Siempre se ha dicho que un niño aprende de lo que ve o escucha. Es decir, si ve que las personas de su entorno comen en la mesa, él hará lo mismo, porque así se le ha inculcado desde un principio. Pues bien, en el caso de la biblioteca, debería ser lo mismo. El niño