Airport Library en Schiphol, libros ‘para volar’

A modo de introducción

El verano invita a la lectura, en dondequiera que nos encontremos, tenemos más tiempo para leer y para soñar. Son los libros, viajes, excursiones y visitas a otros parajes y otros mundos conocidos o por conocer los que nos trasladan en el espacio y a veces en el tiempo. ¿Y… sabían ustedes por ejemplo que Schiphol, el aeropuerto de Amsterdam, cuenta con una biblioteca en la que se puede leer, escuchar música y acercarse a la cultura y literatura de Holanda sin tener que abandonar el aeropuerto?.
Así que en esta época de estival y gracias a la amabilidad de su coordinadora Elisabeth Wiessner que hace posible mi visita a esta biblioteca aún sin ser una viajera en tránsito, aquí os cuento la historia de esta biblioteca pionera en su tipo


Entrada a la biblioteca

Cómo surgió esta idea

Recibo información de primera mano sobre el origen de esta idea de mi colega bibliotecaria Jeanine Deckers, en la actualidad directora de la Biblioteca Bibliorura en la provincia de Limburgo. Jeanine fue una de las responsables de llevar a cabo este proyecto.
Esta idea de abrir una la biblioteca en el aeropuerto de Amsterdam tuvo su origen en lo que en holandés se llama ‘strandbibliotheken’, o sea, las bibliotecas a pie de playa. Una idea que tiene algo en común con la ‘Airport library’, el que haya una biblioteca fuera de la biblioteca, es decir, en un lugar que aún para muchos, resulta impensable.
¿Qué hace una biblioteca en la playa? Se preguntaban algunos en el 2009.
Esta es una idea que se ‘exporta’ a Holanda desde Francia dónde estas bibliotecas aparecen ya con anterioridad. Es uno de los diputados del gobierno de la provincia de Zuid Holland el que se interesa en adaptar esta idea a algunas playas de Holanda. En sus mejores momentos, allá por el 2009, llegó a haber hasta unas quince biblioplayas en Holanda.
En España, las primeras biblioplayas habían aparecido ya en el 2006
Al igual que con las biblioplayas se buscan lugares diferentes para facilitar el acceso a la cultura y lectura para un público diverso.
En Holanda después de las biblioplayas llegó la biblioteca del aeropuerto y a continuación la bibliotecas en la estación. En este momento hay una en la estación de Haarlem y otra en la de Rotterdam.

Apertura e inauguración

El 25 de agosto del 2010 se inauguraba en el aeropuerto de Amsterdam  la primera biblioteca en un aeropuerto. Todo una primicia porque era una biblioteca pionera en su tipo: la primera biblioteca en un aeropuerto, the Airport Library
Situada en una de las zonas de tránsito para viajeros de vuelos intercontinentales y lugar de descanso y lectura para aquellos que tengan que hacer un alto en el camino y quieran saber algo más de la cultura y literatura del país en el que se encuentran, sin que a lo mejor lleguen a visitarlo.

 

 

 

 

 


Usuarios de la biblioteca

Cambios y mejoras

La Biblioteca del aeropuerto de Amsterdam, cuenta dese el principio con el apoyo del  Nederlands Letterenfonds la Fundación Holandesa para la Literatura, ya que el principal  objetivo de la biblioteca es promocionar el arte, diseño,cultura y literatura de Holanda. Esta biblioteca se inauguró en agosto del  2010 y tras las renovación y mejoras  del año 2015 se volvió a abrir en septiembre del 2017.
(véase video en inglés de la reapertura en el 2017)

Además del acceso a libros de literatura infantil, libros de Arte, Diseño, Fotografía e Historia  y novelas de autores holandeses traducidos en más de cuarenta idiomas. En la actualidad la biblioteca ofrece también la posibilidad de escuchar música a través de la plataforma muziekweb
Y el departamento de colecciones antiguas de la biblioteca de la Universidad de Amsterdam colabora con la biblioteca del aeropuerto para presentar material digital de las colecciones antiguas, como por ejemplo mapas y fotos, a través de las pantallas digitales que se encuentran en la biblioteca del aeropuerto.

Se organizan también en la biblioteca exposiciones de carácter temporal, en las que se presta atención a una parte de la colección. Como por ejemplo la de la serie de literatura infantil ‘Gouden Boekjes’. Que se da a conocer a través de su cuenta en twitter

Esta biblioteca trabajan una coordinadora y cuatro voluntarios,  Elisabeth Wiessner, es la coordinadora de la biblioteca de Schiphol a tiempo parcial desde su reforma en el 2017 y es la la que hace posible mi visita a esta biblioteca tan especial. Porque a pesar de que la biblioteca  sí se encuentra en un espacio abierto, para los viajeros en tránsito, yo sólo puedo acceder a la misma en compañía de Elisabeth y con un permiso especial que tengo que pedir y presentar cuando paso por el control de seguridad del aeropuerto. La biblioteca se encuentra muy ceca de este control de seguridad, casi al lado. Elisabeth no sólo me facilita el acceso a la misma, sinó que también me cuenta la historia de la biblioteca.
En la actualidad la biblioteca no está gestionada por una biblioteca. En su primera fase fue Probiblio una organización provincial que inicia y gestiona proyectos para bibliotecas, la que se encargó de su gestión. Es ahora una Fundación encargada de las campañas de promoción de la literatura holandesa, CPNB, la que se encarga de la gestión de esta biblioteca.
En la zona del aeropuerto dónde se encuentra la biblioteca, en el  ‘Holland Boulevard’,  se encuentra también una dependencia de Rijksmuseum (cerrada temporalmente) y del museo de ciencia y tecnología Nemo.
De esta manera el aeropuerto de Amsterdam cuenta con una oferta cultural compacta y  para todos los públicos.

La biblioteca en el futuro

Probablemente en el futuro los e-books acaben ‘aterrizando’ también en esta biblioteca del aeropuerto de Amsterdam como ya lo han hecho en el aeropuerto de Santiago de Chile. Este aeropuerto ofrece desde el mes de mayo una amplia oferta de libros digitales (e-books) a través de un punto de lectura en el Aeropuerto Nuevo Pudahuel. De esta manera se pueden bajar gratuitamente e-books, estos libros se pueden prestar por un periodo de 14 días y una vez que se bajan no es necesario estar conectado a Internet para leerlos.

Para más información sobre este proyecto hágase clik aquí
Estoy convencida de que el desarrollo de la cultura y lectura digital nos permitirá un mayor y mejor acceso a nuevas lecturas digitales ‘para poder volar’. Pero a día de hoy los viajeros de vuelos intercontinentales que pasen por el aeropuerto de Amsterdam cuentan ya con un lugar tranquilo para leer, trabajar o acercarse a la cultura holandesa sin tener que abandonar el aeropuerto. ¡Todo un lujo !

 

Elvira Caneda Cabrera

Colaboradora de Biblogtecarios. Historiadora, bibliotecaria interesada en ideas, proyectos y conceptos relacionados con la lectura digital y el mejor acceso a la información para todos los públicos en los que prima la creatividad e innovación. Escribo de todo un poco, me gusta el cine, el teatro, la lectura y las historias de ayer y hoy. Con más de media vida vivida y viviendo en Holanda sigo interesada en todo lo que ocurre a mi alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *