Tras la II Guerra Mundial, después de la catástrofe humanitaria que supuso la carnicería de las dos grandes guerras en la primera mitad del siglo XX, y que tan defisivamente marcaron nuestro mundo actual, la UNESCO, con la esperanza de evitar un nuevo error de tamañas dimensiones, publicó su Manifiesto sobre la Biblioteca Pública, entendiéndola