Informe de tendencias IFLA 2021

Nuevo informe de tendencias de IFLA

En enero de este año 2022 se ha publicado una actualizado el informe de tendencias para bibliotecas que la International Federation of Library Associatios & Insitutions (IFLA)
IFLA lleva publicando ya desde el 2013 y de los que os he ido informado en entradas anteriores. Como esta del 2019 y estas del 2018 y del 2017
Este nueve informe, véase aquí el informe completo, presenta una serie de tendencias de carácter político, social y tecnológico que nos ayudan a dar l futuro en el campo de las bibliotecas .

Este informe presenta una serie de tendencias de carácter político, social y tecnológico que nos ayudan a dar l futuro en el campo de las bibliotecas

La pandemia del Covid19 ha puesto a prueba nuestra capacidad dentro del sector bibliotecario para adaptarnos a los cambios e ir mostrando así ciertas dosis de resilencia, imaginación e innovación para afrentar las adversidades.
Quedando claro además que el sector bibliotecario es un sector en el que se trabaja a nivel internacional. Hay millones de profesionales en todo el mundo que con sus conocimientos, experiencias, visión de futuro y energía han ido consiguiendo que las bibliotecas sigan desempeñando un papel importante en esta época de cambio.
IFLA ha llevado a cabo una estrategia global / IFLA’s Global Vision. Estrategia que se ha desarrollado como punto de partida para que dentro de un sector tan internacional como lo es el sector bibliotecario, esté preparado afrontar los retos del futuro de una forma efectiva, inclusiva y transparente. El sector bibliotecario es un sector fuerte y unido que puede jugar un papel importante a la hora de fortalecer, informar y educar a las sociedades de todo el mundo.
 Este informe nos presenta una serie de tendencias que se deben interpretar como un punto de partida que ayudan a definir escenarios de futuro. Es una amplia lista de tendencias con un denominador común ser conscientes de todos los nuevos temas y problemas que afectan a la sociedad para intentar ponerles solución desde la biblioteca a nivel local, dentro de la comunidad a la que sirven.

Selección y comentario de algunas tendencias

Para poder seguir jugando un papel importante a nivel local, a las comunidades que se benefician de la biblioteca, es necesario también poder demostrar este valor añadido de las bibliotecas a otros niveles. Como por ejemplo en los gobiernos locales, ministerios que son responsables muchas veces de las decisiones y políticas de acceso a la información que afectan a la bibliotecas locales. Se trata entonces de conectar y dialogar con estos organismos y organizaciones en el momento en el que se toman decisiones importantes que afectan al futuro de las bibliotecas.

  • EL mundo virtual ha venido para quedarse
    Los servicios digitales de acceso a la información han demostrado su valor añadido a lo largo de esta pandemia. No sólo se trata de servicios personalizados, si no también de un mejor y mayor acceso a contenidos digitales por ejemplo.
    Pero es necesario también que no olvidemos algunos efectos menos positivos del mundo virtual como que este requiere poder acceder a las nuevas tecnologías y competencias, la importancia de proteger la privacidad individual y valor añadido del espacio físico.
  • El valor de los espacios físicos
    Se ha descubierto otra vez el valor del espacio físico, como un lugar para el debate y el diálogo. Como un lugar para conectar y socializar con otras personas. De todas formas, la salud de los trabajadores en estos espacios físicos tiene que ser una prioridad, tal y como se ha visto durante la pandemia. Época en que las bibliotecas han permanecido también cerradas cuando era necesario. El espacio físico de las bibliotecas se puede utilizar también como espacio de debate de toma de decisiones y desarrollo de una visión de futuro para la propia biblioteca.
    Involucrando así desde el principio a los usuarios y tratando de resolver los temas cooperando con organizaciones locales. Además estos espacios deberían resultar atractivos, funcionales y de fácil acceso para todo el público.
  • La importancia de la empatía y otras competencias ´soft skills´
    El personal bibliotecario necesita más que nunca un espíritu crítico y un amplio conocimiento de los temas que conlleva el trabajo en la biblioteca. Porque los cambios bien sea de carácter tecnológico o de otro tipo nos obligan a tomar decisiones continuamente. Además ser flexibles y creativos a la hora de resolver problemas a menudo en equipo son otras de las competencias que se consideran necesarias para el trabajo en las bibliotecas del siglo 21.
    El trabajo en equipo con los compañeros de trabajo pero también con compañeros de otras organizaciones afines a la biblioteca son también necesarios. Necesarios para poder abarcar los desafíos de futuro que no sólo se pueden solucionar desde la biblioteca.
  • Tomarse en serio las diferencias y la diversidad
    La sociedad es ahora más consciente de temas como el de la discriminación que nos lleva a replantearnos muchas cosas en relación con las colecciones de las bibliotecas y también de los productos y servicios que ofrecemos.
    Además las bibliotecas se dan cuenta también de su papel en la sociedad y de su responsabilidad para contribuir a crear un mundo más equitativo y diverso.
    Tanto desde un punto de vista ético como actuando y evitando así que tanto las colecciones como los servicios que ofrecen las bibliotecas sean inclusivos y no excluyentes. Así como también saber adaptar nuevas tecnologías que pueden ser muy inclusivas siempre y cuando no se olviden temas importantes como el derecho a la privacidad por ejemplo. La clave está en tener en cuenta todas las necesidades y deseos de los usuarios de las bibliotecas.
    A modo de conclusión
    Son muchos los temas en los que se presta atención este informe de tendencias.
    Después de estas cuatro primeras, este informe presta también atención a otros temas. Temas tan importantes, como el cambio climático y cuidado del medio ambiente. Temas a los que se debería prestar atención desde las bibliotecas, tanto dando información al respecto y siendo conscientes de la importancia de este problema, como tratando que haya material que se incluya en las colecciones, u organizando eventos entorno a este tema. Ayudar a los usuarios a ser más respetuosos con el medo ambiente. Y también a la hora de edificar o renovar los edificios de las bibliotecas se debe tener en cuenta el medio ambiente, utilizando materiales sostenibles.


