El pasado mes de junio un pequeño sector de la distribución editorial sufrió un amago de revolución. Numerosos lectores clamaban al cielo en contra de la editorial Gigamesh. El motivo era el elevado precio de la última entrega de la saga “Canción de hielo y fuego”, “Danza de dragones”. Mientras, las librerías denunciaban una mala gestión reflejada en que