Hay una tendencia generalizada de acercarnos a los libros infantiles con una óptica de que solo sirven para entretener a los lectores de edades más tempranas y de irles inculcando la importancia de la lectura en sus vidas. Pero determinadas colecciones destinadas para ellos encierran unos componentes muchísimos más amplios, que permiten acercarnos a la