    El aumento de movilidad. Mucha gente se ve obligada a abandonar su país por razones de trabajo, conflictos o pobreza. Además la pandemia nos ha enseñado las posibilidades de trabajar o estudiar a distancia. Eso significa por ejemplo que no es necesario e incluso puede ser perjudicial el conectar la subscripción de la biblioteca a un lugar de residencia. Debemos ser más flexibles. Las bibliotecas puede ser además un lugar de trabajo, casi como una oficina, para todos aquellos que no tengan un sitio adecuado para el estudio o trabajo en su propio hogar.  Es importante también prestar atención a los usuarios más jóvenes, interesados en la tecnología y acostumbrados a servicios a medida y accesible las 24 horas del día y 7 días a la semana. Pero también apreciar el valor del espacio físico de las bibliotecas y la organización actividades en estos espacios. Lo que ayuda a dar respuesta a problemas locales de los usuarios, que, durante la pandemia, han sabido valorar también el espacio físico como un punto de encuentro, que ayuda a dejar del estrés y cansancio que provoca estar conectado todo el día a una pantalla. De ahí también el valor añadido de la lectura de libros que se había perdido un poco antes de la pandemia.
    Otro tema a considerar es el buen uso de los datos tanto para los usuarios de la biblioteca como para las bibliotecas. Importante que se preste atención a este tema en las instrucciones sobre competencias y acceso a la información en este siglo 21.
    Al igual que las bibliotecas pueden trabajar para contribuir a crear una sociedad democrática, informada y transparente. Los cambios tecnológicos y sociales exigen el desarrollo de otro tipo de competencias también para los bibliotecarios.
    Las bibliotecas ya no son sólo almacén de libros si no más bien centros cívicos y educativos dónde los ciudadanos tienen acceso a las tecnología, conocimiento e información que les ayude a desarrollar sus talento en una sociedad compleja que requiere nuevas competencias. Es por esto que en la tendencia número 20 se trata un tema muy importante que es el problema de que se cree una sociedad dividida y desigual. Una sociedad fragmentada entre aquellos que sí tiene acceso a la información y nuevas tecnologías y saben como utilizarlas. Y los que se queda fuera. Por lo que todas las bibliotecas deberían ofrecer unos servicios básicos que aseguren el acceso a la información y las nuevas tecnologías para todos los usuarios de la biblioteca y luchar así contra las desigualdades sociales.
    Tal como se dice en la introducción de este informe. Se trata de presentar una serie de nuevos temas para las bibliotecas, tanto le importancia de estas tendencias como la forma de abarcarlas dependerá de la biblioteca. No hay una manera única de adpatar y adaptarse a estas tendencias.


 

Elvira Caneda Cabrera

Colaboradora de Biblogtecarios. Historiadora, bibliotecaria interesada en ideas, proyectos y conceptos relacionados con la lectura digital y el mejor acceso a la información para todos los públicos en los que prima la creatividad e innovación. Escribo de todo un poco, me gusta el cine, el teatro, la lectura y las historias de ayer y hoy. Con más de media vida vivida y viviendo en Holanda sigo interesada en todo lo que ocurre a mi alrededor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.