El “Real Fooding” y las bibliotecas

“Las bibliotecas tienen mucho que contar en torno a la alimentación”

En los últimos meses se ha desarrollado un movimiento o más bien una reivindicación por el uso de la comida real y la eliminación de los ultraprocesados. Es algo tan sencillo como que  volvamos a los orígenes en cuestión de alimentación y que rechacemos los tan ya conocidos ultraprocesados.

Es verdad que nuestro estilo de vida ha cambiado 360 grados y con ello, nuestra alimentación, vivimos envueltos en la época de la inmediatez y no sólo se reduce a la comunicación sino a nuestro estilo de vida y lo más importante, la alimentación, parece que hemos olvidado el placer de cocinar si resulta que cuando entramos por la puerta de cualquier supermercado ya tenemos a la vista hasta cualquier plato ya elaborado, por muy simple que sea.

Es por todo esto que desde la cuenta de Real Fooding hacen una llamada a la nutrición de calidad, con responsabilidad y con sentido, sabiendo lo que comes y prestando más atención a las etiquetas de los envasados ayudándonos a interpretar cada uno de los ingredientes.

Imagen de Real Fooding.com

Esta página está dirigida por el nutricionista Carlos Ríos que gracias al poder de las redes sociales se ha convertido en todo un influencer en la difusión de la comida real como podéis comprobar en su instagram.

¿Cómo ayudan las bibliotecas al movimiento Real Fooding?

Las bibliotecas y su servicio a la comunidad tienen como principal objetivo ser las transmisoras de información y de apoyo a este movimiento porque en ellas encuentras la información de verdad, la que no está en google y a las personas qué mejor te pueden ayudar a encontrar toda la información que necesites en materia de nutrición, alimentación, hábitos, etc. y sobre todo en este momento en el que están presentes están dos luchas: comida real y ultraprocesados.

Las bibliotecas tienen la capacidad de adaptarse a las necesidades de sus usuarios y de sus entornos es por eso que en los últimos años las hemos visto convertidas en talleres de empleo y de emprendimiento, de idiomas, de redes sociales e incluso en espacios de coworking… pero lo que últimamente está triunfando en ellas son los nuevos makers spaces, como nos contaban nuestros compañeros Roberto Soto y Luis Miguel Cencerrado en su sus posts sobre estos nuevos espacios.

¿Qué iniciativas se están llevando a cabo desde las bibliotecas para ayudar y dar a conocer los beneficios de la comida real?

Hace dos años las Bibliotecas Municipales de Murcia anunciaban la creación del primer Bibliomercado en la plaza Saavedra Fajardo y de esto se hacía eco nuestra compañera Fuensanta Martínez en el post “Murcia apuesta por el bibliomercado”.

Bibliomercado de Murcia

Ella nos explicaba cómo desde la Red de Bibliotecas Municipales habían habilitado este espacio de extensión bibliotecaria especializada en nutrición, alimentación, gastronomía, cocina entre otros. Una visión de la biblioteca que rompía los esquemas de ir al mercado sólo a hacer la compra y ¿Por qué no te informas antes sobre los productos que vas a adquirir para cocinar? Me parece una fantástica idea que las bibliotecas tengan esa capacidad de romper esquemas llegando a cualquier rincón de la sociedad para facilitarles esa información que muchas veces carecemos de ella y todo de manera gratuita.

Por esta razón no veo mejor agente que las bibliotecas para unirse a este movimiento de difusión de una buena alimentación y campaña de información sobre los verdaderos beneficios de la comida real.

La apertura de bibliomercados no han sido tan rápida como sé esperaba y no sé muy bien por qué teniendo en cuenta que cada vez hay más bibliopiscinas y biblioplayas me parece igual de necesario habilitar un pequeño rincón en cualquier mercado y más teniendo en cuenta esta reivindicación a los orígenes de la alimentación.

Hay otros dos bibliomercados de reciente apertura, en Almería y en Pola de Allande en Asturias.

¿Conocéis alguna iniciativa más? Dejadme vuestras respuestas en los comentarios.

Pero no sólo las bibliotecas se acercan a la alimentación así, sino que desde la Biblioteca Nacional de España han puesto en marcha la iniciativa BNEChef de la que ya nos habló Ana Ordás en su post “Los chefs se acercan a la Biblioteca Nacional”  explicándonos como en este proyecto se hace “ Un recorrido por nuestra gastronomía a través de doce recetarios antiguos de la colección de la Biblioteca Nacional. Investigadores y chefs ponen en contexto la historia de una cocina, el mestizaje de sus ingredientes y su evolución. Aprender del pasado para cocinar el futuro” Chef BNE.

Desde aquí mi pequeña reivindicación para que se unan ambas iniciativas formadas en conjunto por las bibliotecas y este movimiento de difusión y apoyo a la comida real.

¿Y tú te unes? Yo claramente sí

 

Belen Benito

Codirectora de BiblogTecarios. Documentalista especializada en marketing. Apasionada de los álbumes ilustrados. Me gusta escribir un poco de todo.

2 Comentarios a “El “Real Fooding” y las bibliotecas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *