Destrucción de archivos y bibliotecas

¡Buenos días!

En el post de hoy trataremos el tema de la vulnerabilidad de archivos y bibliotecas analizando eventos que han provocado su destrucción. Pues, por desgracia, la mítica Biblioteca de Alejandría no ha sido el único ejemplo de blanco perfecto. Podríamos decir que es una continuidad del post publicado por Inma Herrero por allá el 2017.

Pero, ¿por qué esos ataques? El legendario Ray Bradbury nos dejó una buena pista con su cita:

“Oh God, without them [libraries], what have we? We have no past and we have no future.” Es decir: “Sin bibliotecas, ¿que nos quedaría?; no tendríamos pasado ni futuro”.

A continuación, os presentamos otros ejemplos de destrucción de fondos de archivos y bibliotecas, desde la Antigüedad hasta la actualidad:

Archivos

No hace falta irse muy lejos para recordar grandes destrozos. La guerra civil española (1936-1939) provocó la devastación de gran cantidad de archivos. Los instalados en Cataluña fueron objetivos clave durante el conflicto armado, aunque no fueron los únicos intentos en España. Para l@s interesad@s, aquí tenéis un artículo muy interesante sobre intentos de destrucción y salvaguarda de archivos a lo largo de la cartografía catalana.

Bibliotecas

  • Biblioteca de Hattusa (Bogazköy (Turquía), 1900-1190 a. C.)

Considerada una de las grandes bibliotecas construidas en la Antigüedad. No obstante, los archivos de la ciudad también son dignos de mención, pues se cree que existieron más de 200 archivos y bibliotecas, distribuidos a lo largo de más de 50 ciudades diferentes de todo el Próximo Oriente. Tablillas de arcilla fueron reducidas a escombros, junto con la ciudad, y que hubieran servido para conocer la historia del Imperio Hitita.  

  • Biblioteca de Asurbanipal (Nínive (Irak), 668-627 a. C.)

Fue otra gran biblioteca de la Antigüedad. Esta, se encontraba en la ciudad asiria de Nínive y fue construida por el rey Asurbanipal (669-627 a.C.). En ella se llegaron a reunir 22.000 tablillas, aunque por desgracia fue destruida, junto con la ciudad después de la muerte de Asurbanipal. Los restos de la biblioteca se descubrieron en 1853, así como  fragmentos de tablillas, de las cuales pertenecieron al Poema de Gilgamesh. Para ampliar información, os recomiendo esta entrada de blog.

  • Biblioteca del Congreso (Washington, D.C., U.S., 1800-actualidad) 

La Library of Congress también sufrió un ataque. Fue en 1814 cuando las tropas británicas atacaron la ciudad provocando una pérdida de 3000 volúmenes. Ante ese acto, Thomas Jefferson donó su biblioteca privada para que la LC formara de nuevo una valiosa colección. Aunque el 24 de diciembre de 1951 tuvo lugar otro incendio donde se destruyó parte del donativo de Jefferson, aparte de otros libros; se estima que un total de 35000 libros fueron reducidos a cenizas.

  • Ataques 2.0 en bibliotecas

Este último incidente, aparte de haberse producido en enero de este año, nos demuestra que hay otras maneras de atacar y dañar una biblioteca; aunque no sea tan virulento. Seguramenre recordaréis el incidente donde un supuesto grupo iraní de hackers atacó, entre otras páginas web, la de la biblioteca de Depósito Federal. En la web aparecía Trump con la cara desfigurada mientres recibía una paliza.

También tenemos grandes noticias, a pesar del calvario de las guerras. Llevo haciendo seguimiento de la biblioteca secreta situada en un sótano cerca de la ciudad de Daraya, Siria. Pues fue construida por valientes que recopilaban libros pertenecientes a casas bombardeadas. Gracias a ellos, los usuarios pueden continuar con su educación y/o intentar evadirse del horror. La última noticia es de hace un año publicada en el New York Times; aunque la primera noticia es del 2016

Como conclusión me gustaría dejar esta reflexión:

Existen diferentes motivos y formas de erradicar «eficazmente», la memoria e historia de un lugar concreto: pueblo, región, ciudad, etc. y así, operar bajo la voluntad de los perpetradores. Como hemos visto, las guerras y ataques son una manera de hacerlo.

Existen otras vías que, personalmente, me preocupan mucho: por un lado, el olvido, ¿y si con el paso del tiempo y generaciones, las personas se olvidan de bibliotecas y archivos? Podría ser también el causante de la extinción de grandes colecciones. Por otro, la ocultación de material, un ejemplo de ello se refleja en la siguiente noticia

¿Qué creéis al respecto?

¡Gracias por leernos!

Ester Angulo

Colaboradora en BiblogTecarios Bibliotecaria con ganas de descubrir más sobre la biblioteconomía y documentación. Apasionada de las redes sociales e Internet. Esperando ver una revolución.

2 Comentarios a “Destrucción de archivos y bibliotecas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *