Hace ya algunas semanas que nuestro compañero Biblogtecario, Carlos Giráldez, reflexionaba en un post acerca de la muerte digital y las diversas opciones que existen para gestionar el legado de información que una persona fallecida puede dejar tras de sí. Cada día más empresas comienzan a sensibilizarse ante el hecho de que, como usuarios activos