El mundo de los bibliobuses supera los ámbitos estrictamente bibliotecarios. Su iconografía desprende una empatía tal que los convierten, entre otros, en objetos de juego, de decoración, parte del mobiliario infantil e incluso inspiración para pasteleros. En este post vamos a hacer un pequeño repaso por distintos ejemplos de todo ello. Buscando un ambiente divertido