La canción del bosque

En pleno verano, una tribu se adentra en el bosque buscando el fresco y la sombra de los árboles. En ese momento se inventa la música ¡Ñic! ¡Crac! ¡Ñic! ¡Croc!. La música enamora a ruiseñores, petirrojos, abubillas,… y cantan al compás ¡Pío, pío, chi, chi!. La canción del bosque

Llega el otoño y los árboles dejan caer sus hojas amarillas. Con él huyen los pájaros en busca de lugares cálidos. Volverán de nuevo, en verano, a llenar el bosque de vida y de notas musicales.

Tras el otoño, entra el invierno. La nieve, el frío. La tribu recoge la leña que, de manera generosa, le ofrece el bosque para poder calentarse. Todo fluye de manera natural.

Se derriten las nieves. Comienzan a brotar las flores y los tonos verdes. Llega la primavera. Tras ella el verano y, de nuevo, la música. El bosque vuelve a llenarse de bandadas de pájaros que cantan al unísono junto a los árboles ¡Ñic! ¡Crac! ¡Ñic! ¡Croc! ¡Pío, pío, chi, chi!.

Así estación tras estación hasta que, un día, deja de sonar la música y el invierno es tan duro que la tribu tiene que salir en busca de otro hogar.

¿Habrán aprendido la lección?

Opinión personal

Esta historia, narrada en primera persona por una niña, es una clara llamada al respeto y cuidado de la naturaleza. La mano del ser humano es capaz de romper la bonita armonía que habita los bosques.

Qué sigamos escuchando la música, que nos acompaña a lo largo de las páginas del cuento, depende de todos y cada uno de nosotros. Nos pensamos la naturaleza como algo infinito. Nos da recursos, nos da vida; pero necesita cuidados, cariño y equilibrio. Necesita que la escuchemos.

La canción del bosque” es un bonita fábula necesaria para trabajar, con los niños y las niñas, el respeto al medio ambiente y conceptos claves como el desarrollo sostenible y los ciclos de la naturaleza. Quizás, aún no sea tarde para pararse y unirse al canto de los bosques.

Sobre las ilustraciones

Siempre he creído en el amor a primera vista. Es justo lo que me ha pasado con este cuento. La portada de Àfrica Fanlo me cautivó nada más verla. Era la antesala de un cuento cargado de preciosas ilustraciones.

Tengo que reconocer que me encanta como pinta Àfrica a los animales e insectos (he visto alguna libélula en sus páginas). Me encantan sus pájaros, con sus formas y sus colores. También su capacidad para expresar las emociones a través de sus personajes.

Àlex Tovar (autor) – Àfrica Fanlo (ilustradora)

Hablando con el autor…

Àlex nació en Alicante, cerca del mar. Pero creció en Valencia entre naranjos. Desde hace algunos años vive en Barcelona, buscando el equilibrio con un pie en la ciudad y el otro en la montaña. Le apasionan las historias, el cine y la música. Empezó a escribir cuando era un adolescente, estudió Periodismo y Comunicación Audiovisual y en su tiempo libre toca la batería.

David: Hola Àlex, he visto que tus paseos por los bosques suelen ser inspiradores de historias para ti. ¿En qué otros lugares te suelen aparecer las musas?

Àlex Tovar

Siempre me ha resultado inspirador visitar exposiciones, viajar, asistir a conciertos de música en directo o escuchar discos; y la lectura, claro. Pero, para mí, el viaje más emocionante es sumergirme en mi propia memoria, a la caza de esos recuerdos y detalles que casi habían sido olvidados. Escuchar cómo resuena cada una de estas cosas en mí mismo, y anotar las impresiones en una libreta, me ayuda a ir más allá de las sensaciones hacia algo más profundo. A lo largo de todo este proceso de búsqueda, siempre acaba apareciendo alguna idea. Un punto de partida. Y aquí es donde comienza el verdadero trabajo.

David: Desde que llega la inspiración hasta la redacción definitiva de tus historias ¿cómo es tu proceso de creación? ¿sigues algún ritual?.

Àlex Tovar

Cada proyecto requiere de su proceso y de sus tiempos. De hecho, casi nunca sigo una rutina fija; ya me gustaría ser tan disciplinado… Pero cuando aparece una idea con suficiente fuerza, me pongo a darle vueltas y más vueltas hasta dar con un guión, una especie de esqueleto o un borrador sólido sobre el estilo, el punto de vista y el ritmo adecuados a aquello que quiero contar. Una vez tengo claro el camino a seguir, me lanzo a escribir buscando las palabras exactas que mejor transmitan el espíritu de la idea inicial. En esta fase llego a ser a ser muy constante, incluso obsesivo, deteniéndome lo imprescindible para comer y dar cortos paseos para estirar las piernas; entonces no hay horario, escribo sin más, sin mirar el reloj, hasta el final. Después me doy un respiro de un par de días, antes de finalizar con matizaciones de estilo, correcciones y nuevas revisiones.

David: ¿Podrías decirnos, en pocas palabras, qué va a encontrar el lector o la lectora en “La canción en el bosque”?.

Àlex Tovar

Me gusta pensar en ‘La canción del bosque’ como en una fábula clásica al más puro estilo Esopo o Fontaine. Una historia para recordar que nuestro destino -el de los humanos- está conectado con el de los animales, las plantas, los árboles y la Naturaleza en definitiva. Con eso basta.

David:  La literatura infantil está viviendo una etapa dorada. Pero, como autor, ¿echas en falta algo en este mercado editorial?.

Àlex Tovar

Si de veras vivimos una “etapa dorada” en la literatura infantil, me gustaría que ésta también se vea reflejada en una mejora en derechos laborales y una mayor protección profesional para sus autores (escritores/as e ilustradores/as). Tengo la sensación de que todavía queda mucho trabajo por hacer en este sentido.

Hablando con la ilustradora…

Àfrica nació en Barcelona y siempre ha vivido allí. Aunque tenía muchas pasiones —saltar, bailar, hacer títeres, subir a los árboles o ir en bicicleta—, escogió estudiar pintura y grabado en Bellas Artes.

Desde que empezó a trabajar como ilustradora no ha parado de inventar mundos y publicar un montón de libros.

Junto a Àlex, está detrás de la productora thetreeonthesea, un estudio creativo ubicado en Barcelona que aporta soluciones originales a la comunicación de proyectos culturales, artísticos, editoriales y comerciales.

thetreeonthesea

David: Hola África, me ha encantado tu trabajo y la paleta de colores que has usado. La portada fue un flechazo, un amor a primera vista. Dicho esto, me gustaría saber algo sobre ti y tu técnica: ¿cómo te definirías como ilustradora? ¿qué tienen de característico tus ilustraciones?.

Àfrica Fanlo

Es difícil definirme, pero intuyo que hay un gusto por el color y la textura y una presencia continua de la naturaleza y los paisajes, algo que siempre me acompaña y que está presente en mis trabajos.

Supongo que la pintura y el grabado, que estudié en Bellas Artes, siempre acaban transpirando en mis imágenes ilustradas.

David: Con cada proyecto se aprende algo nuevo ¿verdad? ¿Qué te ha enseñado éste en concreto?.

Àfrica Fanlo

Cada proyecto es una aventura, al principio sientes una ilusión tremenda por empezar, después aparece el pánico delante del papel, y finalmente la domesticación del caballo, o sea, ir amansando y dirigiendo hacia dónde quieres que vayan las imágenes. Con este proyecto he profundizado en el tema de la tristeza, si! Me resultaba realmente triste imaginar cómo el bosque desaparecía, por la necedad más absurda. Creo que ha sido un ejercicio de no esconder ni endulzar las imágenes, mostrar la deforestación fue para mí un tema delicado y intenté ser lo más directa posible, aunque me dolía dibujarlo.

David: Como ilustradora seguro que tienes referentes o debilidades, ¿podrías nombrarnos algunos ilustradores o ilustradoras que te inspiren? ¿por qué esos o esas y no otros u otras?.

Àfrica Fanlo

Hay muchos, por diferentes motivos, sobretodo pintores y artistas de varias disciplinas.

Ahora mismo estoy fascinada por el trabajo de Bill Traylor, un artista afroamericano de Alabama (1853-1949 ). Su trabajo es excepcional, sincero, directo y contundente.

También uno de mis favoritos es Olle Eksell, grafista, diseñador y ilustrador Sueco (1918-2007). Su frescura, simplicidad y juego constante me parecen una delicia.

Podría nombrar muchos mas con los que he vibrado y me han inspirado por sus obras y sus vidas, como el Bosco, Martín Ramírez, Henri Julien Félix Rousseau, Leonora Carrington, Joan Miró, Remedios Varo, Hildegard von Binguen, etc…

David: Por último, ¿puedes contarnos algo sobre los proyectos en los que andes inmersa ahora?.

Àfrica Fanlo

Estoy justo empezando a ilustrar un libro de poemas de Ramón Besora, y se aproxima otro proyecto precioso con Àlex Tovar del cual aún no puedo decir mucho. A parte, estoy volviendo a experimentar con el grabado, que he tenido abandonado por mas de 15 años, y de esto va a salir un nuevo proyecto personal que espero que vea la luz en un par de años.

Editorial: Carambuco ediciones Autor: Àlex Tovar Referencia bibliográfica: Tovar, Àlex. La canción del bosque. Fanlo, Àfrica (il.) Vilanova i la Geltrú: Carambuco ediciones, 2018. 36 p.  (Colección: Tesoros, nº 5) ISBN: 978-84-948206-5-6

Enlace: Para más información…

Sinopsis

Esta fábula nos enseña a amar la Naturaleza. Una historia de árboles, pájaros y una tribu de humanos, unidos por un mismo destino.

A través de la mirada de una niña, descubriremos por qué es tan importante respetar los ciclos naturales, evitar el derroche de recursos y vivir de forma armoniosa y sostenible.

Y lo más emocionante: nos dejaremos llevar por la música, que llenará el bosque de vida y alegría para siempre.

David Gómez

Gestor del conocimiento en el Observatorio de la Infancia en Andalucía. Me interesa la evaluación científica y la literatura infantil. Disfruto, día a día, de los pequeños momentos en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *