Participación ciudadana y bibliotecas

Hace poco leí acerca de una nueva biblioteca que se abrirá en Vic (capital de la comarca de Osona en Cataluña) y de la cual se creó un proceso participativo para escoger el nombre que llevará.

En total fueron 1.588 las personas que votaron y el nuevo equipamiento se llamará Pilarín Bayés, famosa ilustradora con una gran trayectoria y con más de 900 libros publicados, muchos de ellos traducidos a docenas de idiomas.

¿Son 1.588 muchas personas? Depende. En este caso no es para tirar cohetes: representa tan solo el 4,07% de la población empadronada y mayor de 16 años. Lo que pasa es que, si lo miramos positivamente, se trata de una media habitual en cuanto a los procesos participativos celebrados en dicha ciudad (y motivar a la población para augmentar estas cifras ya sería otro tema que no entraría en este post ;-D)

La primera fase contó con un centenar de propuestas y se podía votar tanto virtualmente (en la plataforma decidim.vic.cat) como presencialmente en centros cívicos, zonas deportivas, la otra biblioteca de la ciudad, centros de formación, etc. La segunda fase ya estaba delimitada a cinco nombres. En total fueron unos tres meses. Los 4 nombres no vencedores de la segunda fase se usarán en distintos espacios del nuevo equipamiento, como el jardín o el salón de actos.

 

Más allá del nombre: decidir entre todos cómo será la nueva biblioteca

zona joven josep janesObviamente el ejemplo de Vic no es el primero ni será el último. Iniciativas de participación ciudadana hay, por suerte, cada vez más. Y que incluyan bibliotecas, parece ser que también. Ya es habitual que cada biblioteca o red de bibliotecas elabore algún tipo de proceso entre sus usuarios para mejorar alguna zona o recibir propuestas, pero ampliarlo a la ciudadanía general nos puede ayudar a despertar la atención de usuarios potenciales.

Escoger un nombre entre todos está muy bien, pero también son muy interesantes los casos en los que se pone en manos de los ciudadanos el poder escoger cómo se van a repartir ciertos espacios o qué debería incluir la nueva biblioteca.

Sin ánimos de ser exhaustivos, aquí van cuatro ejemplos:

  • Palau-solità i Plegamans (Barcelona, 2018). “L’ànima de la nova biblioteca” (El alma de la nueva biblioteca) es un proceso que se inició a finales del año pasado en esta población de 14.636 habitantes para poder definir los distintos usos de la nueva biblioteca municipal. El proceso contó con dos formas de participación: una encuesta y una jornada participativa que se celebró el 6 de octubre. Las preguntas de la encuesta online iban destinadas a conocer qué usos querían hacer en el nuevo centro: ¿leer y estudiar? ¿Jugar? ¿Talleres? Y también el cómo: solos, en grupo, en espacios habilitados para ello, etc. Por lo que refiere a la jornada participativa, se podía asistir a título individual o colectivo. Todo el mundo estaba invitado a dar su opinión.
  • Biblioteca Josep Janés (L’Hospitalet de Llobregat, 2019). Hace pocos días la biblioteca Josep Janés lanzaba un tuit que invitaba a pensar cómo tendría que ser el espacio joven. El tuit incluía el plano de la zona (es la imagen que se adjunta un poco más arriba) y se pedía que a través de la imaginación y la creatividad se hicieran propuestas para mejorarla. “Nuevos espacios y nuevos usos necesitan nuevas ideas”. En estos momentos en que las zonas juveniles van (o deberían ir) en auge, es importante escuchar todas las opciones posibles.
  • Biblioteca Central (Sant Cugat del Vallès, 2018). Sant Cugat, población de la comarca del Vallès Occidental de Barcelona que cuenta con 90.000 ciudadanos, prepara también su nueva biblioteca central. Para poder ser “más que una biblioteca” se abrió un proceso participativo para poder decidir entre tod@s los espacios y los usos que tendrá. El proceso fue similar al de Palau-solità i Plegamans: una encuesta online para poder proponer y un taller presencial en forma de debate y abierto a todos los ciudadanos, sean o no usuarios de biblioteca. La plataforma decidim.santcugat.cat fue la escogida para realizar el proceso que, una vez terminado, ofrece los resultados para que todo el mundo pueda verlos.
  • Biblioteca de San Fermín (Madrid, 2016). Por último, comparto este ejemplo de colaboración entre vecinos y ayuntamiento. Los vecinos del barrio de San Fermín de Madrid llevaban 25 años pidiendo una biblioteca (llegaron incluso a crear una biblioteca vecinal autogestionada) y al final el ayuntamiento puso en marcha un proceso participativo para paliar tan histórica demanda. Se pidió sobre el modelo de biblioteca, sobre el edificio (espacios y usos) y sobre el espacio público circundante. Fueron 400 las personas (entre vecinos y técnicos) que participaron en el proyecto. La nueva biblioteca contará también con un elemento muy característico: la biblio-plaza, un espacio exterior de unos mil metros cuadrados que permitirá estar leyendo bajo los árboles, jugar o ver películas proyectadas en verano.

Con estos ejemplos se podría resumir la necesidad de crear procesos para conocer de primera mano las necesidades de nuestros usuarios reales y potenciales y crear así bibliotecas como lugares en donde todo el mundo puede sentirse parte de algo. Repensar equipamientos culturales es cosa de todos 😊. Y ah, si conocéis más procesos de este tipo, ¡los podéis compartir en los comentarios!


Actualización

  • Miren García nos informa que el Gobernu Zibila Kultur Etxe quiere que el antiguo edificio del gobierno civil de Gipuzkoa en el barrio de Amara sea la casa de cultura. No hay mucha información al respeto pero en su cuenta de Twitter (@gztaldea) podéis ir viendo como está el tema. Este grupo creado para la recuperación del edificio también tiene perfil en Facebook. ¡Estaremos atentos a ver como evoluciona el caso!

 

Eli Ramírez

Bibliotecaria. Dibujo cómics y colecciono marcapáginas :-)

4 Comentarios a “Participación ciudadana y bibliotecas

  1. Todavía no lo han conseguido, pero Gobernu Zibila Kultur Etxe (@gztaldea) quiere que el antiguo edificio del gobierno civil de Gipuzkoa en el barrio de Amara sea la casa de cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *