En estos tiempos de cambio —como si hubiese periodos en los que nada muta— no son pocos los profesionales que se han preocupado por la imagen social del bibliotecario, un profesional que parece marcado por algún estigma que nos hace repelentes al común de los mortales. Ciertamente algo de eso puede haber, y en parte