El que una provincia de interior cercana a los quinientos mil habitantes consiguiera una flota de siete Bibliobuses en la década de 1980 es algo que sólo puede estar respaldado por el trabajo de un buen equipo y la superior dirección de una figura excelsa como la de Julia Méndez Aparicio. “El más capaz capitán