El crowdfounding llega a las bibliotecas… ¿y eso es bueno o malo?

El pequeño pueblo de Shutesbury, en el que apenas viven 2.000 personas, necesita un nuevo edificio para su biblioteca. El edificio que ocupa actualmente la biblioteca fue construido hace 110 años y no cuenta con agua corriente, inodoro, espacios para poder realizar sus actividades de animación lectora, espacio para poder consultar los fondos, mesas de estudio o consulta, espacio para ordenadores… vamos, que tienen un serio problema infraestructura y no es una de las «Litle free library» que hay por EE.UU.

Ahora la pregunta del millón: ¿la gente está dispuesta a ayudar económicamente a la biblioteca para hacer un nuevo edificio?… … … pues parece que sí. A través de iniciativas de crowdfounding y marketing de sensibilización social cuentan ya con más de 200.000 dólares donados altruistamente por personas que creen en el proyecto y quieren que la biblioteca cuente con unas instalaciones dignas. (De toda esa cantidad hay una persona que donó 150.000 dólares… ¡impresionante!)

Ahora bien, por aquí (y más en la situación económica en la que nos encontramos), pedir dinero a los ciudadanos para temas de bibliotecas u otros servicios sociales no lo vemos bien (¡y con razón!) porque se supone que ya lo pagamos todo a través de los impuestos… pero, ¿seríamos capaces de arrimar el hombro si una biblioteca lo necesitase ó arrimar el hombro una vez sería abrir una puerta para que “los de arriba” piensen que este tipo de cosas las podemos pagar (otra vez) los ciudadanos?

Me gusta la iniciativa… pero me dan miedo “los de arriba”. Ahí lo dejo… vuestro turno.

Hucha en mostrador de biblioteca

PostPost: Villalonga reconoce «insuficientes» los 350.000 euros para reponer material en bibliotecas y abre la puerta a donaciones

Comentarios en Twitter:

Biblogtecarios

BibliogTecarios, y BiblogTecarias, es un espacio web colaborativo que busca compartir noticias y opiniones sobre temas de interés para los profesionales del mundo de la Información y la Documentación. Es un proyecto que participa de la filosofía del "crowdsourcing": el aprovechamiento de la inteligencia colectiva. De esta manera, podréis encontrar contenidos sobre los diferentes campos de la Biblioteconomía y la Documentación, tratados desde los diferentes puntos de vista de las personas que conforman el proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.