Momentos de lectura

Momentos de lecturaContinuando con el post de Luis Miguel CencerradoLos 7 errores capitales que acechan al promotor de la lectura”, hablaré de las lecturas obligadas que transforman nuestro hábito lector.

En un primer momento, la idea de esta entrada era escribir sobre todas aquellas lecturas obligadas por la que pasamos en nuestra etapa educativa:

Con el término lecturas obligadas me refiero únicamente a aquellas que leíamos en el colegio, y en mi caso, no me permitían cambiar de libro. Con los estudios posteriores, y dependiendo del interés personal de cada uno, leemos bajo recomendaciones;  estas lecturas nos aportan mayor luz al texto académico, por ello su lecturan es sugerida. En algunas ocasiones, la lectura puede ser algo tediosa y esto es debido a lo técnica que es y  a que requiere gran concentración por parte del lector.

Pero, finalmente, el tema principal de este post son los momentos de lectura que solemos tener diariamente, dejando aparte el tiempo que estamos en las redes sociales.

Hablaré de los momentos de lectura diaria, es decir, todo aquello que leemos sin ser un libro.

En el trabajo. Los informes del trabajo. Contiene información técnica y específica, lo que nos supone una lectura minuciosa.
Cuando nos documentamos sobre aquellos aspectos que mejorar en el mismo. Lectura sobre los productos de la empresa, la página web institucional, las guías, los manuales de procedimiento, la lectura del nuevo manual que se va a implementar en la empresa.

Con la oposición. Si te encuentras en periodo de opositar, conlleva el estudio de cada tema, así como la lectura de los textos relacionados.

En la cocina. Cuando llegas a casa y quieres innovar en la cocina y para ello buscas la receta que contiene la verdura del momento. Esta receta las buscas en las revistas de cocina, o en la página web que tienes de referencia. Una vez seleccionada la receta, se lee hasta su completa comprensión, y después se inicia la receta.

Familia. Cuando los hijos están en edad escolar, les ayudamos en sus deberes; además, nos llegan circulares del colegio, a los que hay que prestarles una gran atención.

–Cuando regalamos un libro queremos elegirlo bajo nuestro criterio, para ello, vamos a la librería con la idea de comprar ese determinado libro, o bien, navegamos por su página web antes de asistir a su compra.

–La lectura de la prensa diaria, así como las demás revistas de interés.

Actualmente vivimos en una sociedad que lee mucho diariamente, pero en la mayoría de ocasiones, estas lecturas no se puede medir por el número de libros que leemos, sino, por los momentos disfrutados.

Vivimos en un mundo bastante estresante donde muchas veces no tenemos tiempo para leer con tranquilidad todos los libros que son de nuestro interés. Entonces es cuando decidimos leerlos en vacaciones. Estamos en una sociedad que lee mucho, pero estas lecturas no se pueden contabilizar por libros leídos, sino por momentos de lectura.

 

Elena Boyano

Colaboradora en BiblogTecarios. Bibliotecaria especializada en literatura infantil y juvenil. Documentalista de archivo gráfico. Interés por las nuevas tecnologías adaptadas en el área de Información y Documentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *