¿Cómo realizar una sesión de cuentacuentos?

Desde la biblioteca escolar donde ejerzo mi profesión, organizo todos los cursos, diversas sesiones de cuentacuentos.

Cuando comenzamos la actividad de organización de una sesión de cuentacuentos, tenemos que tener claro a qué edades de niños se va a contar, el número de asistentes, si es posible realizar varias sesiones, quién será el narrador (a veces lo realiza el bibliotecario, y en otras ocasiones, lo realizan los alumnos mayores), y el lugar de realización (que en este caso es la biblioteca escolar). De esta forma, se establecen unos horarios donde se indican a qué sesiones asistirá cada curso, con su profesor correspondiente.
También, tengo en cuenta: la selección del cuento y la elaboración de los materiales para contar el cuento (cuando sea necesario).

Selección del cuento y del grupo de alumnos
Planifiqué varias sesiones de cuentacuentos para los alumnos de primero y segundo de primaria. El cuento seleccionado para dicha actividad era El Monstruo de Colores. Vinieron de dos en dos clases a la biblioteca para escucharlo.

Elaboración propia del material

Cuentacuentos Elena Boyano
¿Cómo realizar una sesión de cuentacuentos?

Una vez que seleccioné el cuento, en este caso, El monstruo de colores, investigué en Internet cómo otros narradores lo habían hecho. Una vez que me quedó claro qué era lo que habían hecho los demás, pensé en crear mis propias marionetas.

Tenía que hacer seis marionetas que representarán las seis emociones que se reflejan en el cuento infantil; por lo que necesitaba seis colores muy bien diferenciados. Pasos que realicé:
1. Compré seis manoplas, y las tinte cada una de un color y lo realicé con tintes para la ropa.

2. Después de este proceso, y una vez que el tinte se hubo secado, les puse a cada uno unos ojos, una nariz y una boca. Estas expresiones tenían que reflejar la alegría, tristeza, miedo, calma, rabia y enamoramiento. Los ojos tienen movimiento, por lo que cuando la manopla se movía, esto también.

3. Una vez que las marionetas se habían secado, comprobé que todos los elementos estaban fijos; por lo que ya estaba preparado para utilizarlos en la realización del cuentacuentos.

Elena Boyano

Colaboradora en BiblogTecarios. Bibliotecaria especializada en literatura infantil y juvenil. Documentalista de archivo gráfico. Interés por las nuevas tecnologías adaptadas en el área de Información y Documentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *