Estas semanas pasadas se han celebrado en Estados Unidos, donde me encuentro, las convenciones nacionales del partido republicano y del partido demócrata. Ha sido imposible pasarlas por alto porque todos los medios de comunicación hablaban de las intervenciones que se hicieron en ellas: qué fue lo más destacado de cada una de ellas, quién dio