El cómic como herramienta: el caso de la medicina gráfica y las bibliotecas universitarias

Que los cómics y el formato gráfico están en auge ya nadie lo pone en duda. Son cada vez más los profesionales que los usan, especialmente profesores de secundaria que ven cómo el interés de sus alumnos crece cuando se trata de presentar la información desde un formato más amigable para ellos. Un ejemplo sería el blog Historia y cómic, de David Fernández de Arriba y profesor de Ciencias Sociales en secundaria: está lleno de referencias y materiales didácticos para poder trabajar el cómic histórico en las aulas. También podríamos citar a P.J. Cifuentes (@krispamparo), también profesor de sociales y que recientemente ha conseguido financiar por Verkami su obra “Historia del arte en cómic. Volumen 01: El mundo clásico”, también usando viñetas para acercarse a los inicios del arte y con materiales didácticos que pueden ser útiles para otros docentes.

Y ejemplos así hay a decenas, pero enfoquémonos al título del post y vayamos a lo que nos interesa: el cómic médico o más conocido ya por el término de “Medicina gráfica”.

¿Qué es medicina gráfica?

¿Qué es y a qué hace referencia? Pues se trata de un término que proviene del inglés (graphic medicine) y que se usa para poder identificar todos aquellos cómics, novelas gráficas e ilustraciones orientadas a la salud, ya sea desde el punto de vista del paciente como del personal médico. Ejemplos hay muchos y seguramente si sois aficionados al noveno arte habréis leído ya algunas (Arrugas, Píldoras azules, María y yo…). De hecho, el término “novela gráfica” solo tiene de nuevo el nombre, pues hace ya años que existen este tipo de materiales. Ahora bien, darle un nombre unitario ha servido para poder hacer un estudio y un seguimiento.

Uno de los objetivos de este tipo de obras es poder ayudar a comprender mejor las enfermedades y/o trastornos des de una perspectiva diferente a la habitual. La empatía, la compresión y la humanidad que desprenden muchos de estos cómics merecen que se les dedique un poco de tiempo en leerlos.

Si el tema os interesa, apuntaros desde ya a visitar estas dos webs: por una parte Medicina gráfica, la web española que recopila todo tipo de materiales relacionados y crea fichas de lectura (con una interesante cuenta de Twitter para estar al día de todo) y, por otra, Graphic Medicine, de carácter más internacional y con un sinfín de noticias y materiales.

 

Un congreso en España dentro de unos meses

La prueba de que esto está cogiendo peso en nuestro país la tenemos en que por primera vez se celebrará un congreso sobre el tema. Será a finales de noviembre y en Zaragoza, aunque aún no está la información ni el programa colgado. Este tipo de eventos ya se estaban haciendo en Estados Unidos, veremos aquí cómo va, pero parece que van a ser unas jornadas muy completas y se contará con profesionales de primer nivel.

 

Bibliotecas universitarias y medicina gráfica

Si bien el cómic médico está presente en muchas bibliotecas públicas (ya sea de forma consciente o no) es en las universitarias donde los cómics temáticos pueden tener una buena salida. ¿Porqu no una colección de cómic histórico en bibliotecas de facultades de historia o una sobre cómic médico en las bibliotecas cuyas facultades imparten estudios vinculados con las ciencias de la salud? Algunas ya han apostado por ello: la biblioteca de la Facultad de Medicina de Albacete empezó comprando algunos ejemplares y aprovechó para crear la exposición temporal “La medicina en el cómic”, que contó además con un ciclo de conferencias con invitados como Cristina Durán (autora de Una posibilidad entre mil, sobre enfermedades raras), Augusto Saldaña (autor del blog La chuleta de Osler, sobre ilustraciones médicas), y Sento y Elena Uriel, de la trilogía de Un médico novato.
Esta misma facultad impartirá, a principios de setiembre, el curso “El cómic como herramienta de divulgación y comunicación científica“, dirigido a cualquiera que tenga interés en el cómic como herramienta de divulgación y comunicación.

Otro ejemplo sería el CRAI Biblioteca del Campus Bellvitge, de la Universitat de Barcelona y que ha creado a principios de este año una pequeña colección junto con una guía en la que se pueden encontrar artículos de referencia para poder profundizar más en el tema.

Finalmente, no podemos obviar el blog Medibloc, perteneciente a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y que, aunque ya no se encuentra activo, se pueden recuperar las entradas realizadas bajo la etiqueta de “còmics i medicina”, en donde se reseñan un montón de obras.

  • Fuente de la imagen: exposición “La medicina en el cómic”

Eli Ramírez

Bibliotecaria en el CRAI Biblioteca Campus Bellvitge de la UB y responsable del Centro de Documentació Begoña Raventós de la Fundació Catalana Síndrome de Down. Dibujo cómics y colecciono marcapáginas.

2 Comentarios a “El cómic como herramienta: el caso de la medicina gráfica y las bibliotecas universitarias

  1. Es grato saber que la palabra tambien puede adquirir formas y colores nuevos cuando se apoyan en el dibujo, por eso creo que merece importancia tambien la caricatura con sus mensajes crudos, tiernos y muy ajustados a la realidad.
    Trabajo en una biblioteca escolar en Bogotá Colombia y he promovido la lectura con la ayuda de la caricatura de Vlado, Quino, Matador y este recurso hace que la lectura tenga gracia, significación e inmediatez. Excelente recurso..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *