En mis tiempos de estudiante los profesores afirmaban con tesón que hasta el panadero de la esquina precisaba un documentalista en su vida. Sin embargo, la triste realidad es que la oferta de empleo se antoja escasa y las condiciones de trabajo en la empresa privada decepcionantes. De hecho, han conseguido descender nuestra categoría laboral