prefieren permanecer estirados sin hacer nada más, extasiados por el sopor del aburrimiento y así, va pasando el rato, hasta que un pequeño «incidente» les hace despertar de su letargo y entonces ¡sí aparece la diversión!

Opinión personal

¿Os parece cotidiana esta situación? Creo que hoy en día es más habitual de lo que nos gustaría a los adultos y que, a veces, quizás nos cuesta comprender. Sobretodo al recordar los juegos de nuestra infancia, tan alejada de la que viven nuestros hijos.

Vivimos rodeados de pantallas, haciendo cada día uso de móvil o tablet a edades más tempranas, así que este puede ser un buen libro para reflexionar en casa sobre el uso que hacemos de la tecnología: tanto pequeños como adultos. Porque tal y como les pasa a los pequeños protagonistas de la historia, a nosotros los adultos también nos sucede la sensación de aburrimiento o estar del revés si un día te dejas olvidado el móvil en casa.

En cualquier caso, esta historia resulta fresca y divertida, con unas ilustraciones que hablan por sí solas, y que nos acercan a esa edad en la que con poca cosa y buenos amigos ¡se puede pasar un gran día!

Lectura recomendada a partir de 3 años.

Sobre la autora e ilustradora

Claude K. Dubois estudió ilustración en la Escuela Superior de las Artes de Saint Luc de Lieja y se dedica al diseño bajo todas sus formas: álbumes, revistas, publicidad, exposiciones… Es la autora de decenas álbumes ilustrados, sola o en colaboración con otros autores. Cada cierto tiempo, le gusta volver a la escultura y la pintura y expone regularmente sus obras en galerías y centros culturales tanto en Bélgica como en el extranjero. Titular de un taller de ilustración que imparte en L’École des Arts Saint Luc, ha recibido varios premios.

Le gusta hablar de ternura a niños y adultos, a veces con humor, siempre con complicidad. Ella quiere compartir cosas, hablar más allá de las palabras.
Publica principalmente en las ediciones Pastel – École des Loisirs . Sus libros se publican en más de quince países.

“La emoción es la única fuerza que guía mi trabajo. No dibujo para el lado gráfico, en realidad me ayuda a traducir con fuerza los sentimientos de mis personajes: la alegría, la tristeza y, siempre en filigrana, la fragilidad y el asombro frente al mundo que nos rodea. Los ojos de los niños se encontrarán con los de mis personajes. Para que este encuentro mágico tenga lugar, esta apariencia debe ser verdadera, sincera y viva.» Claude K. Dubois

Si quieres conocer más sobre esta ilustradora puedes echar un ojo aquí  y gracias a Blackie Books por acercarnos este entrañable álbum.

Más información

Editorial: Blackie Books Autora e ilustradora: Claude K. Dubois
Referencia bibliográfica: Dubois, Claude K. Me abuuurro… Barcelona: Blackie Books, 2019. [32] p. ISBN: 978-84-17552-63-3

Enlace: Para más información sobre este libro

Eva Jiménez

Bibliotecaria y documentalista. Actualmente descubriendo un nuevo camino en el mundo de las bibliotecas públicas y escolares. Anteriormente, más de 10 años de experiencia en bibliotecas especializadas y centros de documentación, en el ámbito privado. Apasionada de mi profesión, me considero una persona autodidacta y disfruto aprendiendo cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *