Las tareas veraniegas

Llegó el verano y, con él, el calor sofocante e inevitable. ¿Y qué más? Pues las típicas “tareas veraniegas” que toda biblioteca deja para estos meses (o si no todas, la mayoría). Vamos a enumerar unas cuantas, a ver si coincidís en alguna…

  • Expurgo. Temido por algunos, adorado por otros. ¿Qué mejor que los meses de verano para repasar esos libros que están de más? ¿Qué no salen nunca? ¿Qué han quedado desfasados en temática y tiempo? Sin expurgo no hay espacio para las novedades que irán llegando😊
  • Ordenar el almacén. EL ALMACÉN. Ese sitio de medida variable que alberga libros que no nos caben en las estanterías pero que no queremos expurgar, materiales para talleres o exposiciones, material de oficina que no sabes ni que tienes… el típico sitio en donde puede aparecer cualquier cosa pero que pocas veces está ordenado y/o con todo a mano. (Y si el vuestro está en orden, ¡felicidades!)
  • Los morosos y los libros que ya nunca volverán. Hemos de reconocer que hay libros que no regresaran a casa. Que han sido reclamados y re-reclamados, y nada. Que vamos, quizá va siendo hora de que se den de baja definitivamente. Solo esperamos que sean felices en su nuevo hogar y que lo cuiden tan bien como lo hubiéramos cuidado nosotros. ¡Qué menos!
  • Preparar actividades. La temporada es muy larga, lo sabéis de sobras… y aunque haya actividades que estén ya atadas del todo, nunca está de más pensar en qué más se puede ofrecer y como se puede planificar. ¿Una nueva campaña para difundir algún servicio? ¿Una exposición para ese rincón de la entrada? ¿Ha llegado el momento de pensar que podemos hacer con la entidad que tenemos dos calles más abajo?
  • Copias de seguridad. Algo que a veces no se piensa, pero no está de más: ¿todos los archivos están a buen recaudo? Aquí pondremos una frase hecha que vale la pena recordar: “más vale prevenir que curar” (O LAMENTAR).
  • Remodelar espacios. Por último, ¿no sería un buen momento para mover alguna sección o crear algún rincón nuevo? ¿Un nuevo espacio para un nuevo centro de interés? ¿Podemos mover todo esto de aquí y crear un espacio nuevo? ¿Cómic? ¿Zona juvenil?… ¿Y si retiramos esto? Mira, ha quedado un espacio vacío que nos puede ir muy bien…

En fin. No he dicho nada que no sepamos, lo sé. Pero las tareas veraniegas pueden ser motivadoras si se miran bajo el prisma de la oportunidad, ¿no? ¿Hay alguna que echéis en falta?

Eli Ramírez

Bibliotecaria. Dibujo cómics y colecciono marcapáginas :-)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.