Biblioteca de investigación sobre infancia, adolescencia y COVID-19

Sobre bibliotecas en tiempos de pandemia de la COVID-19 han hablado varios de mis compañeros y compañeras en este espacio y desde distintos puntos de vista.

Rebeca Hernández se preguntaba ¿Cómo se contará el COVID-19 cuando sea Historia? poniendo su foco en los medios de comunicación, las fuentes oficiales, otros medios como Maldita.es o Newtral y las redes sociales. Irene Blanco escribía sobre Burnout, trauma y autocuidado bibliotecario en los tiempos del COVID-19, un post con el que me sentí muy identificado. Por su parte, Felicidad Campal, en su post Agenda europea bibliotecaria post COVID 19, enumeraba y describía las cinco nuevas normalidades con las que vamos a tener que convivir en las bibliotecas según una encuesta de EBLIDA realizada a profesionales de 17 países europeos. Y por último, Roberto Soto reflexionaba sobre Bibliotecas, el rol que pudo haber sido y no fue tras el covid-19.

En algunas otras entradas, el tema pandémico también se ha tocado aunque haya sido de soslayo. ¡Si es que la COVID-19 lo invade todo!

Dicho esto, en plena segunda ola de contagios, con este post, quiero aportar un poco más sobre el papel que juegan las bibliotecas especializadas, y los y las profesionales que trabajamos en ellas, en todo lo relacionado con la recuperación y organización del conocimiento científico que sobre este tema se está generando a nivel mundial.

Al comienzo de la pandemia, al mismo tiempo que los epidemiólogos nos iban informando sobre como se iban multiplicando los casos de contagios de coronavirus de una manera exponencial, nuestro colega Daniel Torres-Salinas hacía lo mismo pero en relación al ritmo en que iban apareciendo investigaciones relativas al tema. En su trabajo Ritmo de crecimiento diario de la producción científica sobre Covid-19. Análisis en bases de datos y repositorios en acceso abierto, publicado en la revista «El Profesional de la Información», dejaba titulares tan llamativos como que «el ritmo de crecimiento a nivel global era de 500 publicaciones diarias en los últimos días y la producción se duplicaba cada 15 días» (este trabajo se publicaba en abril de 2020).

Realmente, también estamos viviendo una pandemia informativa en lo que a investigación se refiere. Pero este concepto nada tiene que ver con el de «infodemia» que acuñó la OMS y que está más relacionado con la desinformación y la posverdad. Y, no tanto, con el ruido documental.

Existen experiencias profesionales dirigidas a recuperar, organizar y facilitar, de manera unificada en una sola interfaz, la investigación que se está generando a nivel internacional sobre coronavirus desde cualquier ámbito del conocimiento.

A continuación os cuento algunas de ellas.

Biblioteca de investigación sobre infancia, adolescencia y COVID-19

Hace unos días me hacía eco del lanzamiento de la biblioteca de investigación sobre infancia, adolescencia y COVID-19 por parte del Centro Innocenti de UNICEF

El Centro de Investigación Innocenti de UNICEF lleva a cabo investigaciones originales para mejorar la comprensión en el mundo sobre todas las cuestiones relacionadas con los derechos de la infancia y su promoción. Su misión, por tanto, es promover y posicionar los problemas de la infancia en la agenda de desarrollo mundial. Sus informes y documentos están disponibles en la sección de publicaciones de su web.

Cuando comenzó está pandemia mundial, como centro referente en investigación sobre infancia y adolescencia, crearon un escacio web denominado COVID-19 & Children: Rapid Research Response que proporcionaba actualizaciones sobre su agenda de investigación rápida, publicaciones relacionadas, entradas de blogs, seminarios web de expertos y otros recursos científicos que eran de gran utilidad para los y las profesionales que trabajaban con la infancia desde cualquier campo de conocimiento. 

Este micrositio fue la base para la construcción de esta biblioteca. Ante un escenario de explosión documental, Priscilla Idele, Directora Adjunta del Centro Innocenti, vio la necesidad de crear una «base de datos o repositorio curado que reuniera un conjunto de artículos fiables específicamente sobre COVID-19, niños y adolescentes, y que estuviese organizada de manera oportuna» a través de una interfaz única de consulta. Para Priscilla, esta biblioteca es una forma de cortar el ruido documental y la desiformación que se ha estado generando desde los inicios dela pandemia.  La gente no tiene tiempo para leer artículos completos y discernir entre lo que es fiable y lo que no.

Por tanto, esta base de datos, aún en desarrollo, permite un acceso rápido y fácil al conocimiento científico sobre COVID-19 y así obtener la evidencia más reciente sobre los efectos que la pandemia está ocasionando en niños y adolescentes. 

Biblioteca de investigación sobre infancia, adolescencia y COVID-19

Los temas clave de la base de datos incluyen la pobreza infantil, la educación, la salud, la protección social y el bienestar infantil, la salud mental,  la migración, la nutrición, la equidad y el saneamiento e higiene del agua.

La base de datos permite a los usuarios filtrar por temática, por tipo de contemido (capítulos de libros, datasets, revisiones de evidencia, artículos científicos, informes de investigación…), por país, por idioma, por Institución, por revista y por palabras claves. Además, también permite acotar las búsquedas por períodos temporales.

Por otro lado, ofrece la opción de suscribirte a su newsletter, para mantenerte al día, de manera automática, de las nuevas investigaciones que sobre infancia y COVID-19 se incorporan a la biblioteca.

Sección COVID-19 OIA: documentos y noticias

Por la parte que me toca, como muchos y muchas sabéis, trabajo como gestor del concomiento en el Observatorio de la Infancia en Andalucía (OIA) desde hace algo más de 13 años. Por tanto, en el contexto actual, me interesa mucho tener controlado qué es lo que se está investigando y publicando sobre infancia, adolescencia y COVID-19. Tanto niños como niñas y adolescentes (NNA) han sido y siguen siendo los grandes olvidados en esta pandemia.

Desde el propio Observatorio hemos puesto en marcha un sección sobre COVID-19 que se actualiza, de manera automática, conforme subimos un documento o una noticia, relativa a este tema, tanto a nuestra biblioteca virtual como a nuestro banco de noticias.

COVID-19 Documentos

Así, desde un único escaparate, ofrecemos a los y las profesionales, de distinto ámbito, que trabajan en la atención a la infancia, las publicaciones más relevantes que en formato de guías, estudios, recomendaciones, informes, etc. van publicando las principales intituciones, organismos y entidades públicas y privadas a nivel nacional e internacional.

COVID-19 Noticias

Además, también ofrecemos desde un único lugar, todas las noticias que sobre infancia y COVID-19 publican los principales periódicos de tirada nacional, regional y local.

El papel de los bibliotecarios y bibliotecarias  de ciencias de la salud… y una demanda justa

No podía cerrar esta entrada sin hacer una mención especial a mis compañeros y compañeras de las bibliotecas de ciencias de la salud que, en plena primera ola de la pandemia, se organizaron de manera espontánea para ofrecer una respuesta adecuada a las necesidades que tenían los investigadores e investigadoras de sus respectivos centros de trabajo. Fruto de esta colaboración son las iniciativas que os enumero a continuación de manera breve:

  • Portal COVID-19 por especialidades y temas: portal donde seleccionan y clasifican la producción científica que se publica a nivel nacional e internacional sobre COVID-19 desde una gran cantidad de especialidades sanitarias: alergología, cardiología, atención primaria, bioética, cuidados intensivos, geriatría, neumología…
  • Han compartido estrategias avanzadas de consultas bibliográficas a bases de datos a través de la herramienta Diigo. De esta manera, esas ecuaciones de consulta podían ser reutilizadas por todos y todas e incluso ampliadas y mejoradas.
  • Mantienen una campaña en twitter que, bajo el uso del hashtag #AyudaBiblioteca, ha servido tanto para difundir recursos como para acudir en ayuda de aquellos y aquellas profesionales que tienen algun tipo de necesidad informativa para realizar sus investigaciones sobre el coronavirus.
  • Plataforma COVID-19 BV-SSPA: en Andalucía, un grupo de profesionales de bibliotecas de Ciencias de la Salud se han unido en torno a la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía (BV-SSPA) y han desarrollado esta plataforma exclusiva que ofrece información científica y recursos relacionados con la pandemia del coronavirus dirigidos tanto a profesionales del sistema sanitario como a la ciudadania en general.

Plataforma COVID-19 BV-SSPA

Aquí viene la demanda anunciada…

Estos compañeros y compañeras a los que he hecho referencia en el apartado anterior, han publicado recientemente una Carta al Director en Gaceta Sanitaria titulada: El bibliotecario como coautor de revisiones y síntesis de evidencia en la que reclaman la aparición de la persona bibliotecaria como coautora de este tipo de trabajos fundamentado en que «los trabajos de revisión y síntesis de evidencia científica requieren aplicar un método sistemático, explícito y reproducible en todas sus etapas, incluyendo la fase de búsqueda de evidencias».

Es más, «este componente de búsqueda de documentación científica de estas revisiones proporciona la base sobre la que se construye las mismas y, por tanto, es un elemento fundamental que puede afectar a la calidad final» del artículo.

Sin embargo, ver como coautores y coautoras a bibliotecarios y bibliotecarias que han participado en las revisiones, aportando la base sobre la que se construyen, sigue siendo anecdótico y su aportación tiende a pasar desapercibida o queda relegada a un agradecimiento, sin más, en el texto del trabajo.

Son muchas las búsquedas sistemáticas que están haciendo en estos tiempos de gran producción científica y su labor debe tener un mayor reconocimiento.

Con esta demanda cierro mi post y os invito a reflexionar o debatir sobre aquello que os haya llamado la atención. Espero vuestros comentarios.

David Gómez

Gestor del conocimiento en el Observatorio de la Infancia en Andalucía. Me interesa la evaluación científica y la literatura infantil. Disfruto, día a día, de los pequeños momentos en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *