La sordera se contempla como una discapacidad invisible. Generalmente se piensa que esa persona aparenta tener un aspecto de lo más normal, que el Lenguaje de Signos es equivalente al lenguaje hablado y que con la lectura de labios se entiende todo; pero no es así. La sociedad desconoce que el Lenguaje de signos es