Estoy absolutamente convencido: cada vez es más necesario recurrir a la fortaleza de autoridades universales. Pero que nadie se alarme, porque no me refiero ni a la fuerza bruta de un poder omnímodo de carácter imperialista que imponga sus criterios al resto de los estados, ni al control de estructura supranacional alguna, porque mi expresión