ByD: en busca del optimismo perdido

Este lunes dio comienzo en la ciudad condal de Barcelona el mayor certamen o evento mundial (con el permiso de Ada Colau y TMB) que gira alrededor de ese aparatejo de cuyo nombre quiero olvidarme (aunque lo intente), que nos mantiene unidos, cual si fuera  nuestro cordón umbilical y nos proporcionara la sabia necesaria para afrontar nuestro día a día.

Pero el propósito de este post o entrada no es hacer publicidad al MWC y Barcelona (los cuales no lo necesitan creo) ni hacer una crítica ácida a las patologías asociadas a la nomofobía creada por los efectos nocivos del móvil.

Nos encontramos al igual que la tecnología móvil, a mi modo de entender y estableciendo un cierto paralelismo, en un momento bastante crucial en el ámbito de nuestra profesión (llamémosle Biblioteconomía y Documentación; ByD). Venimos del año de las bibliotecas (en lo que se refiere a Cataluña) y en apenas una semana darán comienzo unas nuevas Jornadas, que en principio deberían servir para establecer vinculaciones, networking y contactos entre los lobbys más potentes de nuestro sector, que deberían dar sus frutos a medio-largo plazo.

Y a todo esto…seguro que muchos/as de vosotros/as compañeros/as de profesión que no podréis asistir ni al MWC (con más motivo) ni a las #14JCID por diferentes motivos (incompatibilidad de horarios, imposibilidad de pagar cuota de inscripción, desazón por la profesión, etc.) qué creéis qué se ha conseguido o cambiaríais en los próximos 5-10 años de nuestra profesión?

No pretendo generar un profundo debate  ni una reflexión entorno nuestro sector. Sí os propongo un pequeño ejercicio. Os animo a qué penséis y reflexionéis sobre esta serie de puntos:

  • Estudios de ByD. Anclados en un descenso de matriculaciones académicas alarmante. Necesidad de una reactivación en lo que se refiere a visibilidad académica, que lleve a considerar los estudios de nuestro ámbito como una opción atractiva y de interés como futuro profesional.
  • Qué dirección ha de tomar el Colegio profesional que nos representa en el futuro? Sin duda, el establecimiento de una conciencia profesional representativa y amplia es capital.
  • Qué perfil creéis que  deberia tener el profesional en el ámbito de la ByD en el futuro? Qué créeis qué nos puede hacer más visibles y nos tengan más en cuenta?
  • La biblioteca escolar. Creeis en ella como una opción de futuro? La mayoria de nosotros/as sabemos y conocemos sus grandes carencias pero su potencial como agente educativo es esencial. Las dejaremos extinguirse?
  • Si tuvierais carta blanca o la oportunidad de cambiar las políticas de nuestro ámbito cuales tomaríais?

Carlos Giráldez

Pretendo dentro de mis aportaciones crear un espacio de reflexión, teniendo como eje central las bibliotecas y las nuevas tecnologías. Mis principales preocupaciones girarán entorno a todas aquellas aplicaciones y tecnologías que nos pueden hacer la vida más fácil o en cierta forma más divertida. Unido a ello, mucho que ver tendrá que ver el papel de las bibliotecas. Intentaré exponer de la mejor forma posible esa nueva misión de alfabetizar o reorientar a sus usuarios dentro de esta infoxicación o tsunami tecnológico que evoluciona a un ritmo trepidante y que beneficia a muchos, pero al mismo tiempo crea una nueva escisión dentro de la gran brecha digital.

6 Comentarios a “ByD: en busca del optimismo perdido

  1. Hola,
    Me he animo a reflexionar un poco sobre lo expuesto en el post:
    – Sobre los estudios de ByD: Es lógica la caída, la crisis ha hecho que la gente se piense muy mucho realizar una titulación universitaria, resulta cada vez más caro y por otro lado uno ve al hermano mayor, parado, o de beca en beca, de camarero inmigrante… Esto como aspecto general y en 2º lugar dentro de lo que son los problemas propios de nuestra titulación, el gran problema es que la gente ahora piensa mucho en su salida laboral, y como hace bien poco exponía en un post (http://goo.gl/vGFH18 ) siendo 4 gatos en las facultades, las ultimas promociones no han tenido oportunidad de mostrar lo aprendido, pues no consiguen entrar en el mercado laboral, eso es algo que ven los que ahora piensan en estudiar la titulación y…

    -Si tuviera la oportunidad de cambiar políticas en nuestro ámbito, lo primero que haría sería cambiar el sistema de acceso al empleo, es una locura, que para cada tipo de institución, cada pueblo, etc. tengamos que hacer una oposición, creo que se debería hacer una bolsa de bibliotecarios (algo parecido a lo de maestros) e ir tirando de ello. Ahorraría costos, tiempo , decepciones y en gran parte, eliminaría esa sensación de enchufismo, por otro lado creo que también ayudaría a profesionalizar al bibliotecario, ya que existirían unos criterios mas fijos.

    No me enrollo más,

    Un saludo compañero!

  2. Hola. El tema que planteas es de -digamos- “rabiosa actualidad”, Joaquín apunta algunas razones del bajón de matriculaciones en los estudios del área de Información y Documentación. pero también hay que ver hasta qué punto los contenidos que se imparten en als distintas Facultades de Información y Documentación del país se ajustan a la realidad social. se supone que en las Universidades debemos formar para la futura incorporación al mercado de trabajo preparando a los futuros profesionales en los quehaceres laborales que se encontrarán en su centro de trabajo. Sin embargo, yo creo que actualmente los planes de estudio necesitan de una profunda reestructuración. Es necesario mirara hacia fuera y ver qué está pasando y puede pasar, y ajustar los planes de estudio a la realidad que nos rodea. Por ejemplo, todos podemos comprobar cómo a nivel demográfico, la sociedad occidental está sufriendo una profunda transformación. Las personas viven cada vez más años (ya sorprende menos noticias en la prensa sobre personas que han conseguido vivir 90, 100 o más años), los niveles de natalidad han bajado espectacularmente, las mejoras en las condiciones sanitarias y en las prestaciones sociales (a pesar de la crisis económica que nos ahoga) han permitido este fenoméno sociológico de envejecimeitno de la población. ¿Están las unidades de información preparadas para afrontar los nuevos retos que suponen este cambio social?, ¿están los profesionales de esas unidades de información suficiente y convenientemente formados en este sentido?, ¿incluyen los actuales planes de estudio asignaturas específicas para dar respuesta a esta realidad social? Como digo es necesario hacer un profundo ejercicio de reflexión para intentar relanzar los estudios en Información y Documentación. Saludos

  3. Primeramente eso de “con el perimiso de Colau” no se a que viene…en cuanto a las titulaciones universitarias en el ámbito de la información y la documentación son un auténtico robo por el dinero que cuesta estudiar, son una auténtica falsedad muchas de las asignaturas no valen para nada e incluso me atrevería decir que son inventadas, con un FPI se pueden formar personas para estar en una biblioteca o digitalizar documentos o incluso ni eso. Nos vendieron la moto diciéndonos que era el futuro y no es así mucha gente empezó a estudiarla y la dejó en fin…una carrera más que sólo vale para algunos trabajadores de la universidad.

    1. Buenos días, mi reflexión va más enfocada al punto 3 del artículo: “ué perfil creéis que deberia tener el profesional en el ámbito de la ByD en el futuro? Qué créeis qué nos puede hacer más visibles y nos tengan más en cuenta?”
      La Diplomatura en ByD que es la que yo cursé considero que tiene mucho futuro, no he opositado nunca y en principio no me lo planteo de momento (tengo 37 para 38 años). Mi perfil es más informático/comercial y considero que no nos debemos anclar en las etiquetas que siempre nos ponen cuando nos preguntan si lo que hemos estudiado sirve sólo para estar en una biblioteca, archivo o centro de documentación.
      Sin entrar a valorar los planes de estudio, estoy de acuerdo que formar a personal para digitalizar documentos o estar en una biblioteca no es muy complicado, otra cosa es que lo hagan como deben hacerlo y entiendan el significado de lo que están haciendo.
      Sí creo que se deberían tener más en cuenta la realidad en las empresas y por supuesto la aplicación de las nuevas tecnologías en nuestro ámbito, que es la gestión de información en definitiva, pero no olvidemos que al final debemos ser nosotros quienes debemos vendernos y hoy en día mi opinión es que no lo hacemos como deberíamos…y como hace tiempo leí o escuché no recuerdo donde…si en las empresas existe un gestor administrativo ¿por qué no hay un gestor documental? (referido a la persona encargada de diseñar la política en materia de gestión documental de las empresas, no sólo al software, que normalmente se dirige al informático o jefe de sistemas sin contar con la colaboración de profesionales de la materia).
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *