Marqueting y Publicidad. ¿Qué pasa con las especializadas?

¡Buenos días!, celebrando el Día Internacional de las Bibliotecas, el post de hoy viene con aires reivindicativos. Mi intención es plasmar la necesidad de incorporar y/o mejorar las estrategias de difusión en el mundo de las bibliotecas, centros de documentación y archivos.

La estructura del post será la siguiente:

  • En primer lugar os daremos una breve introducción con algunos enlaces a posts anteriores.
  • A continuación pasaremos a la sección Bibliotecas públicas Vs bibliotecas especializadas. 
  • Después, presentaremos los elementos para una buena estrategia de marketing en bibliotecas y centros especializados. 
  • Finalmente, os presentaremos las conclusiones.

En la entrada de hoy hablaremos sobre marketing y publicidad, principalmente en el área de las bibliotecas especializadas; aunque realizaremos alguna comparativa (en la medida de lo posible) con las bibliotecas públicas. Hoy, me gustaría compartir con vosotr@s una reflexión personal construida a lo largo de mis años de experiencia en este tipo de bibliotecas.

Destacar que a mis compañeros BiblogTecarios, en algún momento de sus vidas, también les ha preocupado este tema. Por eso, os dejamos con una pequeña una selección de entradas:

Otras formas de marketing bibliotecario: peluches

Snapchat, nueva oportunidad para las bibliotecas

Pero, ¿y la Biblioteca donde está?

Proceso de construcción de la marca en línea (eBranding) en las unidades de información

Bibliotecas públicas Vs bibliotecas especializadas

A lo largo de los años y dentro de las diferentes tipologías de bibliotecas, las públicas son las que han visto que el marketing y la publicidad pueden ser nuestros fieles aliados a la hora de incrementar el número de usuarios que las visitan. ¿De qué manera? Mediante la incorporación de:

  • Estrategias, novedades y campañas
  • Nuevos servicios: libros electrónicos, audio libros…
  • Nuevas actividades
  • Nuevos conceptos y modelos: gamificación, bibliolab 
  • Nuevas formas de llegar, dar a conocerse y compartir

Debo puntualizar que lo que presento hoy aquí no es una comparativa entre biblioteca pública y especializada; eso sería un gran error, ya que ambas tienen características totalmente diferentes.

Por un lado las bibliotecas públicas:  

  • Dispone de un fondo muy amplio, variado y poco especializado
  • Se intentan localizar en puntos céntricos de los núcleos urbanos
  • Reciben todo tipo de usuario que, dependiendo de su consulta, serán referenciados a otro tipo de biblioteca
  • Se asocian a la actividad lúdica y aprendizaje por placer
  • Son más fáciles de darse a conocer precisamente por el tipo de usuario al que se dirigen
  • Son más flexibles y adaptables a los cambios sociales.
  • La creatividad, informalidad y publicidad son elementos muy importantes para captar nuevos usuarios

En cambio, las bibliotecas especializadas:

  • Son bibliotecas poco conocidas
  • Almacenan grandes volúmenes de documentos muy valiosos y útiles, incluso ejemplares curiosos y poco comunes
  • Normalmente están situadas dentro de una institución más grande
  • Se asocian a la actividad y al mundo académico y de investigación.
  • Reciben pocos usuarios y con necesidades informativas muy concretas
  • Se asocian a la formalidad

El objetivo de esta entrada es remarcar la falta de estrategias de difusión en las bibliotecas especializadas para darse a conocer, no solamente en un contexto académico, como podrían ser los docentes e investigadores; sino también, para abrirse a un público general. Por eso opino que deberíamos fijarnos en la evolución y mejora de las bibliotecas públicas a la hora de captar usuarios. Y que a pesar de tener esas características, se ha tenido que recurrir al marketing para: fomentar la lectura pública infantil y en adultos, etc. Un ejemplo de ello es el siguiente vídeo realizado por el personal de la Biblioteca de Gavá (@bgavajsv) o de la Canada Toronto Public Library.

Hemos aprendido que debemos establecer estrategias y buscar opciones para poder llegar al ciudadano; pero en el ámbito de las bibliotecas especializadas, mi experiencia me dice que seguimos esperando a que el usuario llegue a la biblioteca.

Pautas y elementos para una buena estrategia de marketing 

  • Cambio de pensamiento: Tenemos que cambiar la idea de que el usuario sea quien entre por la puerta y empezar a buscar formas de dar a conocer la biblioteca, la colección, la institución
  • Establecer una estrategia basándonos en estas preguntas: ¿qué puede hacer la biblioteca por el ciudadano?, ¿a quiénes más podemos llegar?, ¿qué servicios podemos innovar, mejorar y cambiar?, ¿cómo podemos darnos a conocer?
  • Promocionar nuestro catálogo, página web y nuevas formas de acceso a los contenidos
  • ¿De qué herramientas disponemos para promocionar nuetra biblioteca?
  • La creatividad es un elemento estrella e importante para cambiar
  • La motivación del personal es fundamental para el cambio
  • Cambios de horarios. Que el horario de la biblioteca sea únicamente de mañanas no ayuda a la promoción de las bibliotecas. Nos tenemos que adaptar al usuario
  • Para dar a conocer nuestra biblioteca, deberemos disponer de un personal que conozca la colección para promocionarla ya sea por redes sociales, página web, etc.
  • Ante todo, transparencia en nuestras actividades y explotar al máximo todo lo que: el edificio, la institución y la propia biblioteca puedan proporcionar de cara al posible usuario
  • Siempre nos podemos fijar en campañas que hayan hecho otras bibliotecas similares a la nuestra
  • Ir eliminando la típica figura del bibliotecario con la que tant@s nos siguen identificando gracias a las películas, series de televisión y literatura. Si estáis interesados aquí tenéis unas entradas de Biblogtecarios donde se habla precisamente de ésto: https://www.biblogtecarios.es/sandraclemente/bibliotecarios-de-cine/ , https://www.biblogtecarios.es/sandraclemente/bibliotecarios-fuera-de-serie/ , http://www.infotecarios.com/el-bibliotecario-en-la-literatura-y-una-literatura-de-bibliotecarios-cuentos-para-leernos-nosotros-mismos/#.W8JCLXtLjIU

En las públicas se está consiguiendo, no es del todo así en el ámbito especializado.

Conclusiones

Según datos de las últimas estadísticas publicadas por el Instituto Nacional de Estadística a mediados del 2018, el número de usuarios en bibliotecas ha aumentado con respecto a años anteriores. Aquí tenéis un pequeño resument de la nota de prensa que podéis recuperar en el enlace anterior: 

El número de usuarios inscritos en las bibliotecas españolas creció un 2,1% entre 2014 y 2016 hasta alcanzar los 22,26 millones de personas (17,75 millones de usuarios adultos y 4,51 millones de infantiles). Esta cifra supone que casi la mitad de la población2 (el 47,9%) fue usuaria de servicios bibliotecarios. Este porcentaje supera los registrados en 2014 (del 47,0%) y 2012 (del 43,6%). 

Por comunidades autónomas, las mayores proporciones de usuarios por habitante se observaron en Cataluña (73,0% de la población), Comunidad de Madrid (61,9%) y Castilla y León (54,2%).

Es verdad que en estas estadísticas no aparecen divididas por tipología, y que hay que tener en cuenta que en cada comunidad hay una densidad de población diferente al resto; es decir, no habrá el mismo número de habitantes en Castilla y León que en la Comunidad de Madrid; por ejemplo. Pero nos sirve para hacernos una idea de que vamos por el buen camino, aunque todavía queda mucho por hacer. 

Muchas gracias a todo@s por leernos, espero que os haya sido útil y siempre podéis recurrir a los comentarios para dar vuestra opinión.

Hasta el próximo post! Os dejo con este vídeo.

Ester Angulo

Colaboradora en BiblogTecarios Bibliotecaria con ganas de descubrir más sobre la biblioteconomía y documentación. Apasionada de las redes sociales e Internet. Esperando ver una revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *