El rey del cielo

El rey del cieloUn niño comienza una nueva vida, totalmente desubicado, en un país que no es el suyo. En el nuevo lugar donde ha ido a parar todo es diferente: el clima, el paisaje, los colores, los olores e incluso el idioma. Solo lo conectan a sus recuerdos de infancia las palomas de su vecino, el señor Evans.

El anciano, castigado por su trabajo en la mina, dedica su tiempo a entrenar a sus palomas para participar en carreras de largo recorrido. Verlas volar le da la vida. La conexión entre el niño y el anciano va creciendo conforme pasan tiempo juntos observando el vuelo de las aves.

El pequeño, que absorbió toda la sabiduría del señor Evans, será el encargado de inscribir, en la gran carrera, al pichón de cabeza blanca, como la leche, que siempre llegaba el último. “Sus alas están hechas para largas distancias, es un campeón” – comentaba el anciano.

¿Volverá “El rey del cielo” al desván del señor Evans tras recorrer las más de cien mil millas que los separaban?

Opinión personal

El rey del cielo” es una historia cálida y dura a la vez. Una historia cargada de sutilezas y de belleza da igual la perspectiva desde la que la mires. Son muchos los temas o mensajes que se vislumbran casi de manera imperceptible:

  • la sensación de soledad y aislamiento cuando te enfrentas a un cambio de vida en otro lugar (la inmigración),
  • el papel que juegan los sentidos para conectar con recuerdos,
  • el efecto en la salud de las personas que han pasado su vida trabajando en condiciones desfavorables (la mina),
  • las relaciones entrañables, sanas y transparentes que se establecen entre personas de edades muy dispares (anciano y niño),
  • el legado, en conocimientos, que poseen las personas de edad avanzada,
  • el convencimiento de que con esfuerzo, constancia y paciencia, a pesar de las dificultades y las inclemencias, podemos conseguir los objetivos que nos propongamos.

La lectura es muy amena y evocadora. La autora te va llevando hacia el final de manera pausada. La sensación es muy placentera para el lector y, a ello, ayuda las magníficas ilustraciones de Laura Carlin. Es un álbum de lectura recurrente; conforme realizas una segunda o tercera lectura, vas disfrutando, aún más, de pequeños detalles que suelen pasar desapercibidos en primera instancia.

Las ilustraciones difusas colocan rápidamente a nuestros ojos y a nuestra mirada en una posición de cierta melancolía y añoranza que hacen que te entregues a corazón abierto a disfrutar de las mismas y de la historia a la que acompañan. El tándem formado por Nicola Davies y Laura Carlin es una maravilla; se denota complicidad y entendimiento en este trabajo donde se cuidan los detalles más ínfimos.

Un álbum que viene a visualizar experiencias de vida que están a la orden del día. Estamos viviendo una época de procesos migratorios sin precedentes. Ninguno de nosotros, incluido los niños y las niñas, están libres de vivir alguna situación similar.

Un álbum necesario en nuestra biblioteca personal de casa y en bibliotecas escolares que fue distinguido como Mejor Libro Ilustrado por el periódico The New York Times y la Biblioteca Pública de Nueva York en 2017.

Otros álbumes de Milrazones…

Además de este álbum que acabamos de reseñar, Milrazones tiene en su catálogo otros tantos que merecen mucho la pena disfrutar. A mí, personalmente, me tienen robado el corazón: El bosque (Riccardo Bozzi, Valerio Vidali, Violeta Lópiz), El ratón y la montaña (Antonio Gramsci, Laia Domènech) y La promesa (Nicola Davies, Laura Carlin).

Lectura recomendada a partir de 6 años. Estupendo para ser leído en compañía de un adulto. 

Hablando con Jesús Ortiz, editor jefe de Milrazones…

Para poder conocer, un poco, la labor de esta editorial, hemos tenido la suerte de poder realizar una interesante mini entrevista al editor jefe.

David: ¿Cómo surge Milrazones? ¿Cuáles son los motivos que os llevaron a iniciar vuestra andadura por la literatura infantil?

Jesús Ortiz

Tras más de tres decenios trabajados en prensa diaria, revistas, editoriales, estudios de diseño e imprentas, decidimos aprovechar un impase laboral para lanzar un nuevo sello. Los primeros títulos son ensayos no académicos, para mayorías. Luego van abriéndose colecciones con otros objetivos; entre ellas ‘Milratones‘, la colección de álbum ilustrado infantil. Estaba en los planes desde el principio: quisimos ser editores por afición a la lectura, y esa la adquirimos en la infancia. Milrazones defiende que el conocimiento (y el placer de la lectura) deben ser para todos; por eso intenta contagiar esa afición.

David: ¿Cómo veis el mercado editorial, en ámbito infantil, en la actualidad? ¿Cuál es vuestra experiencia?

Jesús Ortiz

Por un lado, el infantil comparte con el resto de los subsectores el exceso de producción. La gran mayoría de los libros dan pérdidas, y los editores sacan más títulos con la esperanza de acertar con el pelotazo. El resultado son demasiadas novedades, lo que no resuelve problemas, más bien los agrava, pero en esa dinámica estamos.

Por otro lado, en concreto en el álbum infantil, hay unas producciones de una calidad extraordinaria, tanto la hecha aquí con autores hispanos como la traducida de otras lenguas. Se vive un momento creativo excelente.

David:  Como sello editorial, ¿qué os diferencia del resto de editoriales de literatura infantil? ¿Cuál es vuestro rasgo distintivo?.

Jesús Ortiz

Por lo dicho, estamos muy contentos del nivel de muchos compañeros, por ejemplo los que comparten con nosotros pertenencia a la asociación ¡Álbum! No sentimos una necesidad urgente de resultar distintos a otras editoriales de calidad al primer vistazo. Ahora bien, si se observa nuestro catálogo en conjunto, sí pueden detectarse algunos rasgos: la preocupación por los mecanismos de expresión; la ausencia de un discurso sobre valores o conductas. Nos preocupamos de potenciar el sentido de aventura que tiene la lectura, con el subsiguiente desarrollo de las capacidades de comprensión e interpretación, por encima de la trasmisión de conocimientos concretos. El sentido de aventura y el placer de vivirla, claro.

David: ¿Qué os mueve a decidir traducir un cuento o álbum ilustrado e incorporarlo e vuestro catálogo?.

Jesús Ortiz

Muchos editores prefieren traducir libros ya hechos, porque es mucho más fácil y, con frecuencia, más barato. También nosotros, si nos ofrecen obras de mucha calidad dentro de nuestra limitada capacidad de inversión, estamos muy contentos de ofrecérselas al público de por aquí. Pero en general nos motiva más la producción propia, recibir una propuesta de un autor y poner en marcha el mecanismo de creación del libro, cosa que nos puede ocupar entre unos meses y uno o dos años.

David: Como editores, ¿qué ingredientes básicos debe cumplir una historia para que sea un éxito entre el público infantil?.

Jesús Ortiz

¡Muy seguros no estamos! Hay libros excelentes que no acaban de entrar en el mercado. Nos parece razonable que ocurra en editoriales atrevidas como la nuestra: experimentamos, intentamos descubrir. Y, en consecuencia, el fracaso comercial de algunas propuestas es una realidad con la que hay que contar.

Pero entre lo que funciona, con tantas excepciones como se quiera, están las historias que siguen el esquema básico, es decir, que tienen un protagonista, un principio, un desarrollo y un final. Sorprendentemente, nos llegan muchas propuestas que no cumplen estas condiciones.

Si queréis conocer aún más al editor, su labor editorial  y su visión de la literatura infantil, podéis leer esta otra entrevista que le realizaron en El Asombrario & Co.

Editorial: Milrazones Autor: Nicola Davies Referencia bibliográfica: Davies, Nicola. El rey del cielo. Carlin, Laura  (il.). Santander: Milrazones, 2017. 56 p.  ISBN: 978-84-945857-5-3. Traducción: Jesús Ortiz Pérez del Molino. Colección: Milratones

Enlace: Para más información…

Sinopsis

Un muchacho llega a un nuevo país en el que se siente perdido y todo le parece extraño. Echa de menos los colores, los olores y los sabores de su casa. No tiene a nadie con quien comunicarse hasta que conoce a un anciano que, con su afición a entrenar palomas, le muestra un mundo lleno de sensaciones nuevas.

David Gómez

Gestor del conocimiento en el Observatorio de la Infancia en Andalucía. Me interesa la evaluación científica y la literatura infantil. Disfruto, día a día, de los pequeños momentos en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *