Las bibliotecas públicas son espacios vivos y cambiantes. Uno de estos cambios afecta a sus funciones y servicios, siendo cada vez consideradas ese tercer lugar donde los usuarios acuden a compartir experiencias, disfrutar de los servicios de modo interactivo y aprender de múltiples maneras. Las bibliotecas ya no son sólo templos del saber sino también